*

X
Lo leemos, las ideas nos cuadran, quizá durante 2 o 3 días las tenemos en mente e incluso llevamos algunas de ellas a la práctica… pero eventualmente la intención se disuelve

Muchos de nosotros conocemos esos artículos que nos invitan a adoptar nuevos hábitos de vida y que con frecuencia cruzan por nuestra navegación cotidiana en línea.

Formas de alimentación, rutinas de ejercicio, consejos para dejar prácticas nocivas y adquirir otras más bien benéficas, e incluso otros más ambiciosos que nos presentan filosofías completas de vida adaptadas con mayor o menor gracia o precisión a los límites de un artículo en línea. 

Todo lo cual varía, a su vez, cada tanto: hoy se nos ofrece una filosofía de la antigüedad clásica con enorme valor para las preocupaciones de nuestro tiempo, ayer ese lugar lo ocupaba una doctrina oriental y mañana quizá leamos que Diógenes tenía razón y es perfectamente recomendable vivir en la calle con apenas dos o tres pertenencias.

El fenómeno no es nuevo, pero Internet lo ha vuelto más presente y también más vertiginoso (como todo lo que toca). Hasta hace unas décadas, estos contenidos circulaban más bien en forma de libros impresos y por lo mismo era un tanto más lento el cambio que ocurría entre una recomendación de vida y otra. Incluso ciertos textos como los Ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola o el Manual de Epícteto, por ejemplo, podrían mirarse desde esta perspectiva: aun en su propia especificidad religiosa o filosófica, parte de su intención es presentarse como una serie ordenada y coherente de recomendaciones para “cambiar” la forma de vida tal y como se lleva hasta ahora por otra que promete ser “mejor”.

Podríamos detenernos por un momento en este enfoque moral o ético y admitir que el ser humano busca, efectivamente, ser mejor o vivir mejor, y que de esa búsqueda han resultado tanto la elaboración de todos esos métodos de vida como el deseo de divulgarlos.

Sin embargo, a juzgar por el desarrollo general e histórico de nuestra especie, ese razonamiento podría ser puesto en duda, cuando no descartado. ¿El ser humano busca ser mejor? 10 mil años de historia civilizada (aproximadamente) no nos han alcanzado para lograrlo.

Parece más factible o más sencillo pensar que más que ser mejor, el ser humano simplemente necesita entender qué es la vida y por qué está vivo. En una palabra, busca significado. En la medida en que el ser humano experimenta la existencia con misterio o confusión, porque no entiende si vivir tiene un propósito más allá de la vida en sí, esas “sugerencias de vida” a las que hemos aludido, religiosas o filosóficas, esotéricas o pop, profundas o superficiales, pueden leerse como los resultados a los que algunos han llegado en su intento de responder a esa pregunta fundamental de la existencia. 

En su exploración por el sentido de la vida, el ser humano ha elaborado ciertos métodos de “vivir bien” que en algunos casos, por afortunada casualidad, pueden resultar en ser mejor.

En este sentido, un segundo motivo por el cual continúan surgiendo y consumiéndose dicho tipo de textos podría ser que en esa misma búsqueda de comprensión sobre el significado de la existencia, el ser humano opera en dos vías: quienes buscan dar la respuesta a alguien más y quienes buscan obtener la respuesta de alguien más. Se trata, en cierto modo, de dos momentos de un mismo acto y por ello puede considerarse la misma motivación. El origen de ésta, por otro lado, es atávico, pues el acto de enseñanza-aprendizaje es tan antiguo como nuestra especie y se encuentra en la base misma de nuestra evolución y nuestra supervivencia. El padre o la madre que enseña algo a su hijo no hacen nada muy distinto a aquello que otros personajes equivalentes hicieron hace cientos, miles o millones de años.

Y ahí, justamente, es donde se encuentra la respuesta a la pregunta que da título a este artículo. ¿Por qué a veces es tan difícil poner en práctica todo lo que leemos? Y si no todo, al menos sí aquello que nos convence o simpatiza. Tal o cual método para dejar de fumar, los consejos para hacer nuestra vida más simple o más ligera, las lecciones de tal gurú para sufrir menos o entendernos mejor. Lo leemos, las ideas nos cuadran, quizá durante 2 o 3 días las tenemos en mente e incluso llevamos algunas de ellas a la práctica… pero eventualmente la intención se disuelve, sin siquiera darnos cuenta.

Un día recordamos de pronto, acaso porque nos encontramos con un artículo que nos parece conocido, esa temporada en que coqueteamos con la dieta paleovegetariana o que probamos una nueva rutina de ejercicios que prometió tonificar nuestros músculos, desintoxicar nuestros sistemas, alinear nuestros chakras y renovar el brillo de nuestra aura. ¿Dónde quedó toda esa voluntad que de inicio parecía tan firme?

