*

X

Johnny Depp, su amistad con Hunter S. Thompson y cómo la máxima estrella de Hollywood perdió su fortuna

Sociedad

Por: pijamasurf - 05/11/2018

La caída de Johnny Depp

Hace unos años, Johnny Depp era el actor que más ganaba por película en Hollywood. Según The Guardian, el actor había amasado 650 millones de dólares. Ahora, increíblemente, Depp, de 54 años, se encuentra en serios aprietos financieros, de acuerdo con varios reportes. Al mismo tiempo, la mala reputación que se ha ganado en los últimos años ha hecho que los productores cuestionen su capacidad de representar papeles en películas multimillonarias. No por su capacidad como actor, sino por problemas psicológicos -drogas, sexo y todo el resto-. ¿Cómo se gastó su fortuna?  

Los contadores y asesores financieros de Depp se han deslindado del desastre financiero y argumentan que el actor simplemente ha dilapidado su fortuna con gastos fijos de más de 2 millones de dólares al mes y adquisiciones estrafalarias. Depp los ha demandado por mala administración y ellos, a su vez, lo han contrademandado. 13 casas, yates, aviones, una colección de pintura, 30 mil dólares al mes en vino y cosas como lanzar una compañía de discos fallida o disparar las cenizas de Hunter S. Thompson al cielo en un cañón especial, algo que costó 3 millones de dólares.  

Depp, quien encarnó el papel de Thompson en la cinta Fear and Loathing in Las Vegas, fue en la vida real un gran amigo del legendario periodista gonzo. En los 90, cuando se sentía angustiado por el asedio de la prensa -ya que Depp se considera una persona introvertida y le disgusta la atención mediática-, se recluía en casa de Thompson en Colorado. Cuenta que, viviendo allí, se adaptaba a las horas un tanto insanas del escritor:

éramos como roomates... Nos dormíamos a las 9 o 10 de la mañana y desayunábamos a las 7pm. Él me cuidaba... sabía que yo lo idolatraba y yo sé que él me quería mucho. Así que era como parte figura paternal, parte mentor, pero sobre todo éramos como hermanos.

Esos desayunos en casa de Thompson no eran solamente Special K... o, de hecho, probablemente sí eran Special K (entradas a los k-holes y demás sustancias psicoactivas). Según un recuento de sus actividades diarias, lo primero que hacía Thompson al levantarse era beber Chivas, fumar un tabaco y esperar unos minutos para inhalar cocaína. El jugo de naranja venía después. Esto no significa que hiciera lo mismo estando con Depp, pero hay que notar que Thompson acabó suicidándose.

Recientemente, dos de los guardaespaldas de Depp testificaron en un caso en el que se alega falta de pago y condiciones laborales deplorables, declarando que su trabajo los forzaba a proteger a Depp de sus vicios en público, lo cual incluía alertarlo en clubs nocturnos sobre "sustancias ilegales visibles en su cuerpo" e impedir que la gente notara la condición en la que estaba.

La reputación de Depp empezó a sufrir luego de varios reportes que sugieren que en tiempos recientes no suele presentarse a trabajar en las mejores condiciones. Su exesposa, Amber Heard, obtuvo 7 millones de dólares en un sonado caso de divorcio en el que se dictó una orden de restricción por aparente abuso verbal y físico. En los últimos tiempos ha habido fanáticos que se pronuncian en contra de Depp, bajo la bandera del #MeToo y demás movimientos. Aparentemente, Johnny no se encuentra en su mejor momento, y tal vez su solvencia económica dependa de ser llamado otra vez a interpretar al personaje del Capitán Sparrow, que tan parecido se ha vuelto a la realidad, para la sexta película de Piratas del Caribe. Sin embargo, la prensa ha especulado que tal vez Disney ya no se sienta cómodo contratando al impredecible actor.

Te podría interesar:

Estudio muestra que las mujeres sobrestiman los intentos sexuales de su pareja; los hombre los subestiman

Sociedad

Por: pijamasurf - 05/11/2018

En relaciones de pareja, las mujeres piensan que los hombres quieren tener más sexo; los hombres detectan menos los avances sexuales de sus parejas

Incluso en parejas que llevan mucho tiempo, la iniciación del acto sexual suele ser un proceso sutil. Aunque evidentemente existen excepciones, esto parece obedecer a que por una parte parece ser más sexy lo que no es planeado, lo que sucede como una señal espontánea y lúdica en el momento, y por otro lado, al hecho de que en el ser humano existe un temor al rechazo que es difícil de superar incluso en relaciones muy sólidas y, por ello, la sutileza y la ambigüedad pueden ser formas de paliar esto.

Un estudio reciente liderado por investigadores de la Universidad del Oeste de Ontario averiguó la capacidad que tienen las personas de detectar los avances sexuales de sus parejas. Parejas heterosexuales de más de 3 meses y entre 18 y 51 años participaron en el estudio. Los participantes tuvieron que responder a los investigadores el número de veces que habían intentado iniciar el acto sexual y las veces que habían percibido que su pareja lo hacía. Los investigadores notaron que en general los hombres y las mujeres logran evaluar de manera precisa los intentos de sus parejas, algo que resulta obvio con el tiempo. Sin embargo, en promedio las mujeres sobrestimaron el número de veces que los hombres intentaban tener sexo. Por otro lado, los hombres subestimaron el número de veces que sus parejas querían tener sexo.

Los psicólogos evolucionistas que llevaron a cabo la investigación dan una lectura bajo el filtro de su propia disciplina y creen ver en esto un comportamiento relacionado al instinto de reproducción. Estudios previos habían sugerido que cuando no se trata de parejas que llevan cierto tiempo juntas, los hombres suelen ser los que sobrestiman el deseo sexual de sus parejas, algo que encaja con la idea de que el hombre busca instintivamente reproducirse -y ha evolucionado para esto y no para percibir la realidad-. En el caso de la investigación más reciente, se cree que el costo de no percibir las señales de deseo sexual son menores, ya que el hecho de tener una relación estable ofrece múltiples ocasiones para tener sexo -en cierta forma, el hombre en estos casos podría relajarse más y no estar asediando la ocasión sexual-. En el caso de las mujeres, los investigadores señalan que sobrestimar los intentos sexuales de la pareja tiene el efecto secundario positivo de incrementar el nivel de satisfacción sexual (con el llamado deseo de ser deseado). Estas conclusiones son meramente especulativas, como debe resultar evidente. Es posible, también, que entren en juego factores culturales o incluso tendencias psicológicas propias de la psique masculina y femenina que no están constreñidas a la biología reproductiva.