*

X

Amazon compra la farmacéutica online PillPack: ¿Qué significa esto para el mercado y el futuro de la salud?

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 06/29/2018

Amazon estratégicamente adquiere PillPack, una compañía que tiene licencia para vender medicamentos en línea en todo Estados Unidos

Amazon sigue consolidando su imperio con la adquisición de PillPack, una relativamente pequeña farmacéutica que vende medicamentos en línea. Amazon pagó mil millones de dólares por una empresa que apenas genera 100 millones de dólares al año, pero que, sin embargo, cuenta con licencia para vender y prescribir medicamentos en todo Estados Unidos. Amazon había anunciado ya una incursión al negocio de la salud pública, en conjunto con JP Morgan Chase y BerkshireHathaway, pero se creía que podía tardar varios años en cuajar debido justamente a la dificultad de los trámites para obtener las licencias. Con PillPack, la compañía de Jeff Bezos ha ganado tiempo y ha obtenido también la tecnología necesaria para manejar pedidos, llenar prescripciones y enviar medicamentos -algo que, por supuesto, sólo podrá robustecerse con la capacidad que tiene Amazon para enviar rápidamente productos. 

El mercado ha reaccionado al anuncio con la caída en picada de los ahora competidores de Amazon, compañías como Walgreens o CVS entre otras farmacias han llegado a perder cerca de 10% en el mercado en dos días. Amazon podría perturbar el mercado debido a su capacidad de entregar productos el mismo día, de esta manera compitiendo no sólo con las farmacias online sino sobre todo con las farmacias físicas en todo Estados Unidos. Además, el gigante del comercio -es decir de casi todo- compró el año pasado, también en junio, el supermercado Whole Foods, donde podría colocar sus productos farmacéuticos. 

Algunos analistas advierten que si Amazon logra proveer un servicio suficientemente expedito -algo muy probable en un futuro cercano- esta compra podría significar para las farmacias algo similar a lo que Uber ha sido para los taxistas o Netflix para Blockbuster. El reto de Amazon yace en poder satisfacer las necesidades de clientes que no sólo toman medicamentos de manera regular -lo cual es obviamente ya un mercado enorme- sino vender también medicamentos como antibióticos y demás que resuelvan casos específicos con entregas al mismo día. Con esto podría convertirse en un poderoso competidor para todas las farmacias regulares. 

Más allá de convertirse en un importante jugador en el mercado de la salud, Amazon con esta movida parece acercarse cada vez más al dominio total del comercio en general. Amazon es la compañía que vende todo en línea pero cada vez más está expandiéndose al mundo offline. En un futuro Amazon podría ser casi la única tienda en el mundo, no sólo la que tiene todos los productos, sino donde los productos responden a las necesidades de los consumidores de manera inteligente y predictiva. El verdadero poder detrás de Amazon, más allá de su increíble capacidad para entregar productos, son los datos. Amazon se perfila como el gran ganador del futuro "Internet de las cosas". Por una parte ya tiene a Whole Foods para coordinar con un refrigerador conectado a Internet, con lo que no tendremos que hacer nada nunca más para tener siempre leche fresca o limones disponibles. Amazon, además, ya tiene un implante en el hogar: Alexa, el asistente personal que puede evitarnos la molestia de hablar a la farmacia. "Alexa me duele la cabeza", podría en un futuro próximo ser la forma intuitiva en la que pedimos un analgésico. Pero más aún, si nuestra salud -nuestro historial médico, el monitoreo de nuestros signos biométricos, etc.- está en la nube y conectada a diversas apps, podemos recibir un cóctel de vitaminas, suplementos y diferentes productos para tener una salud óptima personalizada, casi transhumana. Por otra parte, al comprar PillPack, Amazon sólo expandirá su imperio de big data. Ahora tendrá información más robusta sobre los hábitos farmacéuticos de miles de personas. PillPack apenas cuenta con 40 mil clientes regulares, pero esto seguramente se ampliará exponencialmente en los siguientes años. Cómo cruza toda sus plataformas aplicando los insights de los datos es lo más interesante que veremos en el futuro de Amazon.

Aunque no hay duda que bien usado esto podrá llevar a una optimización farmacéutica de la salud, existen también ciertos temores. El principal tiene que ver con que Estados Unidos y el mundo en general vive en un estado de sobremedicación, algo que puede apreciarse particularmente con la creciente adicción a los analgésicos opiáceos de prescripción y a los ansiolíticos, lo cual está vinculado con suicidios y crímenes violentos. Asimismo, el abuso de antibióticos y de medicamentos de uso corriente como el Omeprazol o el Paracetamol, entre muchos otros, representa un importante problema de salud a nivel global. Es conocido el enorme poder de los algoritmos para en ocasiones predecir e incluso influir en el comportamiento de los usuarios. La mentalidad de crecimiento infinito que domina en la economía actual, particularmente en la tecnología, no debiera aplicarse a la salud. Evidentemente esto tendrá que manejarse con gran delicadeza y responsabilidad. 

 

Te podría interesar:
Las posibles explicaciones de por qué las personas tienen una dependencia por agarrar sus teléfonos mientras caminan son fascinantes

El hombre moderno tiene ya una especie de apéndice de su cuerpo: el teléfono celular, llamado paradójicamente smartphone. En un estudio reciente, realizado por investigadores de la Universidad de Illinois, se analizó a más de 3 mil personas mientras caminaban por las calles de París. El estudio tiene el insidioso título "The Phone Walkers: A study of human dependence on inactive mobile devices". Hay una cierta ironía en "la dependencia humana a los aparatos móviles inactivos".

En suma, el 30% de los hombres caminan con un teléfono en la mano, y el 37% de las mujeres. Sin embargo, cuando hombre y mujer caminan juntos, el número desciende a 18%; cuando personas de ambos sexos caminan juntos, el número es más alto que cuando caminan con personas del mismo sexo. Esto sugiere que al menos las parejas sienten menos la necesidad de estar tocando su teléfono; una inferencia posible al respecto es que usamos los teléfonos como herramientas para alcanzar lo que realmente queremos, que es caminar tomados de las manos. Los celulares se vuelven herramientas o quizás, más aún, sustitutos y muletillas de eso.

Los autores hacen diferentes interpretaciones sobre esta necesidad de tomar el teléfono. Una de ellas señala que ya que nuestras vidas sociales enteras están en el teléfono, tenerlo en la mano es una forma de sentirse conectado. Otra interpretación más elemental es que simplemente sentimos ansiedad cuando nos separamos del teléfono, y manipularlo evita esta ansiedad. Otra más es la hipótesis de que la tecnología le da confianza a las personas, ya sea para sentirse seguros o para presumir y recibir atención, gracias a nuestros fabulosos aparatos.

Los investigadores notaron que la gente caminaba con sus teléfonos en la mano pese a tener bolsas o accesorios donde podrían guardarlos, por lo que descartan la posibilidad de que simplemente se trate de utilidad y afirman que existe una dependencia a este respecto.

 

Imagen: tecmundo.com.br