*

X

150 libros para colorear de grandes museos y bibliotecas del mundo (DESCARGA)

Libros

Por: pijamasurf - 04/29/2018

Una colección asombrosa de libros para satisfacer tu gusto por colorear

Colorear es una actividad sumamente grata, en diversos sentidos. Es creativa pero también relajante; produce belleza y también nos desafía a mejorar. Como actividad, es capaz de mostrarnos con evidencia palpable la consigna tantas veces repetida de que la práctica hace al maestro, pues mientras más dibujamos y más conciencia ponemos en lo que hacemos (mejor aún si agregamos a esta ecuación un poco de estudio y espíritu autodidacta), nuestra técnica progresa hacia un nivel que quizá no imaginamos posible en un inicio.

A manera de inspiración o de estímulo, compartimos ahora estos enlaces que forman parte de la iniciativa #ColorOurCollections, un proyecto esencialmente creativo que desde hace algunos años reúne de manera virtual a instituciones culturales como museos, bibliotecas o archivos de diversa índole que aportan “libros para colorear” realizados a partir de obras que resguardan, en muchos casos admirables y poco comunes.

Estas son las colecciones particulares de este 2018:

Si esta lista no es suficiente, en el sitio Open Culture encuentras los libros reunidos por este proyecto en el 2016 y 2017.

 

También en Pijama Surf: 7 consejos para ser un mejor lector

 

Imagen de portada: Monstrorum histori, Ulisse Aldrovandi (1642), de la colección de la Academia de Medicina de Nueva York

Te podría interesar:

Los razonamientos no convencen a nadie: Borges sobre las desventajas de la razón

Libros

Por: pijamasurf - 04/29/2018

Frente a la razón, ¿el escepticismo?

Para el ser humano, la razón es un arma de doble filo. Si bien es una herramienta útil y efectiva para habitar la realidad, puede también provocar efectos nocivos sobre la vida cuando se le enaltece más de lo necesario. Quizá por eso, la razón misma da origen a una doble postura: confiamos en sus dictados y al mismo tiempo sospechamos de ellos, y en esa ambigüedad con frecuencia nos descubrimos, con sorpresa, confundidos.

Desde su perspectiva como escritor y poeta, Jorge Luis Borges sostuvo alguna vez una opinión parecida. La creatividad, como sabemos, suele ofrecer una visión del mundo y de la realidad mucho más flexible que la que nos da la razón y, por ello mismo, nos entrega otro tipo de conocimiento. Borges era escéptico frente al énfasis de los argumentos racionales y, en cambio, prefería establecer una especie de relación de complicidad con su lector: más que erigirse como autoridad (como suele pretender la razón), prefería el lugar de la compañía amistosa que nos sugiere didácticamente, dejándonos que seamos nosotros mismos quienes al final nos demos cuenta. Al respecto, dijo Borges:

A mi entender, lo sugerido es mucho más efectivo que lo explícito. Quizá la mente humana tenga tendencia a negar las afirmaciones. Recuerden que Emerson decía que los razonamientos no convencen a nadie. No convencen a nadie porque son presentados como razonamientos. Entonces los consideramos, los sopesamos, les damos la vuelta y decidimos en su contra. Pero cuando algo sólo es dicho o —mejor todavía— sugerido, nuestra imaginación lo acoge con una especie de hospitalidad. Estamos dispuestos a aceptarlo.

El fragmento proviene de Arte poética, título bajo el cual se publicaron las seis conferencias que Borges dictó originalmente en inglés en la Universidad de Harvard, en el marco de las prestigiosas Norton Lectures, dedicadas a la poesía y que han acogido a algunos de los artistas y poetas más importantes de la historia reciente, como T. S. Eliot, Igor Stravinsky o Umberto Eco, entre varios otros. A esa nómina se unió Borges entre el otoño de 1967 y la primavera de 1968. 

La grabación de dichas sesiones puede escucharse en este video de YouTube. El libro, por otro lado, fue publicado en español por la editorial barcelonesa Crítica en el año 2000.

Frente al dominio de la razón, Borges nos ofrece la hospitalidad de la sugerencia. Parece un buen trato, ¿no?

 

También en Pijama Surf: Borges sobre la inexistencia del yo