*

X

10 libros que los embajadores recomiendan leer antes de visitar su país de origen

Libros

Por: pijamasurf - 05/01/2018

Viajar es, sin lugar a dudas, un abrazo para el alma y un tesoro para nuestra memoria (siempre y cuando ese viaje sea tanto consciente como informado)

Viajar es, sin lugar a dudas, una de las actividades que más fortalecen el espíritu y expanden los límites de la mente rompiendo los muros de la ignorancia, los estereotipos y los abusos de la discriminación. Viajar es, sin lugar a dudas, un abrazo para el alma y un tesoro para nuestra memoria (siempre y cuando ese viaje sea tanto consciente como informado). Es decir, que uno tome esa curiosidad que nos invade para ir hacia ese destino, y convertirlo en conocimiento previo al viaje: leer un libro de esa cultura con el fin de tratar de entender un poco mejor sus savoir faire, pues probablemente, cuando uno se encuentre ahí, a mitad de sus calles, se deslumbre por la mezcla del entendimiento y la experiencia.

No obstante, ¿cuáles son los títulos recomendables para esta travesía intelectual previa a la física? La revista Condé Nast Traveler se encargó de realizar una lista de libros que los embajadores de cada país recomienda leer antes de hacer un viaje a su país, y he aquí el resultado:

 

Austria

The Tobacconist (2016), de Robert Seethaler. Ambientada en la Viena de 1936, en plena ocupación alemana, la historia es sobre una peculiar amistad entre el padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, y un joven vendedor de tabaco que se enamora de una bailarina.

 

Azerbaiyán

Ali y Nino (1937), de Kurban Said, es un libro que más allá de la historia de amor, describe a la perfección los conflictos territoriales y culturales en los que la región siempre se ha visto envuelta. Desde la primera página, el misterio acompaña a esta historia.

 

Bélgica

War and Turpentine (2013), de Stefan Hertmans, es un libro que cuenta la historia de tres generaciones de belgas, enfocándose en el excepcional legado de pintores y en la segunda guerra mundial.

 

Bután

Treasures of the Thunder Dragon: A Portrait of Bhutan (2012), escrito por Su Majestad la Reina Madre Ashi Dorji Wangmo Wangchuck, es una memoria personal que combina el folclor y la belleza del reino del Himalaya.

 

Canadá

With Faith and Goodwill: 150 years of Canada-U.S. Friendship (2017), editado por Arthur Milnes, es una colección de discursos, fotografías y ensayos de cada primer ministro y presidente canadiense en los últimos 150 años.

Chile

La casa de los espíritus (1982), de Isabel Allende, es la primera novela de realismo mágico de la escritora chilena que retoma la vida de cuatro generaciones, siguiendo los movimientos sociales y políticos de la época poscolonial de Chile. Las palabras clave de este libro son amor, familia, muerte, fantasmas, clases sociales, revolución, política, ideales y maravilla.

 

Colombia

Cien años de soledad (1982), de Gabriel García Márquez, fue catalogada como una de las obras más importantes de la lengua castellana durante el IV Congreso Internacional de la Lengua Española, realizado en Cartagena de Indias en el 2007. El libro narra la historia de siete generaciones de una familia, en el pueblo ficticio de Macondo.

 

Dinamarca

Miss Smilla’s Feeling for Snow (1992), de Peter Høeg, es una historia de suspenso, un misterio ficticio cuyo escenario es Copenhague. Es un libro que toca temas delicados entre la cultura danesa y la de Groenlandia, retomando tanto la identidad como el lenguaje como la base de una sociedad.

 

Finlandia

The Book About Moomin, Mymble and Little My (2004), de Tove Jansson. Las increíbles historias de Moomin, inicialmente escritas como cuentos de hadas para niños, poseen una naturaleza filosófica universal que provoca el interés y placer de cualquier lector. Es una lectura cálida, esencial para la infancia.

 

India

Freedom at Midnight (1975), de Dominique Lapierre y Larry Collins, describe los eventos alrededor de una India independiente entre 1947 y 1948. Empieza con la experiencia de Lord Mountbatten de Burma y termina con la muerte –y funeral– de Mahatma Gandhi.

 

Fotografía principal: A Bite of Culture

Te podría interesar:
La literatura nos enseña a experimentar emociones y descubrir todo lo que un ser humano puede sentir

La literatura puede llegar a conmovernos porque somos seres empáticos, es decir, somos seres capaces de imaginar lo que siente otro ser vivo e incluso casi sentirlo como propio. Es posible que sin esta capacidad nuestra especie no hubiera sobrevivido, pues vulnerables como somos, desde la infancia hasta la vejez, sólo gracias a que podemos preocuparnos mutuamente unos por otros podemos cuidarnos, ayudarnos o trabajar juntos por un propósito común. 