En parte, dicho abandono se debe a que esos métodos que adoptamos arriban a nuestra vida pero no surgen directamente de ésta. Como si se tratase de una planta, esas ideas llegan, las acogemos, las cubrimos con un poco de tierra y quizá las cuidamos un poco, pero al final se marchitan. 

Continuando con la metáfora anterior podríamos pensar algo más, un tanto más específico aún: que la planta muere sobre todo por la maleza del terreno adonde llega, en donde se afanaba por sobrevivir pero entre la cual terminó ahogada. 

La maleza está ahí, sin embargo. La maleza persiste, pero no las nuevas plantas. ¿Por qué?

En cierto sentido, porque la maleza sí nace de nuestro interior y es de nuestro interior de donde obtiene la vida. La maleza son esos hábitos que desarrollamos y adoptamos en algún momento de nuestra existencia, incluso sin darnos cuenta, los cuales seguimos preservando (a veces también sin darnos cuenta) y que en muchos casos nos impiden realizar cambios que quisiéramos para nosotros mismos, sin importar si se trata de uno modesto o sencillo u otros que podríamos considerar radicales. 

A veces estamos tan acostumbrados a ver el terreno de nuestra vida bajo cierto aspecto, que creemos que la maleza le es propia, porque siempre ha estado ahí y nos ha parecido que siempre ha formado parte del paisaje. Es más, ni siquiera ha pasado por nuestra cabeza que podría ser posible vivir sin toda esa maleza a la vista. 

Sin embargo, si queremos sembrar nuevas semillas, es necesario limpiar el terreno, remover la tierra, airearla y prepararla. Sólo entonces nuevas plantas podrán prosperar, nuevas flores alegrarán la vista del terreno y eventualmente quizá podamos incluso cosechar ahí nuevos frutos.

 

Del mismo autor en Pijama Surf: Una vida sin planes ni objetivos: ahí se encuentra el sentido de la existencia

 

Twitter del autor: @juanpablocahz

 

Imagen de portada: Diógenes sentado en su tinaja, Jean-Léon Gérôme (1860)

Te podría interesar:

3 acciones para liberarte de un comportamiento adictivo (desde la raíz)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 05/21/2018

La adicción es el resultado de un patrón de pensamiento y conducta del que no nos hemos hecho conscientes

Hasta cierto punto, el apego es un patrón de pensamiento y de conducta propio del ser humano. La formación habitual que recibimos nos encamina a ello: el aprendizaje está basado en la repetición, el afecto suele estar acompañado de la presencia constante, el sistema social en que vivimos fomenta la idea de formarse una “identidad” individual que además se considera valiosa, etc. Todo ello crea en nuestra mente una fuerte inclinación al apego, de la cual partimos para experimentar prácticamente todo en nuestra vida, de manera inconsciente casi siempre, misma que utilizamos, muchas veces, sin siquiera darnos cuenta de ello.

Sin embargo, como notaron los sabios que escribieron los Vedas y el Buda después de ellos, el apego es la causa fundamental de sufrimiento, por la sencilla razón de que apegarse a algo genera un conflicto con el cambio natural de la existencia. 

Esto es muy fácil de decir, no tanto de entender y menos aún de practicar, pero comenzar a notar la contradicción existente entre el apego y el flujo de la vida es el inicio del camino que puede liberarnos del sufrimiento. 

Un ejemplo muy sencillo –y el cual da el título a esta nota– son las llamadas adicciones. En Occidente, este término se toma casi siempre negativamente y en muchos casos está asociado a manifestaciones muy particulares (la adicción al juego, al alcohol o a las drogas, por ejemplo), pero lo cierto es que su expresión es múltiple y aun subjetiva. Se puede ser adicto igualmente al trabajo, la comida o el ejercicio físico, también a cierto tipo de relaciones personales (notablemente de pareja) e incluso a estados emocionales como la tristeza o el enojo.

La adicción, en este sentido, es una forma de apego. Ampliar el concepto usual que tenemos sobre el comportamiento adictivo nos ayuda a comprenderlo mejor, a situarlo en perspectiva y, de paso, a ser más compasivos con otras personas cuyos patrones de adicción han provocado serias consecuencias en su vida. 

¿Cómo definir, bajo esta luz, una adicción? En términos sencillos, podemos decir que se trata de un patrón mental de apego que nos impide experimentar la vida tal y como se presenta. 

Quizá esta definición pueda parecer demasiado simple y por lo mismo imprecisa, pero si nos tomamos un momento para examinarla, nos daremos cuenta de que un comportamiento se reduce en última instancia a esos pocos elementos.

