*

X
Las posibles explicaciones de por qué las personas tienen una dependencia por agarrar sus teléfonos mientras caminan son fascinantes

El hombre moderno tiene ya una especie de apéndice de su cuerpo: el teléfono celular, llamado paradójicamente smartphone. En un estudio reciente, realizado por investigadores de la Universidad de Illinois, se analizó a más de 3 mil personas mientras caminaban por las calles de París. El estudio tiene el insidioso título "The Phone Walkers: A study of human dependence on inactive mobile devices". Hay una cierta ironía en "la dependencia humana a los aparatos móviles inactivos".

En suma, el 30% de los hombres caminan con un teléfono en la mano, y el 37% de las mujeres. Sin embargo, cuando hombre y mujer caminan juntos, el número desciende a 18%; cuando personas de ambos sexos caminan juntos, el número es más alto que cuando caminan con personas del mismo sexo. Esto sugiere que al menos las parejas sienten menos la necesidad de estar tocando su teléfono; una inferencia posible al respecto es que usamos los teléfonos como herramientas para alcanzar lo que realmente queremos, que es caminar tomados de las manos. Los celulares se vuelven herramientas o quizás, más aún, sustitutos y muletillas de eso.

Los autores hacen diferentes interpretaciones sobre esta necesidad de tomar el teléfono. Una de ellas señala que ya que nuestras vidas sociales enteras están en el teléfono, tenerlo en la mano es una forma de sentirse conectado. Otra interpretación más elemental es que simplemente sentimos ansiedad cuando nos separamos del teléfono, y manipularlo evita esta ansiedad. Otra más es la hipótesis de que la tecnología le da confianza a las personas, ya sea para sentirse seguros o para presumir y recibir atención, gracias a nuestros fabulosos aparatos.

Los investigadores notaron que la gente caminaba con sus teléfonos en la mano pese a tener bolsas o accesorios donde podrían guardarlos, por lo que descartan la posibilidad de que simplemente se trate de utilidad y afirman que existe una dependencia a este respecto.

 

Imagen: tecmundo.com.br

Te podría interesar:
Esta herramienta desarrollada por Facebook te ayuda a saber si tu información personal fue minada por Cambridge Analytica

Después de la polémica suscitada por la “minería” de datos personales que realizó la firma Cambridge Analytica de miles de usuarios de Facebook (datos que fueron usados después con fines políticos y de propaganda en la campaña presidencial de Estados Unidos, y quizá en procesos electorales de otros países, incluido México), dicha red social enfrenta una de sus crisis más importantes desde su fundación en el 2004, tanto de parte de los usuarios (entre quienes se ha levantado cierto movimiento que convoca al abandono masivo de la plataforma) como de ciertas entidades gubernamentales, particularmente en Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea, que examinan la posibilidad de imponer regulaciones a la empresa, que hasta ahora se ha desarrollado en relativa libertad, acaso porque nadie imaginaba que su servicio, que comenzó como mero entretenimiento, casi inofensivo, sería capaz de impactar la realidad social en diversos niveles.

En este contexto, y en parte como una medida de “control de daños”, Facebook desarrolló una herramienta que permite saber si tu perfil o el de alguno de tus amigos fue minado por Cambridge Analytica y, por lo tanto, tu información personal. Dicha herramienta se encuentra en este enlace

Más allá del resultado, la ocasión puede aprovecharse también para echar un vistazo sea a la idea de privacidad con la que te manejas en Internet o al efecto que dicho hábito genera en tu realidad inmediata. De vez en cuando, vale la pena reflexionar sobre ambos aspectos. ¿Qué tanto de lo que haces diariamente quisieras que fuera usado después como información comercial, política o con otros fines? ¿Qué tanto de lo que compartes en la red de verdad quieres que sea público? ¿Qué tanto de lo que recibes está configurando la realidad que habitas?

Hace tiempo que el Internet dejó de ser un terreno inocente, de experimentación o de innovación, y cada vez más es otro ámbito de disputa en donde a veces el usuario termina siendo una mercancía. No perdamos eso de vista.

 

También en Pijama Surf: Capitalismo de vigilancia, algoritmos para manipular la opinión pública y la caída de Facebook