*

X

Guillermo del Toro relata su experiencia con un OVNI y cómo le reveló que existe algo más 'vasto' en el universo

Magia y Metafísica

Por: pijamasurf - 05/21/2018

En este video, Del Toro cuenta una experiencia con un OVNI que lo marcó cuando tenía 15 o 16 años

Guillermo del Toro es conocido por su gran imaginación y por conjurar en sus películas monstruos y seres mitológicos. Anteriormente el director mexicano ha hablado sobre experiencias con posibles fantasmas en su infancia, y recientemente le contó a James Cameron una fascinante experiencia en la que avistó un OVNI. Seguramente, estas experiencias estimularon su imaginación tempranamente y le hicieron abrirse a lo sobrenatural.

Hablando con Cameron sobre el poder de la ciencia ficción como un género que nos hace pensar sobre la vastedad del universo, Del Toro mencionó una experiencia que vivió cuando era un adolescente y que le abrió la mente a la posibilidad de que exista una realidad más allá de lo que conocemos e incluso imaginamos, algo que "está más allá de la naturaleza... No hay duda en mi mente de que hay algo más vasto... Vi un OVNI".

Cuando tenía 15 o 16 años, cuenta Del Toro, él y un amigo se estacionaron a un lado de la carretera con un six pack de cervezas -el cual no llegaron a abrir, asegura el director-. Estaban viendo las estrellas y platicando cuando apareció "una luz no lineal" que se movía por todos lados en el horizonte, obviamente, con una tecnología nunca vista. Los jóvenes le tocaron el claxon y le echaron la luz de los faros, y el OVNI reaccionó acercándose. Del Toro señala que el aparato estaba "mal diseñado". Era un platillo volador con luces que le daban vueltas. El típico OVNI de la época clásica. "Sé que es una decepción, pero así era", dice. La experiencia no fue muy agradable: al principio sintieron asombro, luego pánico, y al final acabaron huyendo en su vehículo. Cameron comenta que seguramente los aliens -o quiénes fueran- se divirtieron espantándolos. 

 

Vía Daily Grail

Te podría interesar:
El Dr. Mark Dyczkowski explica cuál es la suprema intuición del tantrismo shaiva

Entre los diversos sistemas espirituales para alcanzar la liberación de la India uno de los más refinados y radicales el tantrismo shaiva de Cachemira. Este sistema desarrollado por un linaje ininterrumpido de maestros (panditas) en el norte de la India desde épocas medievales, se basa en la intuición de que todas las cosas manifestaciones de una única conciencia, que es el Ser de todos los seres. Pero esto no sólo se enuncia como una creencia filosófica, sino que se práctica, se vive, utilizando diversas técnicas de yoga y contemplación

El Dr. Mark Dyczkowski es uno de los principales expertos vivos en esta tradición, siendo un gran académico y sobre todo un practicante del tantrismo, habiendo tenido como maestro a Swami Lakshmanjoo. En este video, Dyczkowski glosa algunos pasajes del que tal vez sea el texto más importante de esta tradición el Tantraloka de Abhinavagupta. A continuación parafraseamos lo dicho por Dyczkowski comentando el texto:

Abhinavagupta considera que las religiones y filosofías pueden evaluarse conforme a su nivel de intuición espiritual. La intuición espiritual es suddha vidya (sánscrito, literalmente "conocimiento puro"), el reconocimiento de que soy todo esto, soy todo el universo y el universo es yo. Es una realización dual: del sí mismo como ser infinito, y del ser infinito como todo lo que existe. Este es el verdadero razonamiento...

Dyczkowski aquí introduce el principio básico que se práctica en el tantrismo, la visión o contemplación pura que rectifica la falsa identificación con una versión limitada de lo que es una persona; no somos solamente egos en cuerpos, sino que somos manifestaciones del ser infinito cuya naturaleza es pura conciencia que despliega el universo a través del arte de su maya, de su poder de manifestar la diversidad, como en una especie de juego extático.

Continúa Dyczkowski diciendo que uno llega a esto refinando el pensamiento, Los pensamientos se hacen más lúcidos y transparentes al notar que lo que crea el pensamiento no es la mente individual, sino la luz de la conciencia, nuestra propia naturaleza infinita: Para Bhairava. Aclara que, a diferencia del advaita vedanta que tiende hacia la trascendencia, hacia la conclusión de que este mundo es ilusorio y la realidad está más allá, el tantrismo shaiva (el trika) es una visión que enfatiza la inmanencia, la realidad única que es todo (no está más allá sino es lo más íntimo y presente).

Por último Mark menciona que para alcanzar este estado de identificación con el absoluto se deben practicar ciertas sadhanas (práctica espiritual). Practicar sadhana es no dejarse arrastrar por pensamientos inútiles, que no atienden el presente ya que se centran en la conceptualización del ego. Estos pensamientos se reemplazan con al pensamiento de que uno es la deidad suprema, en el caso de tantrismo de Cachemira, Shiva. Y que todas las cosas son manifestaciones de la conciencia infinita. Uno pone atención en la luz de la conciencia misma y no en el contenido de las experiencias. 

Intuir esto y hacer de la intuición un conocimiento integral es el más alto logro ya que elimina la percepción de separación. Y es la separación, al final de cuentas, lo que genera sufrimiento: la relación entre un sujeto y un universo de objetos separados impermanentes necesariamente genera avidez y aversión.