*

X

De toda tu vida, esta es la edad en que gastas más dinero (ESTUDIO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/12/2018

Llega el momento en la vida de toda persona… ¿en que tiene que gastar cantidades brutales de dinero?

De acuerdo con una encuesta de la firma ClearScore (que analiza el historial crediticio de usuarios de banca en el Reino Unido), la edad en la que más personas tienen los gastos más onerosos de su vida es a los 31 años, por distintas razones, pero por un denominador común: embarcarse en ciertos “proyectos serios”.

La empresa distribuyó un cuestionario diseñado para este estudio entre 3 mil individuos y, a partir de las respuestas obtenidas, se encontró que a los 31 años buena parte de la gente toma decisiones que implican un aumento significativo de sus gastos de vida; a saber:

- El 27% de los encuestados planea casarse 

- 25% planea comprar una casa

- 20% va a tener un hijo

- 14% planea pagar una luna de miel

Con todo, por este mismo estudio y otros se sabe que al menos tres de cada 10 personas en el grupo de edad de entre 25 y 34 años dependen aún de sus padres financieramente, si bien seis de cada 10 dijeron haber ahorrado lo suficiente para afrontar dichas situaciones.

El director ejecutivo de la firma, Justin Basini, declaró también al sitio Business Insider que algunas de esas decisiones se toman al mismo tiempo o en períodos de vida muy cercanos, lo cual incrementa aún más el dinero que el individuo solía gastar en su vida.

¿Qué te parece? ¿Estás de acuerdo? En estos asuntos cabría tomar en cuenta también la presión social que a veces se ejerce sobre la vida de una persona, llevándola a situaciones que quizá en el fondo no desea pero que acepta sólo por temor a vivir en libertad.

 

También en Pijama Surf: ¿Nos endeudamos porque no queremos ser personas autónomas?

Te podría interesar:

Niñas exploradoras hacen una pequeña fortuna vendiendo galletas afuera de expendedora de marihuana

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/12/2018

Estas niñas exploradoras saben que los munchies son una oportunidad de negocio

En el 2014, en el auge de la marihuana médica en California, el LA Times reportó sobre una chica de 13 años, parte de las llamas, Girl Scouts, que hizo una pequeña fortuna al vender galletas afuera de una expendedora de marihuana médica en San Francisco. La niña de 13 años, que ya despuntaba como una futura mujer de negocios, alcanzó a vender 117 cajas en 2 horas, colocándose afuera de la Green Cross. La chica tuvo que pedir que le surtieran más galletas en los primeros 45 minutos. Esta historia se convirtió en algo viral, despertando en otras niñas exploradoras la posibilidad de capitalizar el caso de los munchies. Sin embargo, este hecho hizo que algunas organizaciones locales, como la de Colorado, prohibieran a las niñas que emularan el suceso de éxito.

Dicha prohibición no fue efectuada con rigor en California, y actualmente, con el nuevo boom que representa la legalización de la cannabis recreacional en este estado, han surgido nuevas emprendedoras que cosechan las mieles de los munchies. Y es que, en general, la legalización implica una derrama económica para diversos sectores. Aunque también es cierto que ahora tienen una fuerte competencia con la industria de la inventiva marihuana comestible. 

Diversos medios estadounidenses reportan ahora de una niña exploradora que generó unos mil 500 dólares en 6 horas, después de vender 300 cajas afuera de una tienda de cannabis llamada Urbn Leaf. La tienda incluso utilizó esto como promoción para atraer clientes. Dulces, galletas y fuertes porros, o algo así.

Legalmente es lo mismo vender galletas afuera de una tienda de cannabis que de cualquier otro lugar, pero algunas organizaciones siguen ventilando sus dudas de que esto sea algo bueno y consideran que las niñas corren el riesgo de ser expuestas al uso de la cannabis. "¿Está bien que una joven niña venda galletas cerca de un negocio que vende sustancias que alteran la conciencia?", se preguntan algunos.

Por cierto, en Colorado, las autoridades que organizan a las niñas exploradoras han anunciado que cambiaran sus políticas y dejarán que las niñas vendan galletas afuera de las tiendas de cannabis. Finalmente entran en sintonía con los tiempos, y seguramente quieren parte de este pastel.