*

X

La conciencia humana se rige por un principio que explica el universo entero, científicos confirman

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/05/2018

Los físicos se han cuestionado la siguiente posibilidad: desde que el Big Bang ocurrió, el universo se encuentra en un estado de baja entropía y conforme continúa expandiéndose gradualmente, se convierte en un sistema de entropía alto

Cuando se habla en términos del bienestar emocional, retomar el concepto de unicidad con el universo permite establecer un vínculo de apoyo con el cosmos y una oleada de alivio ante la incertidumbre. Sin embargo, pese a las pequeñas pruebas de perfeccionismo natural, la ciencia nunca había podido comprobar la unicidad entre el humano y el universo… Hasta ahora.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Physical Review E y realizado por un equipo de investigadores de Francia y Canadá, nuestro cerebro produce el estado de conciencia como un efecto secundario de una entropía en crecimiento, "un proceso que se ha ido produciendo a lo largo del universo desde el Big Bang". Es decir que nuestro cerebro ocupa una propiedad termodinámica para crear la conciencia, mediante el nivel de desorden o actividad en el sistema que progresa del orden al desorden.

Los científicos explican en el artículo que la segunda ley de la termodinámica puede permanecer constante o incrementarse dentro de un sistema cerrado; no obstante, un sistema no puede moverse desde una entropía alta hacia una baja sin la interferencia del exterior. Por ejemplo, un cubo de hielo derritiéndose: el cubo se encuentra en un estado de entropía baja, pero conforme se  derrite, el desorden crece y la entorna crece. Una vez habiendo aclarado las dudas sobre este principio de la termodinámica, el artículo continúa con una interesante hipótesis: ¿y si el universo mismo se encontrara en un estado constante de entropía creciente?

Los físicos se han cuestionado esta posibilidad: desde que el Big Bang ocurrió, el universo se encuentra en un estado de baja entropía y conforme continúa expandiéndose gradualmente, se convierte en un sistema de entropía alto. Y según las investigaciones el cerebro del ser humano puede realizar el mismo fenómeno, dando como resultado y efecto secundario la conciencia.

Para llegar a esta conclusión, los encargados de la investigación analizaron la estructura y actividad del cerebro cuando se encuentra consciente e inconsciente. Es decir, diseñaron una serie de modelos que enfatizaban las redes neuronales en los cerebros de nueve participantes –de los cuales, siete se encuentran diagnosticados con epilepsias–. Con este diseño, observaron la conducta de las neuronas: ¿oscilaban al pasar de una fase a otra?, ¿existía la diferencia entre pacientes despiertos, dormidos o con epilepsia? De ser así, entonces eso significaría que las células del cerebro se encuentras todas interconectadas.

Los resultados fueron sorprendentes: los cerebros de los participantes marcaron un mayor nivel de entropía durante la vigilia –o conciencia–. En palabras del artículo, “Encontramos sorprendentemente un resultado simple: los estados de vigilia normales se caracterizan por una increíble cantidad múltiples de configuraciones de interacciones entre las conexiones cerebrales, lo cual representa un alto valor en la actividad entrópica”. Esto signigica que el estado de conciencia comparte el mismo principio que el universo, el de un sistema que al trabajar maximiza el intercambio de información dando como resultado un incremento entrópico.

En verdad, como concluyen los científicos, es un tema apasionante; sin embargo, aún hay mucho por investigar al respecto. Se trata de un área a explorar, en donde existe un potencial vínculo entre la conciencia humana y la entropía como dos fenómenos conclusivos y realmente trascendentales.

 

Te podría interesar:

500 años después, científicos creen haber encontrado lo que acabó con los aztecas

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/05/2018

Investigación parece haber encontrado qué era el misteriososo "cocoliztli" que propagaron los conquistadores españoles y que mató a 15 millones de personas

Durante siglos los historiadores han sabido que una epidemia asoló a la población del que había sido el imperio azteca, acabando con hasta más de 15 millones de personas, el 80% del total de la población en 1545. Se tienen descripciones de personas febriles, padeciendo dolores de cabeza, con sangre prorrumpiendo de ojos, nariz y boca. Después de que se presentaran síntomas, normalmente la muerte ocurría en 3 o 4 días. Este desastre fue llamado "cocoliztli" en náhuatl, y dicha palabra ha sido traducida como "pestilencia". 

Aunque se creía que esto debía de tener como causa alguna infección masiva, posiblemente viruela, sarampión, influenza y otros virus o bacterias, hasta hace unos días no se había encontrado evidencia que sustentara las hipótesis sobre la causa de la epidemia.

Recientemente, investigadores de la Universidad de Tübingen en Alemania hallaron evidencia de ADN en los dientes de víctimas que se habían preservado, de que la causa más probable fue una fiebre entérica similar a la tifoidea. Los científicos analizaron 29 esqueletos enterrados en un cementerio y encontraron rastros de la bacteria Salmonella enterica de la variedad Paratyphi C, que causa fiebre entérica, de la cual la tifoidea es un ejemplo. Muchas variedades de Salmonella se esparcen a través de los alimentos y el agua y podrían haber viajado al continente en animales domesticados. 

La epidemia del cocoliztli fue la tercera oleada de epidemias que acabó con el grueso de la población y facilitó, en gran medida, la conquista española. Los colonizadores europeos esparcieron enfermedades contagiosas que no existían en el continente americano. Se estima que una epidemia de viruela habría matado a entre 5 y 8 millones de habitantes inmediatamente después de la llegada de los españoles a México y Guatemala.

Se considera que la epidemia del cocoliztli fue la segunda más letal en la historia, sólo después de la famosa "peste de la muerte negra" que mató a 25 millones de personas en el siglo XIV.