*

X

¿Las personas olvidadizas son más inteligentes? Estudio así lo sugiere

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/25/2018

El olvido podría ser una función decisiva para la inteligencia humana

En el debate al parecer interminable en torno a la definición de inteligencia, la memoria suele tener un lugar importante, tanto, que a veces parece cubrir de lleno la capacidad intelectual de una persona. ¿Cuántas veces alguien a quien se le considera inteligente se lleva este título sólo porque, más bien, recuerda en el momento oportuno? Un dato, una fecha, un procedimiento… si surgen en nuestra mente en el instante preciso y requerido, quizá nos saquen de un apuro o al menos nos hagan pasar por personas inteligentes. ¿Pero esta percepción es exacta?

El estudio que reseñamos a continuación parece sugerir lo contrario o, al menos, matizarlo. De acuerdo con la investigación realizada por Paul Frankland y Blake Richards, adscritos al Departamento de Psicología de la Universidad de Toronto (entre otras instituciones), el olvido podría ser también un signo de las personas inteligentes, particularmente aquellas que en la vida cotidiana parecen ser especialmente “olvidadizas”.

Para su investigación, los autores confrontaron las nociones de memoria y olvido de acuerdo a la terminología con que se les conoce en la neurociencia contemporánea: persistencia y transitoriedad, respectivamente. 

Al analizar otras investigaciones y en general la literatura publicada al respecto, Frankland y Richards llegaron a la conclusión de que tanto una como otra son fundamentales en la construcción de esa habilidad que conocemos como “inteligencia” y que en este caso se refiere a la capacidad del cerebro para retener no la mayor cantidad posible de información sino, más bien, para navegar a través del conocimiento adquirido, de manera tal que sea posible obtener información relevante para la situación en la que se encuentra una persona.

“El verdadero fin de la memoria es optimizar la toma de decisiones”, dice al respecto Richards, quien no duda en señalar al olvido como elemento necesario para que el cerebro se concentre y se enfoque en lo que de verdad importa.

Frankland, por su parte, señala que existe evidencia suficiente de investigaciones recientes para identificar mecanismos cerebrales claramente dedicados a olvidar. Es decir, ser olvidadizo no es una “cualidad” de algunas personas, sino una operación que el cerebro humano realiza sistemáticamente en relación con la información adquirida y almacenada.

Este es el caso, por ejemplo, de la creación de nuevas neuronas en el área cerebral del hipocampo, un fenómeno que Frankland ha estudiado en su laboratorio y el cual ocurre sobre todo cuando generamos nuevos aprendizajes. Las neuronas que surgen a partir de esto establecen a su vez nuevas conexiones sinápticas, las cuales de algún modo “sobrecargan” las existentes e incluso podría decirse que las reescriben; dicho de otro modo: ocurre como si un nuevo camino fuera trazado sobre otros ya existentes. Sólo que el nuevo camino conduce a otros destinos, diferentes a aquellos que conectaban los viejos caminos. Por eso a veces, en medio de una nueva experiencia, sentimos que nuestra memoria precedente “se borra”, pues dichas nuevas neuronas hacen un tanto difícil acceder a información precedente.

¿Qué te parece? De alguna forma, parece coherente: sólo el olvido hace posible manejar la enorme cantidad de estímulos e información que recibe nuestro cerebro.

 

También en Pijama Surf: ¿Las personas inteligentes tienen más sexo, usan más drogas y se duermen más tarde?

Te podría interesar:

El Hubble capta la estrella más distante del universo: la gigante azul Ícaro (VIDEO)

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/25/2018

A unos 9 mil millones de años luz, Ícaro brilla con una luz suave y antigua

Científicos del telescopio Hubble, el gran ojo del cielo, han descubierto a la estrella más lejana del universo (que no es el estallido de una supernova). Los científicos detectaron la luz del cúmulo MACS J1149+2223, llamado ahora para el beneficio del público Ícaro, como el joven del mito griego que voló demasiado alto.

Esta luz distante es una ventana a tres cuartos de la antigüedad del universo, acercándose al Big Bang: la luz de Ícaro brilla en el cosmos desde hace 9 mil millones de años (se calcula que el Big Bang sucedió hace 13.7 mil millones).

Generalmente, las estrellas tan lejanas son demasiado débiles como para poder identificarlas, pero en este caso ocurrió una feliz coincidencia. La luminosidad de Ícaro fue amplificada hasta 50 veces debido a un efecto conocido como de lente gravitacional, en el cual un masivo cúmulo galáctico puede doblar la luz de los objetos detrás de él, haciendo que los objetos más oscuros aparezcan mucho más brillantes desde nuestra perspectiva. 

Esta estrella, única por el momento, yace hasta 100 veces más lejos que cualquier otra estrella observada. Un artista ha visualizado cómo se vería este inmenso astro azul.