La complejidad de una adicción está en su relación con otros elementos de nuestra existencia y nuestra formación personal. El patrón de pensamiento al que estamos apegados y que dispara nuestra adicción es simple, pero en la medida en que se ha sostenido en otros aspectos de lo que somos (o creemos ser) y también por su carácter inconsciente, puede parecernos complejo, incomprensible y por lo mismo insuperable.

En este sentido, el apego puede mirarse como una bola de nieve que rueda pendiente abajo: se vuelve más grande conforme avanza, pero también arrastra consigo mucho de lo que encuentra a su paso. De ahí la dificultad para dejar atrás un comportamiento adictivo: es una acción que realizamos sin saber por qué, pero igualmente continuamos haciéndola. Dicho de otro modo, se trata de una acción llevada a cabo desde la inconsciencia.

Por eso también el único “antídoto” realmente efectivo contra los comportamientos adictivos es la conciencia, esto es, darnos cuenta de todo lo que sucede con nosotros mismos aquí y ahora, sin dejarnos arrastrar por patrones de pensamiento que usualmente dejamos que operen “en automático” y que nos llevan a un estado que no es necesariamente el presente.

 

Date cuenta

Comienza por darte cuenta de los momentos en que se presenta el comportamiento adictivo que quieres “desactivar”. No sólo en sus condiciones generales, sino sobre todo en su especificidad. Esto es, de inicio mira esos comportamientos adictivos de los que quisieras deshacerte (algunos son más obvios que otros), pero también las circunstancias en los que se presentan. El impulso de distraerte (con las redes sociales, por ejemplo), de estar en compañía, de irritarte o enfadarte, de comer o beber… ¿cuándo ocurre exactamente, y en qué condiciones?

 

Observa (sin juzgar)

Una vez que has comenzado a notar tus patrones adictivos, sigue hacia un nivel más refinado de conciencia. Observa tus emociones, las sensaciones en tu cuerpo y también las imágenes mentales que acuden a ti cuando se dispara la necesidad de satisfacer tu adicción (tus asociaciones, recuerdos, pensamientos que parecen azarosos, etc.). En todo momento intenta hacerlo sin juzgarte a ti mismo (a), sin hacerte ningún tipo de reproche, sin desesperarte ni asustarte. Sólo observa. Eres tú mirando tu conciencia: nada más.

 

Practica el “dejar ir”

Si has comenzado a percibir conscientemente los caminos que sigue tu mente para conectar el patrón adictivo, puedes intentar practicar el “dejar ir”, esto es, no repetir ese mismo comportamiento, simplemente soltarlo y dejar que se diluya en el transcurso natural de la vida. Quizá ahora entiendes los motivos de tu adicción, cómo te permite ser y por qué pareces necesitarla; quizá ahora ves que no es que las cosas “sean así”, sino que son así en este momento pero también podrían ser diferentes; quizá has vislumbrado la serie de circunstancias que dieron pie a tu comportamiento adictivo… Si sientes que ya no necesitas nada de eso, ¿por qué no simplemente dejar de hacerlo?

 

Como podrás notar, todo esto no es más que un ejercicio de conciencia que comienza en la observación paciente y sigue hacia la decisión concreta de un cambio. La conciencia es sin duda la herramienta más poderosa del ser humano, mucho más poderosa que cualquier adicción y también más efectiva que la llamada “fuerza de voluntad”. 

A veces, cuando se habla de combatir una adicción o cambiar hábitos nocivos por otros más bien positivos, se invoca el poder de la fuerza de voluntad y frases como “Si quieres, puedes”, pero el punto ciego de esta perspectiva suele ser la subjetividad del ser humano, la cual, en esta situación en particular, se manifiesta no sólo en la adicción sino, sobre todo, en la manera en que una persona ha actuado durante toda su vida. La formación subjetiva determina “maneras de hacer” que repetimos incesantemente, sin cuestionar y más bien creyendo que “es así” y que todo el mundo actúa de la misma forma. Cuando pensamos que basta con poner la voluntad en algo para hacerlo, solemos perder de vista esos patrones mentales aprendidos que asociamos con hacer. Digamos, a manera de analogía, que poner sólo nuestra voluntad para modificar un hábito profundamente arraigado de nuestra existencia es como reunir todos los materiales para construir una casa pero tener a nuestra disposición el plano para construir un barco. 

En el caso de un comportamiento adictivo y, en general, para todos los cambios que queramos hacer en nuestra vida, es necesario cambiar el plano.

 

También en Pijama Surf: 4 estrategias de inspiración zen para combatir la procrastinación

 

Imagen de portada: Michel Tolmer