*

X

Los mejores 50 libros para niños y jóvenes según Hayao Miyazaki

Libros

Por: pijamasurf - 03/17/2018

La selección de uno de los mejores contadores de historias de nuestra época: Hayao Miyazaki

La literatura dedicada a los niños y jóvenes suele ser uno de los ámbitos más fértiles para la creatividad, pues genera en los autores dedicados a ella una suerte de esfuerzo suplementario para dirigirse a un público que de algún modo se percibe distinto. Pero a diferencia de las derivaciones que esta premisa podría tener en otros campos, en la literatura infantil y juvenil se convierte en honestidad e imaginación, como si se descubriera que a los niños es posible hablarles con franqueza porque ellos sabrán entender. No por nada uno de los grandes relatos del idioma inglés, El hobbit, comenzó como una historia que J. R. R. Tolkien le contó a sus propios hijos.

En esta ocasión compartimos una lista de 50 libros infantiles seleccionados por Hayao Miyazaki, sin duda uno de los contadores de historias más admirables de nuestra época y artífice él mismo de un mundo en donde lo infantil adquiere ese sentido más libre al que aludimos. El director realizó esta lista con motivo de una exposición que se realizó en el 2010 en homenaje a la editorial Iwanami Shoten, de amplia tradición en Japón.

Entre sus favoritos se combinan algunos clásicos ineludibles –como El principito o Alicia en el país de las maravillas– con otros quizá menos comunes en nuestro idioma. Asimismo, en algunos casos es posible encontrar algunas adaptaciones animadas que, como sucedió con When Marnie Was There, un relato de Joan G. Robinson, realizó el propio Estudio Ghibli, del cual Miyazaki fue fundador y pieza clave. En este sentido cabe mencionar, como una suerte de curiosidad, una de las piezas más originales de Miyazaki, la serie para televisión Sherlock Hound que realizó en 1981 y se transmitió entre 1984 y 1985 en Japón; en ésta, el director combinó los relatos de Sir Arthur Conan Doyle con cierta ambientación a la Julio Verne y su propia creatividad.

Que la selección sea entonces un estímulo para buscar libros interesantes, libros creativos, libros estimulantes; pero sobre todo, libros honestos, que nos hablan como si el mundo estuviera siendo creado en este mismo instante, en el momento en que escuchamos su historia.

1. Los incursores, Mary Norton
2. El principito, Antoine de Saint-Exupéry 
3. Los niños de Bullerbyn, Astrid Lindgren
4. When Marnie Was There, Joan G. Robinson
5. Vencejos y amazonas, Arthur Ransome
6. El aula voladora, Erich Kästner
7. Éramos cinco, Karel Poláček
8. What the Neighbours Did, and Other Stories, Ann Philippa Pearce
9. Los patines de plata, Mary Mapes Dodge
10. El jardín secreto, Frances Hodgson Burnett
11. El águila de la novena región, Rosemary Sutcliff
12. El tesoro de los nibelungos, Gustav Schalk
13. Los tres mosqueteros, Alexandre Dumas 
14. Un mago de Terramar, Ursula K. Le Guin
15. Les Princes du Vent, Michel-Aime Baudouy
16. The Flambards Series, K. M. Peyton
17. Recuerdos entomológicos, Jean Henri Fabre
18. El largo invierno, Laura Ingalls Wilder
19. A Norwegian Farm, Marie Hamsun
20. Heidi, Johanna Spyri
21. Las aventuras de Tom Sawyer, Mark Twain 
22. El pequeño lord, Frances Hodgson Burnett
23. Tistou of the Green Thumbs, Maurice Druon
24. Las aventuras de Sherlock Holmes, Arthur Conan Doyle 
25. From the Mixed-Up Files of Mrs. Basil E. Frankweiler, E. L. Konigsburg
26. El incidente de Otterbury, Cecil Day-Lewis
27. Alicia en el país de las maravillas, Lewis Carroll
28. La pequeña biblioteca, Eleanor Farjeon
29. Un bosque vive doce meses, Samuil Yakovlevich Marshak
30. The Restaurant of Many Orders, Kenji Miyazawa
31. Winnie-the-Pooh, A. A. Milne
32. Nihon Ryōiki, Kyokai
33. Strange Stories from a Chinese Studio, Pu Songling
34. Nueve cuentos y uno más, Karel Čapek
35. The Man Who Has Planted Welsh Onions, Kim So-un
36. Robinson Crusoe, Daniel Defoe
37. El hobbit, J. R. R. Tolkien
38. Viaje al oeste, Wu Cheng'en
39. Veinte mil leguas de viaje submarino, Julio Verne
40. Las aventuras de Cebolleta, Gianni Rodari
41. La isla del tesoro, Robert Louis Stevenson
42. La nave que voló, Hilda Winifred Lewis
43. El viento en los sauces, Kenneth Grahame
44. El caballito jorobado, Pyotr Pavlovich Yershov
45. El caballito blanco, Elizabeth Goudge
46. La rosa y el anillo, William Makepeace Thackeray
47. La mujer radio, Eleanor Doorly
48. City Neighbor, The Story of Jane Addams, Clara Ingram Judson
49. Ivan el imbécil, León Tolstói
50. Los viajes del Doctor Dolittle, Hugh Lofting

