*

X

¿Qué ocurre en el cerebro de las personas que son engañadas por su excesiva autoestima?

Salud

Por: pijamasurf - 05/01/2018

Es decir, ¿cómo es posible que una alta autoestima y autosuficiencia puedan evolucionar al grado de distorsionar la realidad?

La confianza en uno mismo, según los psicólogos, es el resultado del autoconcepto y la autoestima. Esta última puede variar ante diferentes estímulos como el trato de los otros hacia uno, la crianza, la eficacia con que uno se enfrenta a cada uno de los retos de la vida, etc. Para tener una autoconfianza empoderada y saludable no hay una solución de 5 segundos, sino que se requiere de un largo trabajo de introspección, sinceridad y una motivación constante. En muchas ocasiones, los terapeutas de la salud mental recomiendan hacer un cambio de mentalidad (mindset), en el que se introduzca un pensamiento positivo a favor del éxito.

No obstante, ¿qué pasa cuando la autoconfianza desborda la realidad? De acuerdo con el biólogo Dominic Johnson y el científico James Fowler, el exceso de autoconfianza:

sólo resulta en valoraciones falsas, expectativas irracionales y decisiones arriesgadas, por lo que queda por descubrir cómo esta falsa creencia puede evolucionar o establecerse en una población con estrategias competitivas que incluyen creencias si bien precisas, imparciales.

Es decir, ¿cómo es posible que una alta autoestima y autosuficiencia puedan evolucionar al grado de  distorsionar la realidad?

Psicólogos como Heidi Grant, de la Universidad de Harvard, proponen como ejemplo el caso del actual presidente de EEUU, Donald Trump, quien no sólo se considera un ser apto para su puesto de trabajo, sino que culpa a otros cuando los resultados o las consecuencias de sus decisiones se salen de sus manos y, además, no son del todo positivas. Grant se pregunta entonces: “¿Por qué la persona con excesiva autoconfianza permanece felizmente ignorante de sus propias limitaciones?”.

Si bien podríamos sacar a relucir el bien conocido efecto Dunning-Kruger, nuevas investigaciones han llegado a considerar otras opciones. Los psicólogos sociales Joyce Ehrlinger, Ainsley Mitchum y Carol Dweck consideran que este fenómeno puede relacionarse con las creencias implícitas que el individuo tiene sobre la maleabilidad de su carácter y sus habilidades. En otras palabras:

hay ciertas personas que ven tanto a su personalidad como a su inteligencia como fenómenos ‘fijos’ (es decir, vives de cierta manera y no puedes hacer nada al respecto), mientras que otros creen que son capaces de adaptarse al cambio y a desarrollar con esfuerzo una experiencia.

Normalmente, los individuos con el primer tipo de mindset prefieren demostrar que son inteligentes ante los demás, antes que buscar otras oportunidades para volverse más inteligentes. De hecho, en los estudios de estos investigadores se comprobó que:

aquellos estudiantes con un mindset fijo en verdad eran excesivamente autoconfiados –sus estimaciones eran más del 25% más altas que sus resultados–. Y aquellos estudiantes que creían que sus habilidades eran maleables –i.e. un mindset de crecimiento– subestimaron su desempeño por un 5%.

Es como si poseer un mindset de habilidades fijas llevara a la gente a sobrevalorar esas habilidades.

Este tipo de mindset puede convertirse en la clave para entender la regulación de la autoconfianza, pues Ehrlinger y sus colaboradores descubrieron que los estudiantes con un mindset fijo se esmeraban más en problemas sencillos y menos en los más complejos, seleccionándolos de manera que pudiesen reforzar su exceso de autoconfianza –y así, confirmar su opinión sobre ellos mismos–. Por lo anterior podemos concluir que, con la psicoeducación adecuada, se puede moldear una personalidad más maleable:

Con esto no se quiere decir que una persona no es estable con el paso del tiempo, pero estudios longitudinales sobre los rasgos de personalidad han encontrado que los rasgos varían considerablemente con la edad, así como los coeficientes intelectuales que pueden cambiar según el medio ambiente y el aplicador de la prueba. Sí, hay límites, pero las personas pueden y suelen cambiar con esfuerzo y experiencia.

