*

X

Esto es lo que revelan los celos sobre tu personalidad y sobre tu relación (y es bastante inquietante)

Salud

Por: pijamasurf - 04/02/2018

¿Tu pareja es celosa? Si es así, esto revela algo muy importante sobre sus "sentimientos"

Durante mucho tiempo se ha hecho creer a las personas que los celos son una señal de amor. En cierto sentido, se cree que los celos delatan la realidad -la pasión que se siente- de una manera emocional irrefutable, ya que suelen ser impulsivos u obsesivos, y de cierta forma "poseen" a la persona. Como si fueran una manifestación irracional pero inconfundible del amor. A esta confusión le da vida fácilmente el llamado "deseo de ser deseado" y la necesidad de seguridad y protección que siente la gente.  

Sin embargo, si diferenciamos claramente los celos de la protección ante un peligro real, vemos que los celos están muy lejos de ser una expresión de amor, y que en realidad son todo lo contrario. La mejor explicación para entender la causa de los celos es la ausencia de amor, ya sea propio o hacia la pareja. Es decir, la persona celosa es quien no se ama a sí misma o quien no ama realmente a su pareja. Esto lo entendió bien Balzac, que en sus novelas demuestra una gran sensibilidad psicológica y quien escribió: "Estar celoso es el súmmum del egoísmo, es el amor propio en defecto, es la irritación de una falsa vanidad". Egoísmo, amor propio en defecto, son justamente la ausencia de amor hacia el otro, la infatuación que imposibilita el genuino sentimiento amoroso. Pero estas son sólo las palabras de un novelista. Leamos mejor lo que dice un psicólogo que fue no sólo un hombre de ciencia, sino uno de los grandes pensadores intuitivos de la historia. Leamos lo que dice Carl Jung de los celos. 

En su autobiografía, Jung narra el caso de un paciente a quien logró liberar de una "depresión psicógena". El hombre después se casó. Luego Jung conoció a su esposa, pero ésta evidentemente le tenía aversión, pese a que su marido le estaba profundamente agradecido por su curación:

observé que no me veía con buenos ojos a causa de mi influencia sobre su marido, que me estaba agradecido. Sucede con frecuencia que las mujeres que no quieren verdaderamente al marido son celosas y destruyen sus amistades. Quieren que les pertenezca por entero, porque precisamente ellas mismas no le pertenecen a él. El núcleo de los celos es una falta de amor.

Esta observación es bastante contundente y seguramente aplica también a los hombres, aunque ciertamente la psique masculina y la femenina no sean iguales en la psicología de Jung, ya que sus arquetipos son distintos. Hay una lógica irrefutable en el hecho de que un individuo que es realmente celoso no ama genuinamente a la persona a la que cela, aunque conscientemente incluso le parezca que sí la ama. Si tal es el caso, es evidente que este individuo tiene una fragmentación psíquica y está dando entrada a factores inconscientes que son más poderosos que su voluntad consciente. La diferencia entre sentir amor por otro y sentir apego, necesidad, neurosis, inseguridad, falta de autoestima y demás, es vasta. Y esto es lo que revelan los celos. 

Los celos ciertamente demuestran que una persona es "posesiva". El término es revelador porque muestra que un individuo busca poseer al otro, y por lo tanto, lo quiere sólo para sí. Esto significa que su amor -aunque sería más preciso decir infatuación- es obviamente egoísta. El amor es querer la felicidad, la libertad y el desarrollo individual de la otra persona y obviamente los celos van en contra de esto, de la misma manera que ocurre con la madre o el padre que (arquetípicamente) "devora" a sus hijos, que los asfixia, que les impide ser ellos mismos, aunque esto generalmente se hace en nombre del "amor".

 

Foto: We Heart It

Te podría interesar:

Por qué las mujeres responden de manera distinta al estrés y qué podemos aprender de esto

Salud

Por: pijamasurf - 04/02/2018

La respuesta femenina al estrés es más "cuidar o conectar" que "huir o pelear"

En su sentido más primario el estrés es la respuesta a una amenaza, y como tal tiene una función vital en la supervivencia. Comúnmente se explica el estrés como una respuesta de huir o pelear (fight or flight), explicación que es el resultado de la observación de animales en la naturaleza y, más recientemente, de estudios científicos.

