*

X

Johnny Depp, su amistad con Hunter S. Thompson y cómo la máxima estrella de Hollywood perdió su fortuna

Sociedad

Por: pijamasurf - 05/11/2018

La caída de Johnny Depp

Hace unos años, Johnny Depp era el actor que más ganaba por película en Hollywood. Según The Guardian, el actor había amasado 650 millones de dólares. Ahora, increíblemente, Depp, de 54 años, se encuentra en serios aprietos financieros, de acuerdo con varios reportes. Al mismo tiempo, la mala reputación que se ha ganado en los últimos años ha hecho que los productores cuestionen su capacidad de representar papeles en películas multimillonarias. No por su capacidad como actor, sino por problemas psicológicos -drogas, sexo y todo el resto-. ¿Cómo se gastó su fortuna?  

Los contadores y asesores financieros de Depp se han deslindado del desastre financiero y argumentan que el actor simplemente ha dilapidado su fortuna con gastos fijos de más de 2 millones de dólares al mes y adquisiciones estrafalarias. Depp los ha demandado por mala administración y ellos, a su vez, lo han contrademandado. 13 casas, yates, aviones, una colección de pintura, 30 mil dólares al mes en vino y cosas como lanzar una compañía de discos fallida o disparar las cenizas de Hunter S. Thompson al cielo en un cañón especial, algo que costó 3 millones de dólares.  

Depp, quien encarnó el papel de Thompson en la cinta Fear and Loathing in Las Vegas, fue en la vida real un gran amigo del legendario periodista gonzo. En los 90, cuando se sentía angustiado por el asedio de la prensa -ya que Depp se considera una persona introvertida y le disgusta la atención mediática-, se recluía en casa de Thompson en Colorado. Cuenta que, viviendo allí, se adaptaba a las horas un tanto insanas del escritor:

éramos como roomates... Nos dormíamos a las 9 o 10 de la mañana y desayunábamos a las 7pm. Él me cuidaba... sabía que yo lo idolatraba y yo sé que él me quería mucho. Así que era como parte figura paternal, parte mentor, pero sobre todo éramos como hermanos.

Esos desayunos en casa de Thompson no eran solamente Special K... o, de hecho, probablemente sí eran Special K (entradas a los k-holes y demás sustancias psicoactivas). Según un recuento de sus actividades diarias, lo primero que hacía Thompson al levantarse era beber Chivas, fumar un tabaco y esperar unos minutos para inhalar cocaína. El jugo de naranja venía después. Esto no significa que hiciera lo mismo estando con Depp, pero hay que notar que Thompson acabó suicidándose.

Recientemente, dos de los guardaespaldas de Depp testificaron en un caso en el que se alega falta de pago y condiciones laborales deplorables, declarando que su trabajo los forzaba a proteger a Depp de sus vicios en público, lo cual incluía alertarlo en clubs nocturnos sobre "sustancias ilegales visibles en su cuerpo" e impedir que la gente notara la condición en la que estaba.

La reputación de Depp empezó a sufrir luego de varios reportes que sugieren que en tiempos recientes no suele presentarse a trabajar en las mejores condiciones. Su exesposa, Amber Heard, obtuvo 7 millones de dólares en un sonado caso de divorcio en el que se dictó una orden de restricción por aparente abuso verbal y físico. En los últimos tiempos ha habido fanáticos que se pronuncian en contra de Depp, bajo la bandera del #MeToo y demás movimientos. Aparentemente, Johnny no se encuentra en su mejor momento, y tal vez su solvencia económica dependa de ser llamado otra vez a interpretar al personaje del Capitán Sparrow, que tan parecido se ha vuelto a la realidad, para la sexta película de Piratas del Caribe. Sin embargo, la prensa ha especulado que tal vez Disney ya no se sienta cómodo contratando al impredecible actor.