Después de todo, la personalidad de un individuo puede ser reflejo tanto del cerebro como de su neuroplasticidad, que pueden modificarse con el paso del tiempo y llenarse siempre de riquezas culturales, diversidades sexuales y conocimientos extendidos en el tiempo y el espacio. Bastaría entonces tomar conciencia sobre la realidad de uno mismo y, a partir de esto, llevar a cabo acciones que lo afectan a uno y, asimismo, a segundas e incluso a terceras personas.

 

Fotografía principal: The Simpsons, por Matt Groening

Te podría interesar:

¿Viagra para mujeres? Estimular eléctricamente este nervio aumenta el deseo sexual femenino

Salud

Por: pijamasurf - 05/01/2018

Un equipo de la Universidad de Michigan, en EEUU, localizó el nervio clave para aumentar el deseo sexual en las mujeres: el nervio tibial

Pese a la vasta bibliografía que existe en torno a la sexualidad, son muy pocos los datos y las investigaciones relacionados con la sexualidad femenina. De hecho, sólo hace un par de años salió a la luz la verdad sobre el clítoris: aunque antes se pensaba que se trataba de un “pene pequeño”, ahora se estima no sólo que su aspecto es más complejo e interesante sino, también, que posee más terminaciones nerviosas, cuyas únicas funciones son brindar placer. Frente a estas diferencias genéricas, diversos grupos de investigadoras buscan fomentar una mayor educación sexual en las mujeres para asegurar una salud sexual plena.

Desgraciadamente, los milenios de represión y acoso hacia el placer sexual femenino han tenido consecuencias: al menos una gran parte de la población femenina vive su sexualidad con culpa y, en muchas ocasiones, hasta reprimen el placer tanto en sus vidas como en sus cuerpos. Esto a su vez resulta en trastornos o desórdenes como el deseo hipoactivo, un desorden que afecta no sólo la vida erótica de una persona, sino también sus vínculos y su autoconcepto. De acuerdo con el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Madrid (CPFCM), en España, 46% de las mujeres entre los 40 y 80 años de edad sufre este trastorno, lo cual implica un 14% más que sus coetáneos del sexo opuesto.

Si bien existen fármacos que buscan disminuir las disfunciones sexuales, son exclusivos para el funcionamiento del aparato sexual masculino; el más conocido de ellos es el Viagra. No obstante, no hay un fármaco que pueda fungir como referencia para el tratamiento del desorden del deseo hipoactivo femenino. A la mente vienen nombres como el Addyi –o “el Viagra rosa”–, el cual se basa en la actividad de la flibanserina para reactivar el deseo sexual de la mujer –siempre y cuando la ausencia de deseo no esté relacionada con la menopausia, el tratamiento hormonal, el consumo de cualquier sustancia psicoactiva, etc.–; sin embargo, este desorden se asocia directamente con el estrés emocional y, por lo tanto, hay muy pocas opciones farmacéuticas o médicas para reducir su incidencia y el malestar que provoca.

Actualmente, gracias a una investigación que inició hace 20 años, existe un tratamiento que está buscando una manera de enfrentar este desorden femenino. Un equipo de la Universidad de Michigan, en EEUU, localizó el nervio clave para aumentar el deseo sexual en las mujeres: el nervio tibial, una de las ramas del nervio ciático que va desde la planta de los pies hasta la parte inferior de la columna. Según los investigadores, es posible acceder al nervio tibial desde el tobillo, por lo que estimular esta zona mediante pequeñas descargas podría implicar mejorías en la salud. El resultado parece inclusive haberles sorprendido a ellos mismos, pues tras varias sesiones de descargas eléctricas en el nervio tibial, notaron una significativa mejora en la experiencia sexual de las mujeres del grupo de control. Esto podría deberse a que el nervio tibial se encuentra en contacto con los nervios de la pelvis y éstos, a su vez, con la médula espinal.