*

X
Esta herramienta desarrollada por Facebook te ayuda a saber si tu información personal fue minada por Cambridge Analytica

Después de la polémica suscitada por la “minería” de datos personales que realizó la firma Cambridge Analytica de miles de usuarios de Facebook (datos que fueron usados después con fines políticos y de propaganda en la campaña presidencial de Estados Unidos, y quizá en procesos electorales de otros países, incluido México), dicha red social enfrenta una de sus crisis más importantes desde su fundación en el 2004, tanto de parte de los usuarios (entre quienes se ha levantado cierto movimiento que convoca al abandono masivo de la plataforma) como de ciertas entidades gubernamentales, particularmente en Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea, que examinan la posibilidad de imponer regulaciones a la empresa, que hasta ahora se ha desarrollado en relativa libertad, acaso porque nadie imaginaba que su servicio, que comenzó como mero entretenimiento, casi inofensivo, sería capaz de impactar la realidad social en diversos niveles.

En este contexto, y en parte como una medida de “control de daños”, Facebook desarrolló una herramienta que permite saber si tu perfil o el de alguno de tus amigos fue minado por Cambridge Analytica y, por lo tanto, tu información personal. Dicha herramienta se encuentra en este enlace

Más allá del resultado, la ocasión puede aprovecharse también para echar un vistazo sea a la idea de privacidad con la que te manejas en Internet o al efecto que dicho hábito genera en tu realidad inmediata. De vez en cuando, vale la pena reflexionar sobre ambos aspectos. ¿Qué tanto de lo que haces diariamente quisieras que fuera usado después como información comercial, política o con otros fines? ¿Qué tanto de lo que compartes en la red de verdad quieres que sea público? ¿Qué tanto de lo que recibes está configurando la realidad que habitas?

Hace tiempo que el Internet dejó de ser un terreno inocente, de experimentación o de innovación, y cada vez más es otro ámbito de disputa en donde a veces el usuario termina siendo una mercancía. No perdamos eso de vista.

 

También en Pijama Surf: Capitalismo de vigilancia, algoritmos para manipular la opinión pública y la caída de Facebook

Te podría interesar:
Autos que se manejan solos abundan ya en Arizona, pero no han logrado computar el factor impredecible del comportamiento humano

Para los que no lo han notado, la era de los vehículos que se conducen solos está calladamente entrando en vigor, y eso pese a que aparentemente no se ha logrado perfeccionar el sistema. Un Uber autónomo atropelló a una pedestre en Tempe, Arizona, el primer accidente mortal en Estados Unidos con autos que se conducen solos, si bien ya la compañía Tesla había reportado percances. 

La policía informó que el auto estaba en modo autónomo durante el siniestro -estando el operador dentro del auto- y atropelló a una mujer que caminaba fuera de la banqueta. Uber publicó sus condolencias y dijo que detendrá sus operaciones de autos que se conducen solos en las ciudades de Phoenix, Pittsburgh, San Francisco, y Toronto.

El hecho tiene además relevancia ya que uno de los accionistas de Uber es Google, la compañía que desarrolla muchos de estos autos autónomos; se cree que el plan futuro es que se prescinda de los conductores y todo se realice de manera automatizada.

La tecnología de los autos supuestamente debe ser capaz de detectar a pedestres y ciclistas. El incidente ha generado llamados a fortalecer las regulaciones en torno a estos autos robóticos, que aparentemente no son capaces todavía de predecir el comportamiento humano. Este es el ruido que sigue entrando al algoritmo. 

En Tempe se ha detectado con frecuencia el uso de estos vehículos en piloto automático, pero se ha notado que algunos autos sin operadores suelen circular por las calles, algo que obviamente puede ser un problema. Esto se debe a la política que ha implementado el gobernador, de dejar a las compañías de tecnología probar sus nuevos inventos en el estado de Arizona.