Te podría interesar:

Estas gráficas muestran que esta es la época más próspera y pacífica que el ser humano haya vivido jamás

Sociedad

Por: pijamasurf - 05/11/2018

De acuerdo con varias mediciones, esta época es la más pacífica y próspera de la Historia, si bien se percibe como la peor

Es muy común y cotidiano escuchar frases como “El mundo está cada vez peor”, “Ya no existe la moral aquí”, “Vamos rumbo al abismo”; es muy común abrir el portal de noticias y enfrentarse a toda una larga lista de noticias de guerras, atentados, secuestros, muertes, etc.; es muy común terminar indignado, harto y abochornado por tantas injusticias, abusos, violencias. Sin embargo, y de acuerdo con varios análisis, esta no es la peor época que la humanidad ha vivido.

Según una recopilación estadística, esta época es la más pacífica y próspera de la Historia. Si bien se percibe como la peor, la calidad de vida en muchos sentidos ha mejorado; esto también según uno de los principales entusiastas de la tecnología, el inventor, músico, empresario, escritor y científico estadounidense Ray Kurzweil:

Las personas creen que el mundo está empeorando, y vemos por todos lados lo que está sucediendo en otros países. Las personas piensan que el mundo está empeorando… Esa es la percepción. Lo que realmente está pasando es que nuestra información respecto de lo que está mal nos llega más rápido. Hace 1 siglo, si había una batalla que destruía el pueblo de al lado, uno ni siquiera se hubiese enterado. Ahora, algo está pasando en medio del mundo y uno no sólo lo escucha, lo experimenta.

Con esto se quiere decir que ahora que se toma conciencia de la existencia de las situaciones globales, uno se vuelve hiperalerta y se altera así mismo la percepción que se tiene sobre la seguridad del planeta. No obstante, es imposible dejar de preguntarse: ¿acaso se espera que en un mundo de 7 mil millones de personas no existan tragedias? Sin tomar en cuenta esta creciente tendencia humana por priorizar las experiencias negativas sobre las positivas, de acuerdo con la data de numerosos sitios de investigación –desde Oxfam hasta World Bank– el mundo ha mejorado –aunque sea mínimamente– a lo largo de su historia:

– En 1820, el 94% de las personas que vivían en la Tierra se encontraban en un estado de extrema pobreza. En el 2005, sólo el 9.6%.

– En comparación con las sociedades prehistóricas, los Estados-naciones modernos se encuentran muy lejos de perecer a causa de una guerra. En el siglo XX, testigo de dos guerras mundiales, el porcentaje de humanos que murieron en una guerra fue sustancialmente menor que el que resultó durante las sociedades prehistóricas.

Inclusive, la tasa de homicidios en Europa occidental disminuyó.

– La tasa de mortalidad infantil se redujo considerablemente. Desde 1960, la mortalidad infantil global disminuyó desde 120 x mil nacimientos hasta 30 x mil nacimientos, y la tasa de mortalidad global desde 18 x mil personas hasta 8 x mil personas:

– Las infecciones se han regulado hasta casi el punto de su erradicación. En 1900, 800 de 100 mil personas en EEUU murieron por una infección; en 1996, la cifra se redujo a tan sólo 100 de 100 mil personas.

– Más niños están recibiendo educación desde 1820.

– La gente vive más tiempo. En 1960, la esperanza de vida mundial era de 52 años; ahora es de 72 años de edad.

En términos materiales, es difícil refutar esta noción de progreso. Sin embargo, la calidad de nuestra experiencia en el mundo no va necesariamente de la mano de la cantidad de cosas que tenemos; así, resulta inquietante que exista una especie de epidemia de depresión, ansiedad y otras enfermedades mentales. ¿Será que estamos concentrándonos demasiado en satisfacer nuestras necesidades materiales y apilar riqueza y estamos dejando de lado aspectos cualitativos y subjetivos que enriquecen la experiencia individual y dan sentido a nuestras vidas? 

 

Fotografía principal: El triunfo de la muerte. Detalle del óleo de Peter Brueghel.