*

X

¿Crees que eres atractivo? Este estudio muestra que eres un pésimo juez de tu apariencia

Salud

Por: pijamasurf - 05/08/2018

Pasamos enormes cantidades de tiempo evaluando si nos vemosbien o no, y ese tiempo es absurdo, como muestra esta investigación

Las personas, particularmente los jóvenes hambrientos de aceptación y admiración, pasan grandes cantidades de tiempo ante el espejos acicalándose y evaluando su apariencia. Un nuevo estudio sugiere que esto podría ser una pérdida de tiempo, y no por vanidad sino por la ineficacia de nuestros juicios.

El investigador Nicholas Epley realizó un estudio en el que le pidió a estudiantes universitarios que observaran una foto de ellos mismos que había sido recientemente tomada y que evaluaran el efecto que tendría su apariencia en el sexo opuesto, en una escala del 0 al 10, en la que 10 era "muy atractivo". Luego miembros del sexo opuesto, por su parte, calificaron las fotos.

Los resultados del experimento mostraron que las personas no son mejores en evaluar su apariencia que el mismo azar. Uno podría decir un número al azar y tener la misma efectividad que en atinar a qué tan atractivo se es. O, como dice Epley, tu evaluación de tu nivel de atracción es tan precisa como la de cualquier otra persona que te califique. En términos de qué tan atractivos somos, no nos conocemos. Epley cree que la razón por la que no logramos vernos de manera precisa es que constantemente nos estamos comparando con imágenes previas de nosotros mismos, mientras que los otros nos comparan con las demás personas. Nos vemos como con un microscopio, mientras los demás nos ven con los ojos desnudos. 

Para muchas personas esto es realmente un problema, ya que sufren por sentirse inadecuadas o por distorsiones de su imagen corporal. Si acaso podemos tomar una conclusión de esto es que lo más sano es dejar de escrutinar la propia imagen y aceptar que no podemos hacer demasiado al respecto -ni siquiera emitir un juicio acertado-, por lo cual es más importante dedicarse a otras cosas que puedan hacernos sentir mejor, y cultivar menos el narcisismo.

Te podría interesar:

6 errores comunes al tratar con una persona introvertida

Salud

Por: pijamasurf - 05/08/2018

Suponer que una persona es introvertida puede llevar a algunos equívocos al tratar con ella

Desde hace un tiempo, la dualidad introvertidos/extrovertidos ha pasado a formar parte de cierta forma generalizada de entender la personalidad. Como otros binomios, éste puede resultar atractivo por la facilidad que nos ofrece para clasificar a una persona, y no sólo en la etiqueta general, sino en todo aquello que en nuestra mente asociamos a cualquiera de esos conceptos, pues una vez que pensamos a una persona bajo la noción de introvertida o extrovertida, de inmediato y tal vez hasta inconscientemente le atribuimos otras cualidades: silenciosos y reservados unos, abiertos y expresivos otros, reflexivos, creativos, inclinados a tal o cual interés, etcétera.

Sin embargo, el ser humano suele ser más complejo (y más sencillo) que todas las explicaciones que se han dado sobre su naturaleza, y servirnos de categorías como las antes dichas puede fácilmente conducirnos a errores de juicio y de trato con respecto a una persona. Después de todo, siempre será mejor estar en contacto con aquel o aquella a quien tenemos en frente y no con la idea que nos hacemos de ese individuo en nuestra mente.

A continuación, compartimos seis de estos malentendidos provocados por la idea de introversión y sus rasgos asociados.

 

Volverlas el centro de atención

En la confianza y la intimidad las personas introvertidas pueden mostrarse inteligentes, divertidas, locuaces e ingeniosas pero, para sorpresa de muchos, cuando la atención pública o de desconocidos se vuelca sobre ellas, todas esas cualidades parecen desaparecer. 

 

Elogiarlas en público espontáneamente 

En el sentido del punto anterior, un reconocimiento público espontáneo puede ser problemático para una persona introvertida. Quizá lo merezca, quizá sea justo y sin duda quien lo hace lo considera un acto positivo, pero para los introvertidos puede significar un problema que no saben cómo enfrentar.

 

Obligarlas a una forma en particular de trabajo en equipo

En general, en la vida, la cooperación suele ser la base del trabajo; sin embargo, en el caso de los introvertidos quizá puedan hacerse ciertas concesiones. No es que las personas introvertidas no sepan trabajar en equipo, pero quizá sus procesos son otros. Hay quienes, por ejemplo, en compañía de otros pueden proponer ideas, discutirlas, defender sus puntos de vista, hacer síntesis rápidas, pero en el caso de los introvertidos a veces todo esto ocurre mejor cuando pueden tener tiempo para reflexionar, sopesar pros y contras, etcétera. 

 

Llevarlas a lugares muy públicos

La intimidad es uno de los valores más apreciados por los introvertidos y, por el contrario, lo público no suelen ser aguas cómodas para ellos. Un café, un paseo por un parque no muy frecuentado, un bar tranquilo donde se pueda conversar, una oficina de pocas personas, etc., son ambientes que sin duda les resultan más agradables.

 

Pensar que no tienen nada que decir

La inclinación (a veces incomprendida) de los introvertidos a la reserva puede hacerlos parecer equivocadamente silenciosos o, peor aún, aburridos. Sin embargo, con cierta frecuencia la realidad es otra. No es que una persona introvertida no tenga nada qué decir o no quiera hablar sino, más bien, no se siente confiada para hacerlo. Si se crean condiciones de confianza, es muy posible que sorprenda a más de uno con sus ideas.

 

Suponer que no pueden encabezar un equipo

Por estas y otras cualidades parecería que las personas introvertidas no pueden ser líderes, pero quizá podría decirse que su posible liderazgo se presenta de otra manera. A diferencia de otras formas de ser, en el caso de los introvertidos suele existir una apertura a distintos puntos de vista; son personas que escuchan y reflexionan y a veces, también, que trabajan duro. En este sentido, pueden ser individuos que inspiran a hacer, o dicho de otro modo, que ponen el ejemplo. A veces, esta también es una manera de liderar.

 

 

Ahora bien: es un tanto infantil pensar que el mundo tiene que ajustarse a nuestras necesidades y ser dócil con aquello que se nos dificulta. La dificultad, en todo caso, debería animarnos a sobreponernos a ella, a conocerla para quizá cambiarla, a demostrar que como seres humanos somos más y mejores de lo que solemos creer. No siempre es así, sin embargo. En este sentido, la intención de esta publicación podría situarse más bien del lado compasivo de la vida. Mientras una persona no descubra lo fuerte que es, quizá lo mejor que podemos hacer los demás es mostrar la compasión de la que somos capaces.

 

También en Pijama Surf: Las diferencias exactas entre personas extrovertidas e introvertidas, según el creador de estos conceptos

 

Imagen de portada: Lobke van Aar