*

X

Científica sufre derrame cerebral, su hemisferio izquierdo se apaga y tiene una experiencia mística

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/23/2018

La doctora Jill Bolte Taylor, haciendo uso de su propia experiencia mística provocada por un derrame cerebral, mantiene que el hemisferio derecho existe en un estado de unidad con el universo, en la dicha pura de la energía y el aquí y el ahora

La neuroanatomista Jill Bolte Taylor sufrió un derrame cerebral en 1996, el cual tuvo una serie de condiciones extraordinarias que le permitieron formular una serie de controversiales conclusiones sobre la naturaleza del cerebro y las cuales, por otra parte, la han convertido en una especie de celebridad viral, a partir de una de las TED Talks más vistas de la historia.

El 10 de diciembre de 1996, la doctora Taylor sufrió un derrame cerebral, luego de que un vaso sanguíneo le explotó en la parte izquierda del cerebro, deteriorando progresivamente su capacidad de procesar información. Taylor, quien luego llamó a este episodio My Stroke of Insight (el título de su libro; algo así como Mi derrame de iluminación), presenció durante horas cómo su hemisferio izquierdo se fue apagando, lo cual le impidió hablar, leer, caminar o recordar el pasado. Sin embargo, al mismo tiempo, tuvo una experiencia mística de unidad, lo que le pareció una especie de sendero espontáneo para alcanzar el nirvana vía el lado derecho del cerebro.

Taylor mantiene que el hemisferio derecho es como un procesador paralelo y el izquierdo es un procesador serial. El derecho existe sólo en el aquí y el ahora, y piensa en imágenes; el izquierdo es lineal, analiza y organiza conforme al pasado y proyecta hacia el futuro, es responsable de la sensación de "yo soy" y, por lo tanto, de la sensación de estar separados de las cosas. Durante su derrame cerebral Taylor se experimentó, desde el hemisferio derecho, como "un ser de energía conectado a la energía del universo que me rodea". Por momentos se fusionaba con la pared y se sentía como una niña; no había diferencia entre ella y los objetos.  

Estas impresiones han contribuido a crear la visión dicotómica entre el lado derecho y el lado izquierdo del cerebro, como si fueran dos personalidades muy distintas, una encargada de la parte racional-analítica y la otra de la parte sensorial, basada en el  campo somático, en el instinto y la intuición. Se ha llegado a hablar incluso de personas que se caracterizan por ser algo así como cerebralmente zurdas, y otras, derechas. Estas generalizaciones han sido criticadas por numerosos científicos, quienes señalan que esto es un mero reduccionismo y que en realidad ambas partes no trabajan de manera separada, sino como un sistema. Se ha dicho, por otra parte, que si Taylor hubiera sufrido un derrame en el hemisferio derecho, probablemente también habría tenido una experiencia mística. Estas son cuestiones un tanto complejas. Aquí presentamos las investigaciones que contradicen el trabajo de Bolte Taylor. Por otro lado, hay que decir que existen científicos que defienden una visión similar a la de la doctora Taylor. Dicho todo eso, y tomándolo con un grano de sal, no hay duda de que la experiencia y el relato de Bolte Taylor son fascinantes. El video a continuación presenta su memorable plática de TED del 2008 con subtítulos.

Te podría interesar:

Científicos de Harvard creen que esta superburbuja acabará destruyendo el universo

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/23/2018

Conoce al instantón, la burbuja que se expande a la velocidad de la luz y que engullirá al universo

¿Acabará con un quejido o con una explosión?, se pregunta un poema. ¿O acaso con una superburbuja que se expande a la velocidad de la luz y todo lo devora, como el dios destructor Shiva? 

Un grupo de científicos ha publicado un interesante trabajo en la revista Physical Review, en el que mantienen haber encontrado un modelo que predice el fin del universo. El universo acabaría como la consecuencia de un instantón, una pequeña burbuja que se expande a la velocidad de la luz y absorbe toda la materia a su paso. Según Andres Andreassen de la Universidad de Harvard, en algún punto de la historia del universo el instantón deberá crearse. (Y el instantón será el eschaton). Los instantones son burbujas matemáticas, meramente teóricas. En realidad se trata de soluciones a ecuaciones que gobiernan el movimiento de las micropartículas y que se comportan como una especie de efecto de túnel cuántico, en el que una partícula aparentemente logra cruzar una barrera impenetrable. 

Según explica el sitio Live Science, el instantón crea una burbuja dentro del campo de Higgs, el campo que otorga materia a todas las partículas y del cual emerge el bosón de Higgs (la anteriormente llamada "partícula de Dios"). Este instantón es calculado como algo necesario cuando se toma en cuenta la relación del bosón de Higgs con una partícula más pesada llamada quark. De esta relación, que supone una cierta inestabilidad, se genera la burbuja escatológica que es el instantón. Sin embargo, esto no parece que ocurrirá pronto: el universo podría durar una cifra que resulta molesto escribir aquí (un 1 con 139 ceros detrás). Aunque existe una posibilidad de que algo inesperado suceda y Andreassen incluso señala que es posible, aunque poco probable, que la burbuja ya se haya formado. 

Los críticos de esta teoría argumentan que no se tomó en cuenta a la materia oscura y la gravedad cuántica. El tema es que nadie realmente tiene un modelo elegante para incluir la física de la materia oscura.

 

Imagen: Edmon de Haro