*

X

Curar a los pacientes no es un modelo de negocios rentable: Goldman Sachs

Salud

Por: pijamasurf - 04/22/2018

La salud puede ser un campo de inversión verdaderamente apetecible, pero no si el fin es curar a las personas

En Pijama Surf hemos abordado antes uno de los rasgos más característicos de nuestra época: la promoción de una vida productiva y útil, por encima de todo y aun a costa de aspectos de la existencia que para el ser humano son más fundamentales que eso, desde su salud hasta la pregunta por su razón de ser.

Una expresión un tanto increíble de dicha tendencia se hizo pública hace poco a través de un reporte elaborado por analistas de Goldman Sachs, una de las firmas de inversión más importantes del mundo, célebre también tanto por su participación en la crisis financiera de 2007-2011 (derivada de la especulación con fondos inmobiliarios) como por la manera en que se ha infiltrado en distintos gobiernos nacionales y organismos supranacionales.

En cierto fragmento de dicho reporte, los autores se hacen seriamente esta pregunta: “¿Curar a los pacientes es un modelo de negocios rentable?”. El contexto de la cuestión es un análisis sobre la situación actual de distintas empresas de biotecnología, entre las cuales se encuentra una, Gilead Sciences, que hace unos años desarrolló un tratamiento contra la Hepatitis C exitoso en el 90% de los casos en que fue aplicado. Tal efectividad se tradujo en ganancias económicas cuantiosas (cerca de 12.5 mil millones de dólares en el 2015), pero éstas decayeron a 4 mil millones de dólares el año pasado.

La pregunta polémica o peculiar del reporte tiene sentido dentro de la lógica antes señalada; en efecto, si el único fin es producir sin fin ni sentido, una persona curada de una enfermedad representa una fuente menos de ingresos y ganancias. ¿Qué hay, sin embargo, de todo aquello que no es ingreso ni ganancia? ¿Qué pasa con la idea general de bienestar, decisiva para el ser humano? ¿Qué pasa con la salud tanto personal como colectiva? Y en otro sentido, ¿por qué una ganancia de 4 mil millones de dólares no puede considerarse suficiente?

Y aunque de inicio estas preguntas podrían parecernos distantes de nuestra propia vida, vale la pena tomarlas también como un motivo de reflexión para nuestras decisiones cotidianas. En este escenario, asumir la responsabilidad de la salud personal, por ejemplo, puede ser una decisión verdaderamente revolucionaria.

 

También en Pijama Surf: La paradoja de que el ser humano pierda su salud por ganar dinero y pierda su dinero recuperando su salud

 

Con información de Boing Boing

Imagen de portada: Lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp, Rembrandt (1632)

Te podría interesar:

¿Viagra para mujeres? Estimular eléctricamente este nervio aumenta el deseo sexual femenino

Salud

Por: pijamasurf - 04/22/2018

Un equipo de la Universidad de Michigan, en EEUU, localizó el nervio clave para aumentar el deseo sexual en las mujeres: el nervio tibial

Pese a la vasta bibliografía que existe en torno a la sexualidad, son muy pocos los datos y las investigaciones relacionados con la sexualidad femenina. De hecho, sólo hace un par de años salió a la luz la verdad sobre el clítoris: aunque antes se pensaba que se trataba de un “pene pequeño”, ahora se estima no sólo que su aspecto es más complejo e interesante sino, también, que posee más terminaciones nerviosas, cuyas únicas funciones son brindar placer. Frente a estas diferencias genéricas, diversos grupos de investigadoras buscan fomentar una mayor educación sexual en las mujeres para asegurar una salud sexual plena.

Desgraciadamente, los milenios de represión y acoso hacia el placer sexual femenino han tenido consecuencias: al menos una gran parte de la población femenina vive su sexualidad con culpa y, en muchas ocasiones, hasta reprimen el placer tanto en sus vidas como en sus cuerpos. Esto a su vez resulta en trastornos o desórdenes como el deseo hipoactivo, un desorden que afecta no sólo la vida erótica de una persona, sino también sus vínculos y su autoconcepto. De acuerdo con el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Madrid (CPFCM), en España, 46% de las mujeres entre los 40 y 80 años de edad sufre este trastorno, lo cual implica un 14% más que sus coetáneos del sexo opuesto.

Si bien existen fármacos que buscan disminuir las disfunciones sexuales, son exclusivos para el funcionamiento del aparato sexual masculino; el más conocido de ellos es el Viagra. No obstante, no hay un fármaco que pueda fungir como referencia para el tratamiento del desorden del deseo hipoactivo femenino. A la mente vienen nombres como el Addyi –o “el Viagra rosa”–, el cual se basa en la actividad de la flibanserina para reactivar el deseo sexual de la mujer –siempre y cuando la ausencia de deseo no esté relacionada con la menopausia, el tratamiento hormonal, el consumo de cualquier sustancia psicoactiva, etc.–; sin embargo, este desorden se asocia directamente con el estrés emocional y, por lo tanto, hay muy pocas opciones farmacéuticas o médicas para reducir su incidencia y el malestar que provoca.

Actualmente, gracias a una investigación que inició hace 20 años, existe un tratamiento que está buscando una manera de enfrentar este desorden femenino. Un equipo de la Universidad de Michigan, en EEUU, localizó el nervio clave para aumentar el deseo sexual en las mujeres: el nervio tibial, una de las ramas del nervio ciático que va desde la planta de los pies hasta la parte inferior de la columna. Según los investigadores, es posible acceder al nervio tibial desde el tobillo, por lo que estimular esta zona mediante pequeñas descargas podría implicar mejorías en la salud. El resultado parece inclusive haberles sorprendido a ellos mismos, pues tras varias sesiones de descargas eléctricas en el nervio tibial, notaron una significativa mejora en la experiencia sexual de las mujeres del grupo de control. Esto podría deberse a que el nervio tibial se encuentra en contacto con los nervios de la pelvis y éstos, a su vez, con la médula espinal.