*

X

Increíble imagen de un átomo visible a simple vista gana premio de fotografía científica

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/16/2018

Una imagen única en la historia de la ciencia muestra lo que es en cierta forma imposible: ver un átomo

Las dimensiones minúsculas de un átomo y de toda la materia subatómica hacen que sea imposible para el ojo humano vaptarla. Pero gracias a una aplicación bastante astuta de tecnología de punta, los científicos han logrado fotografiar por primera vez un átomo único. David Nadlinger obtuvo el premio nacional de fotográfía científica del Reino Unido por esta prodigiosa foto, en la que se aprecia un punto de luz en un campo de iones. Un átomo atrapado entre dos electrodos, separados por 2mm.

Un átomo estándar mide apenas unas 10 millonésimas de 1mm (en 1mm cabrían 10 millones de átomos). Si bien los átomos de estroncio -como el de la imagen- son un poco más grandes, sólo podemos verlos porque absorben la luz del láser y luego la reemiten a una velocidad que puede captarse en una cámara.

La imagen muestra un punto de luz, un átomo cargado positivamente de estroncio, el cual se sostiene inmóvil por campos eléctricos que emanan de los electrodos de metal... Al ser iluminado por un láser, el átomo absorbe y reemite partículas de luz que hacen posible que una cámara lo capte utilizando una simple técnica de larga exposición. Pero lograr la imagen no fue nada fácil, se tuvo que emplear una cámara de alto vacío para albergar la trampa de iones. La fotografía fue realizada en el contexto de la investigación de computación cuántica en la que se utilizan iones enfriados por láser.

Te podría interesar:

Científicos encuentran 2 planetas en raro sistema estelar muy probablemente habitables

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/16/2018

Emoción en la comunidad científica por el encuentro del sistema Trappist-1 donde 2 planetas podrían tener la temperatura, el tamaño y el agua para albergar vida

Los científicos se encuentran altamente estimulados por el encuentro de una estrella enana orbitada por al menos dos planetas que cumplen extraordinariamente con las condiciones que se cree que son fundamentales para la evolución de la vida. 

El sistema de siete planetas y su estrella es llamado Trappist-1 y podría albergar mundos similares a la Tierra, tanto en tamaño como en condiciones de agua y calor. El descubrimiento sólo aumenta el creciente consenso de que en la Vía Láctea deben de existir numerosos planetas como la Tierra.   

Para el sistema Trappist-1, un modelo matemático sugiere que seis de siete planetas deben de tener agua en su interior, incluyendo, en uno de ellos, la posibilidad de un océano global. Lo que es importante de este estudio es que modeló las órbitas de los planetas, las cuales son excéntricas, casi ovaladas, y de donde se deduce la temperatura de la superficie de los distintos planetas. Estas órbitas producen lo que se llama "calentamiento de marea" (tidal heat), algo que también experimenta la luna de Júpiter. Esta luna tiene en su superficie volcanes en erupción y ríos de lava. 

Los planetas D y E del sistema experimentan este calentamiento de marea pero de una manera más suave, de tal forma que podría ser conducente a la vida. El planeta D podría tener una temperatura de alrededor de 15°C

De manera no relacionada, el científico Jeremy England ha teorizado que la vida no es un fenómeno único basado en organismos que son capaces de hacer copias de sí mismos, sino que es la consecuencia natural de la termodinámica, y particularmente la vida podría surgir de la adaptación de sistemas no-replicantes a formas complejas de energía (calor).

Los científicos recientemente han emprendido una búsqueda de exoplanetas habitables, ya no sólo basada en la probabilidad del agua, sino también de las mareas de calentamiento. El calor y el agua son, sin duda, los dos componentes esenciales de la vida.