*

X

5 campos de acción para revertir la crisis de ansiedad en que vivimos

AlterCultura

Por: pijamasurf - 03/11/2018

¿Por qué el progreso de la humanidad no se ha transformado en bienestar para todos?

"De la nada, nada", dijo hace siglo Parménides, o al menos eso afirma la tradición filosófica, y la afirmación es válida especialmente para todo aquello que atañe al ser humano, la única especie en este mundo que para sobrevivir inventó una cultura y probablemente también la única que elevó la invención a calidad de verdad.

En efecto: aunque a veces parece muy difícil pensarlo, todo lo que conocemos del mundo es producto de nuestra cultura, de las relaciones que creamos en el tiempo y de las interpretaciones que hacemos de los hechos que observamos. Y aunque a veces parezca que la realidad es la realidad, no deberíamos perder de vista que es la realidad que nos permiten ver nuestros ojos actuales, bajo las ideas y los conceptos en los que hoy creemos.

Bajo esa luz, ¿qué decir de la aparente crisis de ansiedad y depresión en que se vive ahora? En los medios, en la calle, acaso en nuestras conversaciones cotidianas o en la soledad de nuestra habitación nos encontramos con esos monstruos, que se dice que millones de personas traen a cuestas. ¿Pero por qué? ¿No se supone que estamos en un momento histórico en el que hay más bienestar que nunca? ¿Por qué a pesar de todo el "progreso" el ser humano no puede ser simplemente feliz o, mejor aún, estar tranquilo?

A continuación compartimos cinco factores que pueden estar fomentando dicha crisis en nuestra época, enlistados originalmente por Sarah Hunter del sitio wisdompills. En nuestro caso hemos agregado algunos artículos publicados en Pijama Surf que, consideramos, pueden ayudar a entender mejor el momento en que vivimos.

 

La tecnología de conexión 24/7

Entre todos los filósofos, pensadores, escritores y demás personajes que imaginaron el futuro, ninguno imaginó la docilidad y aun cierta alegría aparente con que nos pondríamos a nosotros mismos las cadenas de la sujeción y la obediencia. La tecnología que nos mantiene "conectados" en todo momento se alimenta de nuestra propia ansiedad: la falsa necesidad de estar "siempre" informados, la adicción a las recompensas fugaces e instantáneas, la estimulación permanente, el miedo al aburrimiento y el vacío de la existencia, y más. En una palabra: nuestras propias inseguridades. 

En Pijama Surf: Por qué ejecutivos de Google, Twitter y Facebook están apagando sus aparatos y desconectándose de la red

 

Las redes sociales

La relación entre el uso excesivo de las redes sociales y estados mentales y emocionales como la depresión y la ansiedad ha sido ampliamente documentada. Por la manera en que funcionan y fueron diseñadas, las redes sociales pueden minar la autoestima de una persona, haciéndole creer que su vida es menos valiosa que la vida de los demás, pueden contribuir a la sensación de soledad y, en general, alimentar pensamientos negativos sobre la vida. Como dijo recientemente uno de los fundadores de Facebook, esta red en especial fue creada para explotar una vulnerabilidad humana: el deseo de sentirnos acompañados, de saber que formamos parte de una comunidad y, en última instancia, la validación no siempre benéfica que buscamos en los otros. 

El problema es que las redes sociales se utilizan para resolver dichas necesidades, en vez de enfrentarlas en el contexto de la existencia propia. ¿Por qué necesitamos tanto la aprobación de los demás? ¿Por qué nos asusta tanto sentirnos solos? ¿Por qué nos parece indispensable conocer la vida de los otros? Responder esas preguntas quizá nos lleve a comprender mejor nuestras propias emociones y estados mentales; estar en las redes sociales sólo contribuye a evadirlas y, por lo mismo, postergar el momento de posible resolución.

En Pijama Surf: Esta mujer predijo en 1994 el lado oscuro de las redes sociales de forma increíblemente lúcida

 

Presión laboral

El mundo que hemos construido ha hecho necesario el trabajo. ¿Es posible que esto fuera diferente? Por el momento no lo sabemos, o al menos no a escala global. Pero por si esto no fuera suficiente, en cada momento de la historia dicha dinámica se "perfecciona" un poco más para hacernos sentir que el trabajo es cada vez más necesario pero cada vez más escaso. En consecuencia, el trabajo se impone poco a poco sobre la vida, consumiéndola, pero sin un sentido verdadero. "Tenemos empleos que odiamos para comprar cosas que no necesitamos", dice Chuck Palahniuk en El club de la pelea, una frase que resume a la perfección esa carrera absurda en la que perseguimos un "mejor" trabajo para supuestamente tener una "mejor" vida. Cabría preguntar, sin embargo: ¿mejor vida para quién?

En Pijama Surf: ¿Por qué aceptamos tan fácilmente trabajos que nos enferman, nos endeudan y nos esclavizan?

 

Alimentación

La alimentación es uno de los campos más sencillos en donde puede comenzar la liberación de patrones mentales que nos dañan tanto emocional como físicamente. Más allá de las investigaciones que señalan la relación de ciertos aditivos y sustancias de la comida industrializada con condiciones como la depresión o la ansiedad, en un nivel simplemente cotidiano podemos responder una pregunta muy simple: ¿por qué, si podemos elegir comer saludablemente, no lo hacemos?

