*

X

Si quieres ser más feliz, necesitas dejar de comprar tantas cosas y enfocarte en el bienestar global

Buena Vida

Por: pijamasurf - 02/06/2018

Es necesario dejar de percibir la felicidad como un bien que puede consumirse y que, en cambio, se convierta en una acción constante, perseverante, que necesita trabajarse casi a diario

Cuestionando sobre los principios de la felicidad nos encontramos numerosos temas relacionados, por ejemplo, el hedonismo, el placer, la anhedonia, la depresión o la ansiedad. Hay quienes aseguran que se trata de un proceso meramente neuroquímico; otros, de una serie de acciones-consecuencias que resulta en un condicionamiento clásico u operante. Sin embargo, hay algunos, como el psiquiatra, neurólogo, psicoanalista y fundador de la logoterapia, Viktor Frankl, que creen que la clave de la felicidad y de superar cualquier obstáculo es establecer un objetivo y buscar la manera de conseguirlo de acuerdo con nuestros principios.

En su libro Man’s Search for Meaning (1946), Frankl relata que él sobrevivió al Holocausto y a Auschwitz gracias a que tenía el objetivo de volver tanto a escribir como a publicar el libro que tenía antes de ser encerrado y que destruyeron en el proceso. Desde dicha perspectiva parece sorprendente la necesidad de priorizar ciertas cuestiones de nuestra cultura, como la necesidad de consumir varios bienes materiales y adentrarnos en un hoyo negro que sólo resulta en tristeza, depresión o ansiedad. Pero entonces, ¿cómo poder cambiar ese vacío que nos cala el alma?

Primero que nada, es necesario tomar conciencia y desnormalizar ciertas actitudes que parece que nos hacen felices. Por ejemplo, comprar algo que está de moda y pensar que nos hace feliz; coquetear con personas que realmente no nos atraen y pensar que eso nos hace feliz; tener un trabajo bien remunerado pero que no nos gusta, y pensar que eso nos hace feliz; estar de vacaciones y pensar que eso nos hace feliz. Desgraciadamente, al final del día, cuando nos encontramos en la cama, nos damos cuenta de que no podemos dormir al pensar obsesivamente en las deudas, los problemas y la urgencia de ese malestar. De modo que no se trata de despedirnos del objetivo de ser felices, sino de cambiar la premisa misma de la felicidad: ¿qué nos hace realmente felices?

En las ciencias de la salud se ha demostrado que una herramienta útil para reducir los síntomas de depresión es la filantropía; es decir, convertirnos en un punto clave para ejercer un cambio en nuestro alrededor. Es decir, volvernos personas útiles siendo capaces de crear un reflejo de uno mismo que cambia positivamente el orden de las cosas. Dejamos de consumir, empezamos a crear algo y entonces marcamos una diferencia. Basta con ayudar a alguien que lo necesita en la calle, llevar a un ser querido a un spa o a un sitio de relajación, hacerle un regalo –como un collage de fotos– a la pareja, escribir un artículo sobre las lecciones que has tenido en la vida, llamar a un amigo y preguntarle si necesita algo, construir un mueble para la casa, limpiar el hogar o la habitación misma, etcétera.

Con esto no queremos decir que no hay que comprar un teléfono móvil ni viajar durante las vacaciones, sino que hay que cambiar a un paradigma sobre la felicidad en donde deje de percibirse como un bien que puede consumirse y se convierta en una acción constante, perseverante, que necesita trabajarse casi a diario. Para ello, es importante encontrar un equilibrio entre la filantropía y el autocuidado: hacer acciones buenas para otras personas sin olvidarnos de nuestras propias necesidades y cuidados. Hay quienes dicen que es en este equilibrio en donde reside la felicidad… Después de todo, como dijo Aristóteles, el objetivo y fin del ser humano es la felicidad.

Conoce un poco más sobre este cambio de paradigma con este video:

 

Te podría interesar:

5 actividades cotidianas que suelen estimular la inteligencia

Buena Vida

Por: pijamasurf - 02/06/2018

Hay ciertos hobbies que no sólo comparten las personas inteligentes, sino que también potencian la inteligencia

Existe cierta disparidad en la interpretación de lo que es una persona inteligente. Algunos dicen que se trata de alguien con múltiples niveles educativos que ha alcanzado el conocimiento profundo para desempeñar tareas complicadas; otros, que es aquella que logra adaptarse con facilidad a numerosas situaciones y no forzosamente requiere de estudios académicos para lograrlo. A lo largo de la historia de la Humanidad, existen múltiples ejemplos de ambos casos: Albert Einstein, Steve Jobs, Mark Zuckerberg, Sigmund Freud…

De alguna manera, la inteligencia, tan compleja como para sólo encasillarla en un Coeficiente Intelectual, es una cualidad inherente de los seres vivos. Incluso, en ocasiones puede llegar a ser una característica muy peculiar de ciertos rasgos de personalidad; es decir que, según algunos estudios científicos, los entrepreneurs famosos y aquellos otros reconocidos por sus grandes ingenios intelectuales, artísticos, creativos o científicos gozan de actividades o creencias en común. Según WordStream y el CEO de Mobile Monkey, Larry Kim, hay ciertos hobbies que no sólo comparten las personas inteligentes, sino que también potencian esta capacidad cognitiva:

– Ejercitarse regularmente

Correr, levantar pesas, cardio, yoga, caminatas, todos tienen una serie de beneficios cerebrales a largo plazo. Ejercitarte no sólo te brinda una mayor salud, también incrementa la inteligencia. Se ha comprobado científicamente que mejora la creatividad.

– Tocar un instrumento musical

Warren Buffett toca el ukelele. Larry Page tocó el saxofón mientras crecía. Los músicos desarrollan habilidades especiales, como liderazgo y autoconfianza. La ciencia nunca ha negado la correlación que existe entre tocar música y el éxito.

– Jugar videojuegos

Éstos poseen beneficios cognitivos. Se ha demostrado que mejoran la memoria, las habilidades espaciomotrices, la estrategia e incluso las habilidades sociales. Si bien poseen mala reputación, algunos videojuegos ayudan a entrenar a la mente a mejorar la memoria, al incrementar la cantidad de materia gris en el cerebro. No obstante, no es recomendable pasar todo el día jugando un videojuego.

– Aprender un nuevo idioma

Estudiar idiomas mejora el entendimiento, la resolución de problemas, la planificación y la ejecución. Mark Zuckerberg aprendió chino mandarín para comunicarse con la familia de su esposa, estudiar la cultura china y crear nuevos retos para sí. Además, se trata de una herramienta que facilita el entendimiento comunitario-social y desarrolla herramientas de negocios.

– Leer

Este hábito diario te hará más inteligente –e incluso más feliz y saludable–. Bill Gates, Ellon Musk y Warren Buffet suelen darle constante crédito a la lectura a la hora de hablar de sus éxitos. La lectura también ayuda a mantener la memoria a su máxima capacidad, fortalece las habilidades cognitivas y energetiza la motivación.