Aprovechamos la oportunidad para recomendar la lectura no sólo de estos, sino de los libros dedicados en general a los niños y los jóvenes. En prácticamente todos los idiomas y países existe una tradición importante de dicha literatura, que con frecuencia está acompañada de bellas ilustraciones y un trabajo de edición admirable. Si de por sí hacer libros es un oficio digno de apoyo, los libros para niños y jóvenes pueden merecer un poco más de nuestra dedicación.

 

También en Pijama Surf: Libros de amor para niños: 9 títulos para iniciar a los niños en la materia del corazón

Te podría interesar:

Los consejos de Virginia Woolf sobre la vida, la literatura y la condición de mujer

Libros

Por: pijamasurf - 03/17/2018

Un breve paseo por la sabiduría de Woolf

Virgina Woolf es, sin duda, una de las mejores escritoras en una época en que el talento literario no escaseaba. Su nombre reluce al lado de James Joyce, Marcel Proust y Franz Kafka, de quienes fue contemporánea y junto a los cuales –aunque por su propia vida– emprendió una exploración sui géneris sobre las posibilidades de la literatura como arte expresivo. Las emociones, el paso del tiempo, el enigma de la conciencia y la angustia del ser humano moderno, entregado al vacío de su espíritu y la ausencia de un destino declarado, son algunos de los problemas a los que intentó responder por medio de su escritura.

Woolf destacó también por reivindicar el lugar de la mujer dentro de la literatura, acaso no sólo por la literatura misma, sino sobre todo porque ésta representa una posilbilidad para las mujeres de desarrollarse al margen de las limitaciones y las imposiciones sociales. Su célebre ensayo “Un cuarto propio”, puede leerse así: como la incitación no a encerrarse, sino a construir la libertad partiendo de lo que nos es más propio: nuestro mundo interno.

A continuación compartimos algunas cuantas frases extraídas de obras de Woolf y que sirven como una dosis de inspiración o de sabiduría, en el mejor de los casos, como un estímulo para acercarse a su obra.


Sobre ser mujer

Como mujer no tengo país. Como mujer mi país es el mundo entero.

Las mujeres han servido todos estos siglos como espejos que contienen la magia, el poder delicioso de reflejar la figura del hombre dos veces más grande lo que es en realidad.

Cualquier cosa podría suceder cuando la feminidad deje de ser una ocupación protegida.

Aventuro que “Anónimo”, que escribió tantos poemas sin firmar con su verdadero nombre, con frecuencia era una mujer.

¿Por qué las mujeres son más interesantes para los hombres de lo que los hombres son para las mujeres?

En tanto una mujer piense como hombre, nadie objetará sus ideas.

Si así lo desean, echen cerrojo a las bibliotecas, pero no hay puerta, candado ni cerradura que puedan imponer a la libertad de mi mente.

 

Sobre la vida

Uno no puede pensar bien, amar bien ni dormir bien si no se ha cenado bien.

No puedes encontrar paz evitando la vida.

Algunas personas acuden con los sacerdotes, otros se vuelcan a la poesía. Yo busco a mis amigos.

Nunca pretendas que no vale la pena tener las cosas que no tienes.

No hay necesidad de apresurarse. No hay necesidad de destellar. No hay necesidad de ser nadie más de lo que ya es uno.

 

Sobre los libros y la literatura

Los libros son los espejos del alma.

La ficción es como una telaraña, prendida ligeramente quizá, pero de todos modos sujeta a la vida en sus cuatro esquinas.

Si no puedes contar la verdad sobre ti mismo, tampoco podrás hacerlo a otras personas.

El único método seguro de decidir si una novela es buena o mala es simplemente observar nuestras propias sensaciones al llegar a la última página.

 

También en Pijama Surf: La carta de suicidio de Virginia Wolf: las voces de concordancia