En Pijama Surf: Las 10 compañías que controlan básicamente todo lo que consumes

 

Sedentarismo

Nuestro cuerpo y aun nuestra mente evolucionaron a partir de la actividad física. El movimiento y el asombro son dos sensaciones indisociables en la necesidad de explorar el mundo que se impuso a nuestra especie. No obstante, ahora la vida de muchas personas es más bien pasiva, e incluso sus campos de acción están de algún modo estancados en la inactividad: trabajar 8 horas del día en un mismo sitio, llevar una rutina cotidiana más o menos idéntica siempre, entretenerse con actividades que demandan poco o nulo esfuerzo físico. ¿A dónde se va toda esa energía que circula por nuestro cuerpo y nuestra mente pero no se usa? Con cierta frecuencia, a los lugares menos deseables: nuestras adicciones, la agresividad acumulada, el sentimiento de inferioridad, etc. Como han demostrado los artistas, investigadores, deportistas y aun personas admirables que pueblan este mundo aunque no se hable de ellos y ellas en los noticieros, reconducir esa energía desperdiciada es una de las claves de la plenitud existencial.

En Pijama Surf: Bertrand Russell sobre la cura para el sedentarismo y la hiperexcitabilidad del hombre moderno

 

También en Pijama Surf: 4 razones por las que el ‘éxito’ en la vida depende del amor propio

Te podría interesar:
Angelou es una figura de empoderamiento, fortaleza, sueños, lucha y libertad

Poetisa, cantante, escritora, activista por los derechos civiles y de la mujer; resiliente de una violación por parte del novio de su madre; freidora de comida en restaurantes, madre a sus 17 años, trabajadora sexual, bailarina de clubes nocturnos, integrante de una compañía de ópera, periodista, productora y directora de obras de teatro, películas y programas públicos de televisión; colaboradora de Martin Luther King Jr. y Malcolm X, y recitadora de su poema On the Pulse of Morning (1993) durante la inauguración del presidente estadounidense Bill Clinton. Ella, Maya Angelou, es una figura de empoderamiento, fortaleza, sueños, lucha y libertad.

No hay suficientes palabras para describir la creatividad y la pasión de Maya Angelou –su verdadero nombre fue Marguerite Annie Johnson–. No hay suficiente belleza que pueda englobar la fuerza de sus palabras, el poder de sus pisadas, el misterio tanto de su mente como de su ingenio. No hay posibilidad de olvidar el eco de su reinvindicación como mujer, afrodescendiente y artista. Por ello, como una manera de brindarle inmortalidad a su genialidad, compartimos algunos poemas suyos:

Y aún así, me levantaré

Podrás escribirme en la historia
con tus amargas, torcidas mentiras,
puedes aventarme al fango
y aún así, como el polvo… me levantaré.

¿Mi descaro te molesta?

¿Porqué estás ahí quieto, apesadumbrado?
Porque camino
como si fuera dueña de pozos petroleros
bombeando en la sala de mi casa…

Como lunas y como soles,
con la certeza de las mareas,
como las esperanzas brincando alto,
aún así… yo me levantaré.

¿Me quieres ver destrozada?

cabeza agachada y ojos bajos,
hombros caídos como lágrimas,
debilitados por mi llanto desconsolado.

¿Mi arrogancia te ofende?

No lo tomes tan a pecho,
Porque yo río como si tuviera minas de oro
excavándose en el mismo patio de mi casa.

Puedes dispararme con tus palabras,
puedes herirme con tus ojos,
puedes matarme con tu odio,
y aún así, como el aire, me levantaré.

¿Mi sensualidad te molesta?

¿Surge como una sorpresa
que yo baile como si tuviera diamantes
ahí, donde se encuentran mis muslos?

De las barracas de vergüenza de la historia
yo me levantaré
desde el pasado enraizado en dolor
yo me levantaré
soy un negro océano, amplio e inquieto,
manando
me extiendo, sobre la marea,
dejando atrás noches de temor, de terror,
me levantaré,
a un amanecer maravillosamente claro,
me levantaré,
brindado los regalos legados por mis ancestros.
Yo soy el sueño y la esperanza del esclavo.
Me levantaré.
Me levantaré.
Me levantaré.

 

*

Mujer fenomenal

Las mujeres hermosas se preguntan

Dónde radica mi secreto.

No soy linda o nacida

Para vestir una talla de modelo

Mas cuando empiezo a decirlo

Todos piensan que miento

Y digo,

Está en el largo de mis brazos,

En el espacio de mis caderas,

En la cadencia de mi paso,

En la curva de mis labios.

Soy una mujer

Fenomenalmente.

Mujer fenomenal,

Esa soy yo.

Ingreso a cualquier ambiente

Tan calma como a ti te gusta,

Y en cuanto al hombre

Los tipos se ponen de pie o

Caen de rodillas.

Luego revolotean a mi alrededor,

Una colmena de abejas melíferas.

Y digo,

Es el fuego de mis ojos,

Y el brillo de mis dientes,

El movimiento de mi cadera,

Y la alegría de mis pies.

Soy una mujer

Fenomenalmente.

Mujer fenomenal,

Esa soy yo.

Los mismos hombres se preguntan

Qué ven en mí.

Se esfuerzan mucho

Pero no pueden tocar

Mi misterio interior.

Cuando intento mostrarles

Dicen que no logran verlo

Y digo,

Está en la curvatura de mi espalda,

El sol de mi sonrisa,

El porte de mis pechos,

La gracia de mi estilo.

Soy una mujer

Fenomenalmente.

Mujer fenomenal,

Esa soy yo.

Ahora comprendes

Por qué mi cabeza no se inclina.

No grito ni ando a los saltos

No tengo que hablar muy alto.

Cuando me veas pasar

Deberías sentirte orgullosa.

Y digo,

Está en el sonido de mis talones,

La onda de mi cabello,

La palma de mi mano,

La necesidad de mi cariño,

Por que soy una mujer

Fenomenalmente.

Mujer fenomenal,

Esa soy yo.