*

X

La atención es un "músculo", el más importante de todos, y este profesor te explica cómo cultivarlo

Salud

Por: pijamasurf - 02/02/2018

Tips de un médico de la Clínica Mayo experto en mindfulness para aprender a poner atención

El psicólogo William James, uno de los pensadores más importantes de su época, notó hace unos cien años que la atención es la cualidad más importante que tiene un hombre de genio -y es, además, lo que determina la realidad que vivimos: aquello a lo que atendemos. Las ideas de James fueron antecedidas por milenios por filósofos contemplativos en India e incluso entre los llamados padres cristianos del desierto, quienes también practicaron una forma de "mindfulness". Hoy en día, con la economía digital basada en la captura de la atención para ser monetizada en plataformas de Internet, es cada vez más obvio que el cultivo de la atención es algo urgente para el bienestar del ser humano.

Amit Sood, profesor de medicina de la Clínica Mayo, explica que gastamos más de la mitad de nuestra energía mental yendo de pensamiento en pensamiento, como monos que cambian de rama constantemente (por usar la vieja metáfora de la India para describir a la mente inquieta). Si no hiciéramos esto, si nos mantuviéramos concentrados, Sood argumenta que seríamos más productivos, resilientes, estaríamos menos deprimidos y seríamos más sanos en general. La clave, señala, es tener intencionalidad y constancia con nuestra energía cognitiva, algo que se dice más fácil de lo que se hace.   

Sood se ha dedicado los últimos años a estudiar el "mindfulness" o atención plena, las técnicas de meditación que tienen un origen en la India y que ahora han sido retomadas por la ciencia cognitiva. Sood cree que se pueden reestructurar nuestras "predisposiciones neurales". Especialmente efectivas para enfocar la mente y hacer que la intención se vuelva atención son las prácticas basadas en la compasión y en la gratitud; "Perseguir la gratitud y la compasión te hará más feliz que perseguir la felicidad", dice Sood. Y aunque cualquier cosa a la que le dediquemos nuestra atención sostenida de manera intencional puede servir, esto es más productivo y más fácil para muchas personas. Sood recomienda para los principiantes empezar el día pensando en cinco personas cercanas de las cuales estás agradecido que estén en tu vida. Esto, en vez de seguir rumiando de manera incontrolada. La clave es escoger a qué le ponemos atención -si somos capaces de elegir a qué le ponemos atención, esto acaba fortaleciendo nuestra atención, como si fuera un músculo-. El siguiente video explica cómo el cerebro gasta su energía cuando está distraído. Por ejemplo, estar asustado por una araña imaginaria genera casi la misma agonía que el estrés de una araña real.

Te podría interesar:

Descubre tu tipo de personalidad según el método de aprendizaje que usas

Salud

Por: pijamasurf - 02/02/2018

Conoce a continuación un infograma que engloba los cuatro tipos de personalidades según la manera de aprender, de acuerdo con David Kolb

De acuerdo con los investigadores en neuropsicología Mercè Jodar Vicente, José Antonio Perlañez y Raquel Viejo Sobre, de la Universidad Autónoma de Barcelona, la atención y el aprendizaje son procesos cognitivos que ayudan a la capacidad de selección y uso adecuado de un estímulo, inhibiendo la información irrelevante. Se trata, en otras palabras, de “una interacción con funciones cognitivas como la percepción, las funciones ejecutivas o la memoria operativa”, que permite la “regulación transversal sobre otros procesos desde las primeras fases del procesamiento de la información –orientación, percepción y selección de los estímulos del entorno–, hasta fases posteriores relacionadas con la resolución de conflictos, el cambio de tarea o el control inhibitorio”.

De modo que su desarrollo y perfeccionamiento requiere de una serie de entendimientos y recursos educacionales. Para el profesor universitario David Kolb, existen distintas maneras de aprender y cada una de ellas depende de la percepción y procesamiento de la realidad. Es decir, hay personas que aprenden con el empirismo; otros, con el método socrático; algunos, con la predominancia de estímulos visuales; entre otros. Por ello, más allá de los diferentes métodos de aprendizaje y enfoque de atención, Kolb decidió poner atención en las variadas personalidades caracterizadas por sus respectivos métodos de atención y aprendizaje:

– Los adaptadores o hacedores. Es decir, aquellos que buscan la acción y el multitasking, pues prefieren trabajar rodeados de personas, buscando la estimulación de objetivos y resultados. Por ello, gustan de asumir riesgos y adaptarse a las circunstancias. Incluso, son personalidades que deciden vivir en el aquí y en el ahora.

– Los asimiladores o expertos en la conceptualización. A diferencia de los adaptadores, este tipo de personalidad es ideal para crear modelos teóricos definiendo los problemas. Optan por las ideas abstractas sobre las personas, y existe una tendencia a elegir campos de matemáticas o ciencias, investigación y planificación estratégica. Suelen preocuparse por responder al por qué de las cosas.

– Los divergentes o los de las ideas creativas. Gustan de analizar los problemas en su conjunto, así como de trabajar en equipo. Suelen ser personas empáticas, emocionales y ocurrentes; por ello suelen identificar con facilidad las necesidades, objetivos y planificaciones de cualquier situación, así como contestar a las preguntas “¿y si…”? o “¿por qué no...?”. De acuerdo con Kolb, este tipo de personalidad usualmente pertenece a artistas, músicos y personajes creativos en el mundo de la empresa.

– Los convergentes o aquellos que prestan atención a sólo una cosa. Son lo opuesto a los divergentes, quienes requieren la aplicación práctica de las ideas para resolver los problemas. Si bien se pierden con varias alternativas, son eficaces en situaciones en donde existe un único método para resolver las problemáticas. Varios ingenieros se enmarcan en este tipo de personalidad, pues suelen cuestionarse “¿para qué?”.

Conoce a continuación un infograma que engloba los cuatro tipo de personalidades según la manera de aprender, de acuerdo con Kolb:

 
Imagen principal: Learning with Lynda