*

X

Este estudio científico sugiere que tomar "hongos mágicos" podría ser benéfico para los políticos

Política

Por: pijamasurf - 03/09/2018

¿Mussolini en shrooms?¿Stalin en Stropharia Cubensis?

Quizás el mundo hubiera sido distinto si Stalin o Hitler hubieran tomado "hongos mágicos", especialmente si los hubieran podido tomar con el protocolo científico -que mimetiza una experiencia mística- y los cuidados de atención que ahora predominan en el renacimiento de la medicina psicodélica. Un estudio de investigadores del Imperial College de Londres mostró que las personas que toman psilocibina (el ingrediente activo de los hongos) se vuelven menos autoritarias, a la vez que aumenta su sensación de conexión con la naturaleza. Hay aquí una posible relación, ya que en la medida en la que un individuo se siente conectado a los demás, deja de tratar de imponer su voluntad sobre otros. 

Los autores concluyen que sus hallazgos sugieren la posibilidad de que la psilocibina puede producir cambios sostenidos de perspectiva política, haciendo a las personas más inclinadas al antiautoritarismo, lo cual es algo que en cierta forma vimos en el movimiento hippie. Estudios anteriores han demostrado que los hongos pueden ser efectivos contra la depresión. Quizás, en el futuro, los demócratas los utilicen para convertir a los republicanos en Estados Unidos.

Ahora bien, se podría objetar -y se haría bien- que en realidad los "hongos mágicos" no deberían ser consumidos por todo político -especialmente, antes de dar un discurso-. Esto, en parte, porque en muchos casos se necesita capacidad de mando, capacidad de ejercer la autoridad y no una blanda conciencia unitaria, donde todo es uno. De cualquier manera, y esto es obviamente pura especulación implausible, en el caso de un dictador o un déspota es altamente probable que estas sustancias podrían ayudar a darle un poco de perspectiva, especialmente también porque se ha demostrado que los psicodélicos funcionan de tal manera que mitigan la sensación del sí mismo -disuelven el ego-. 

Por otro lado, la noción de que la sociedad se beneficiaría si todos tomaran drogas psicodélicas, que fue barajada por personas como Tim Leary en los años 60, no parece llevar a ningún lado -o al menos, a ningún lado estable y concreto-, como vimos con el movimiento hippie. Y es que ese fenómeno de tune in, turn on: drop out puede producir personas que se entonan consigo mismas y la naturaleza, pero no suele producir ciudadanos comprometidos que participan en movimientos constructivos capaces de transformar realmente a la sociedad. La revolución interior necesita el agua de la organización y el sol del liderazgo (y la autoridad) para realmente crecer y concretarse en algo significativo.

Te podría interesar:

Embarazo de la primer ministro Jacinda Ardern y su decisión de dar a luz en el poder causan furor

Política

Por: pijamasurf - 03/09/2018

La futura mamá y primer ministro Jacina Ardern se ha convertido una celebridad mundial al anunciar su embarazo y planear ausentarse solamente 6 semanas para seguir gobernando. Una bebe-manía -y una leve polémica- sacude Nueva Zelanda

Hace poco Jacinda Ardern se convirtió en la más joven mandataria de Nueva Zelanda, con tan sólo 37 años. La primer ministro de este país, que lleva tres mujeres en el poder de manera consecutiva, ahora ha creado toda una fiebre que mezcla la política con la atención de las revistas de farándula, moda y chisme al anunciar que tendrá un bebé.

Nueva Zelanda se encuentra sacudida por la bebémanía, la jacindabebemanía. Y, notablemente, esto parece estarle rindiendo resultados en las encuestas. Antes los políticos besaban bebés en photo ops para ganar votos; ahora tienen bebés mientras gobiernan.     

Claro que esto no es un truco político. Pero, aunque algunos han criticado su decisión de tomarse sólo 6 semanas para tener a su hijo y luego regresar al poder o han cuestionado si será capaz de ser mamá y gobernar, la realidad es que a la luz del futuro alumbramiento, el partido de Ardern se perfila como seguro ganador de las siguientes elecciones. Diversos analistas señalan que el embarazo ha hecho y hará que miles de personas sientan que tienen algo en común con su líder, quien además ha anunciado que estará reciclando ropa de bebé, la llamada hand-me-down.

Ante las críticas, Jacinda ha dicho que está "embarazada no incapacitada" y que Nueva Zelanda misma la ayudará a criar a su hijo. Muchas mujeres han salido a defenderla, diciendo que es algo normal para una mamá seguir su trabajo y tener un hijo. Ardern, quien se desempeñó también como DJ de manera amateur, se perfila -según algunas mujeres feministas- como un gran ejemplo a seguir que muestra (o mostrará) cómo se puede combinar el trabajo en sus más altas esferas y la familia. Otras personas señalan que esto es posible sólo en un país como Nueva Zelanda, el cual es relativamente más sencillo de gobernar que un país más grande y más pobre. De cualquier manera es algo único y la bebémanía apenas empieza.

Aunque este será un caso único en tanto a la cobertura mediática que está recibiendo, anteriormente Benazir Bhutto tuvo a su segundo hijo mientras era primer ministro de Pakistán en 1990.