En este sentido, la literatura es una especie de expresión refinada de esa capacidad empática, pues nos hace sentir, incluso bajo el manto de la ficción, como personas que nunca existieron realmente, lo cual, en vez de sentirse como un engaño, se convierte más bien en un entrenamiento. Como han demostrado varios estudios al respecto, la literatura puede mejorar nuestra habilidad para comprender las emociones, tanto las propias como las de otros. Ese es parte de su milagro.

Mencionamos esto para introducir un poema y una anécdota. El poema es “El caballero pobre”, escrito por Aleksandr Pushkin, considerado el primer gran poeta nacional de Rusia, autor de una obra amplia, diversa e influyente para buena parte de los artistas rusos de su época y de otras posteriores.

La anécdota, que esta relacionada con dicho poema, la cuenta Liubov Dostoyevski, a quien se conoce también con el sobrenombre de “Aimée” (“Amada” en francés, usado también como nombre personal), la segunda hija que tuvo Fiódor Dostoyevski con su esposa Anna. “Aimée” escribió una biografía de su padre que en español se publicó con el título Vida de Dostoyevski por su hija, en la cual cuenta que el escritor acostumbraba leer poemas a sus hijas y que siempre que les leía este de Pushkin, inevitablemente lloraba –tanto lo conmovía–. 

Pero demos paso a los textos. En particular el fragmento de proviene de la edición publicada por la editorial El buey mudo en el 2011, mismo que figura en el sitio narrativabreve.com

 

EL CABALLERO POBRE
Aleksandr Pushkin

Era un pobre caballero
silencioso, sencillo,
de rostro severo y pálido,
de alma osada y franca.
Tuvo una visión,
una visión maravillosa
que grabó en su corazón
una impresión profunda.
Desde entonces le ardía el corazón;
apartaba sus ojos de las mujeres,
y ya hasta la tumba
no volvió a hablar a ninguna.
Púsose un rosario al cuello,
como una insignia,
y jamás levantó ante nadie
la visera de acero de su casco.
Lleno de un puro amor,
fiel a su dulce visión, escribió con su sangre
A.M.D. sobre su escudo.
Y en los desiertos de Palestina,
mientras que entre las rocas
los paladines corrían al combate
invocando el nombre de su dama,
él gritaba con exaltación feroz:
Lumen coeli, sancta Rosa!
Y como el rayo, su ímpetu
fulminaba a los musulmanes.
De regreso a su castillo lejano,
vivió severamente como un recluso,
siempre silencioso, siempre triste,
muriendo por fin demente.

***

[…] Habiendo formado así un poco nuestro gusto literario, empezó a recitarnos las poesías de Pushkin y de Tolstói, dos poetas nacionales a los que tenía particular afección. Recitaba admirablemente sus poesías; había una que no podía leer sin lágrimas en los ojos, "El caballero pobre", de Pushkin, un verdadero poema medieval, la historia de un soñador, de un don Quijote, profundamente religioso, que pasa su vida por Europa y por Oriente combatiendo por las ideas del Evangelio. En el transcurso de sus viajes tiene una visión: en un momento de exaltación suprema, ve a la Virgen Santísima a los pies de la Cruz. Corre desde entonces una cortina de acero sobre su rostro y, fiel a la Madona, no vuelve a mirar a las mujeres. En El idiota refiere cómo recitaba esa poesía una de sus heroínas. 'Un espasmo gozoso recorre su rostro', dice describiendo esta escena. Eso es precisamente lo que le sucedía a él cuando recitaba; su rostro se transfiguraba, su voz temblaba, sus ojos se velaban de lágrimas. ¡Padre querido! ¡Era su propia biografía la que nos leía en aquel poema! También él era un caballero pobre, sin miedo y sin tacha, que combatió toda su vida por las grandes ideas. También él tuvo una visión celeste, pero no fue la Virgen la que se le apareció: fue Cristo el que le salió al encuentro en el presidio y le hizo seña de que le siguiera.

 Vida de Dostoyevski por su hija (El buey mudo, 201; páginas 224 y 225)

 

También en Pijama Surf: Leer a Dostoyevski es como descubrir el amor o ver el mar por primera vez, es perder la inocencia ante la vida: Orhan Pamuk

 

Imagen: Un anciano, Abram Efimovich Arkhipov (1891; detalle)