*

X

Despiden a mesero francés por descortés; argumenta que es su cultura francesa

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/03/2018

¿Qué tanto dejamos que la cultura en la que crecimos influya en nuestro comportamiento?

A la cultura francesa podemos identificarla con ciertos elementos que el cine, la literatura, la cultura popular y aun cierto grado de propaganda oficial han sembrado en nuestra perpepción general del país. Sus iconos culturales como el Louvre o la Torre Eiffel, su repostería, sus quesos y sus vinos, cierta inclinación hacia el buen vivir y la comodidad… voilà. Algunos pensarán en algo más, sin duda, pero de alguna manera esto demuestra que la mayoría tenemos una idea más o menos hecha de Francia y su sociedad.

Otro de esos elementos, acaso publicitado con menos vistosidad, es la forma de ser de los franceses, una expresión vaga (y como toda generalización, injusta) en la que con cierta frecuencia se destaca una cualidad en especial: cierta impresión de rudeza o franca grosería. Para culturas un tanto más habituadas al dulzor, las formas sociales y aun la reverencia, el trato que aparentemente distingue a los franceses puede parecer descortés.

Eso justamente le ocurrió a Guillaume Rey, francés de nacimiento que desde hace algunos meses reside en Vancouver, Canadá, donde laboraba como mesero en un restaurante administrado por la firma Cara Operations. Su trabajo, aunque sencillo, enfrentó una dificultad recurrente: varias de las personas a las que atendió se quejaron de sus maneras, acusándolo ante la gerencia de ser agresivo, grosero e irrespetuoso. Rey recibió algunas amonestaciones verbales, pero las quejas de los clientes continuaron, por lo cual acabó por ser despedido del lugar.

Más tarde, sin embargo, al apelar la decisión ante un tribunal laboral, Rey argumentó que su manera de dirigirse a las personas era resultado de su herencia cultural francesa, la cual, especialmente en el trabajo, enseña a ser directo, honesto y profesional. En su consideración, dichos rasgos podrían ser confundidos, pero en modo alguno tomados como descortesía.

Su defensa fue descartada, pero el suceso nos recuerda también que podemos darnos cuenta del efecto que una cultura ejerce sobre lo que somos sólo cuando nos encontramos con alguien diferente.

 

También en Pijama Surf: Una meditación de Marco Aurelio: el antídoto para cualquier nacionalismo

Te podría interesar:

Corte en Rumanía rechaza reclamo de hombre que afirma estar vivo

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/03/2018

Hombre rumano se encuentra en el limbo legal, luego de que corte no aceptara evidencia de que está vivo

En lo que podría ser el argumento de una novela (tal vez Kafka en Transilvania), el reclamo de un hombre de estar vivo ha sido rechazado por una corte en Barlad, Rumanía.

Aparentemente, la evidencia que presentó el hombre (presentarse a la corte) no fue suficiente para convencer al juez. El hombre de 63 años había sido declarado muerto luego de que su esposa reportara su defunción en 1999. Constantin Reliu cortó comunicación con su esposa desde 1992, aparentemente habiéndose ido en busca de trabajo, y ésta lo declaró muerto 7 años después. En el 2003 obtuvo un certificado oficial de muerte. La esposa había asumido que Reliu había perecido en un terremoto en Turquía y obtuvo el certificado para casarse otra vez.

Este año, las autoridades turcas lo deportaron a Rumanía; Reliu buscaba renovar su pasaporte para poder regresar a Turquía. Al ingresar a su país se le informó que había muerto en el 2003. La corte determinó que es demasiado tarde y deberá mantener su estatus oficial de hombre muerto. Reliu manifiesta su desesperación diciendo: "estoy oficialmente muerto, aunque estoy vivo. No tengo ingresos y como estoy enlistado muerto, no puedo hacer nada". Sin duda, se trata de un caso kafkiano y bastante sui géneris en esta época en la que todos estamos en el "sistema". 

Reliu se encuentra, nunca fue mejor dicho, en el limbo legal.

 

Con información de The Guardian