*

X

Despiden a mesero francés por descortés; argumenta que es su cultura francesa

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/03/2018

¿Qué tanto dejamos que la cultura en la que crecimos influya en nuestro comportamiento?

A la cultura francesa podemos identificarla con ciertos elementos que el cine, la literatura, la cultura popular y aun cierto grado de propaganda oficial han sembrado en nuestra perpepción general del país. Sus iconos culturales como el Louvre o la Torre Eiffel, su repostería, sus quesos y sus vinos, cierta inclinación hacia el buen vivir y la comodidad… voilà. Algunos pensarán en algo más, sin duda, pero de alguna manera esto demuestra que la mayoría tenemos una idea más o menos hecha de Francia y su sociedad.

Otro de esos elementos, acaso publicitado con menos vistosidad, es la forma de ser de los franceses, una expresión vaga (y como toda generalización, injusta) en la que con cierta frecuencia se destaca una cualidad en especial: cierta impresión de rudeza o franca grosería. Para culturas un tanto más habituadas al dulzor, las formas sociales y aun la reverencia, el trato que aparentemente distingue a los franceses puede parecer descortés.

Eso justamente le ocurrió a Guillaume Rey, francés de nacimiento que desde hace algunos meses reside en Vancouver, Canadá, donde laboraba como mesero en un restaurante administrado por la firma Cara Operations. Su trabajo, aunque sencillo, enfrentó una dificultad recurrente: varias de las personas a las que atendió se quejaron de sus maneras, acusándolo ante la gerencia de ser agresivo, grosero e irrespetuoso. Rey recibió algunas amonestaciones verbales, pero las quejas de los clientes continuaron, por lo cual acabó por ser despedido del lugar.

Más tarde, sin embargo, al apelar la decisión ante un tribunal laboral, Rey argumentó que su manera de dirigirse a las personas era resultado de su herencia cultural francesa, la cual, especialmente en el trabajo, enseña a ser directo, honesto y profesional. En su consideración, dichos rasgos podrían ser confundidos, pero en modo alguno tomados como descortesía.

Su defensa fue descartada, pero el suceso nos recuerda también que podemos darnos cuenta del efecto que una cultura ejerce sobre lo que somos sólo cuando nos encontramos con alguien diferente.

 

También en Pijama Surf: Una meditación de Marco Aurelio: el antídoto para cualquier nacionalismo

Te podría interesar:

Un mapa de los países del mundo según el significado de sus nombres

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/03/2018

Conocemos los países por su nombre, ¿pero sabemos qué significan éstos?

La historia de los países del mundo puede ser de profundo interés, pues nos enseña al menos dos cosas: que todo está en cambio continuo y, por otro lado, que eso a lo que a veces nos apegamos tanto (una nacionalidad, un nombre, unas fronteras) no es más que un capítulo en la historia de la humanidad y acaso menos que un párrafo en la historia del planeta. 

El mapa que ahora compartimos es una buena e ingeniosa muestra de ello. Se trata de una visualización en la que cada país aparece con la traducción de su nombre. Como ocurre con los seres humanos, en el caso de los países su apelativo es también una marca de su historia: de las personas que lo habitaron en una época remota, de otras que lo conquistaron y lo colonizaron, de otras más que lo bautizaron de acuerdo con un rasgo totalmente accidental y acaso ahora ya olvidado… etcétera.

El mapa es obra del geógrafo alemán Simon Kuestenmacher, quien lo compartió recientemente en redes sociales. Las etiquetas de los países están puestas en inglés, pero por su brevedad es fácil comprenderlas o, con ayuda de un traductor básico, será posible disfrutar este paseo al mismo tiempo geográfico e histórico.

Dicho paseo, por cierto, reserva sin duda varias sorpresas y al parecer algunos errores también. Algunas de las definiciones controversiales tienen que ver con que se decide sobre una etimología y las palabras tienen a veces varias, sin que se tenga claro cuál es el origen más antiguo (las palabras son organismos dinámicos). Por ejemplo, España es “la tierra de los conejos”, según una etimología fenicia equivalente al hebreo EPN (conejo). Por otro lado, tenemos algunas agradables sorpresas como notar que Hungría significa “10 flechas” o que Arabia Saudita es “la tierra de la buena fortuna”, algo en lo que seguramente estarán de acuerdo algunos de los magnates del petróleo de este país.

 

La versión completa e interactiva del mapa se encuentra en este enlace

 

También en Pijama Surf: Una meditación de Marco Aurelio: el antídoto para cualquier nacionalismo