Sin embargo, una hipótesis más novedosa sugiere que esta respuesta al estrés no es universal, sino que refleja la mayor incidencia de uso de animales masculinos en las investigaciones. Se propone, en cambio, que las hembras tienen una respuesta de "cuidar y conectar" (tend and befriend) en la cual dominan otro tipo de hormonas, no tanto la adrenalina sino la oxitocina.

Estas respuestas, según los científicos, pueden observarse en la forma en la que una madre reacciona ante el peligro con su crías, enfatizando en esos momentos la protección y nutrición y, también, intentando reducir el riesgo al amigarse con las amenazas que se presentan. Shelly Taylor y un grupo de investigadores de la Universidad de California apuntan que hasta hace algunos años los estudios sobre estrés se habían realizado en su mayoría con ratas o ratones machos y hombres (sólo un 17% de mujeres). Se había argumentando que los ciclos reproductivos de las mujeres podían influir en las respuestas de adrenalina y, en consecuencia, confundir los resultados. La hipótesis es que en las hembras, al estar más involucradas en la cría y el cuidado de la descendencia, habría evolucionado también una respuesta al estrés que no pone en riesgo su salud -la adrenalina afecta la respuesta inmune y, obviamente, también el combate o tener que huir en momentos delicados-. Los científicos creen que las hembras responden al estrés creando vínculos que facilitan la supervivencia, algo que también podría explicar el hecho de que las mujeres se interesan más por las personas y los hombres por las cosas, según han demostrado investigaciones al respecto.

Los estudios de este grupo de investigadores mostraron que las mujeres casi no responden al estrés con una respuesta de "luchar" o de agresión, al no tener grandes cantidades de andrógenos (como la testosterona), los cuales activan estas respuestas de agresión. Los investigadores observaron también que existe una mayor secreción de oxitocina, hormona que entre sus efectos hace que se pierda el miedo, en ratas hembras. Además, los efectos de la oxitocina están modulados por el estrógeno.

Un estudio anterior mostró que las madres, cuando se encuentran en condiciones de estrés laboral, responden naturalmente con mayores cuidados hacia sus hijos. Asimismo, también se ha observado un incremento en la socialización y búsqueda de vínculos en mujeres que atraviesan condiciones de estrés.

La investigación arroja la hipótesis de que esta respuesta al estrés podría ser una contribución importante a los cerca de 7 años en promedio que las mujeres viven más que los hombres. Tanto porque estas respuestas evitan peligros -como puede ser una pelea o un acto de violencia- como porque no tienen los mismos efectos en el sistema inmune y en general en la salud que la respuesta específica de huir o pelear, que se basan en una derrama de adrenalina.

Curiosamente, el neurocientífico Matthew Baggot ha notado en sus estudios con la droga psicodélica MDMA que esta sustancia parece activar una respuesta a la ansiedad basada en la oxitocina y en el mecanismo de "cuidar y conectar", lo cual hace que sea muy atractiva para tratar conflictos interpersonales, traumas o complejos. Y es que, según Baggot, el MDMA no acaba con la ansiedad sino que hace que la persona se sienta más cómoda con ella y, por lo tanto, puede trabajarla. No es un ansiolítico, es más un empatógeno. 

Ahora bien, lo encontrado en el estudio mencionado no significa que las mujeres no responden también peleando o huyendo ante el estrés, que los hombres no buscan conectar y cuidar o que una respuesta es mejor que la otra. Obviamente hay momentos en los que es necesario luchar o correr. Sin embargo, ya que en nuestra vida moderna no enfrentamos amenazas constantes del mismo tipo que en el pasado en una selva -donde teníamos que enfrentarnos con depredadores- y siendo que el estrés crónico se ha convertido en un "asesino silencioso", podemos aprender quizás a desarrollar más esta respuesta al estrés, menos agresiva para nuestros propios sistemas y el entorno. Claro, teniendo en cuenta la tenue línea que separa la idea de "cuidar y conectar" de la pasividad y la evasión de dificultades, que deben ser resueltas y no pospuestas en una zona blanda de falsa melosía.