*

X

El desastre de Maradona: insulta al equipo contrario, colapsa y tiene que ser atendido por paramédicos

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/26/2018

El comportamiento de Maradona ensombrece el triunfo de Argentina

Aunque Argentina logró avanzar a la siguiente ronda en un dramático partido contra Nigeria en el Mundial de Fútbol Rusia 2018, los encabezados -al menos entre los neutrales- se los llevó Diego Maradona, el astro argentino cuya vida después de las canchas es casi tan deplorable como genial fue su carrera futbolística. 

Primero, Maradona estuvo en los reflectores luego de que apareció en la transmisión del encuentro celebrando el gol del triunfo de Argentina enseñando el dedo medio al equipo rival y gritando "putos". La misma palabra, pero esta vez con mucha más vehemencia, que dedican los aficionados mexicanos a los rivales y por la cual la Selección Mexicana ha sido multada. Esto ya le había granjeado la reprobación de numerosos comentaristas y aficionados, pues muestra una evidente falta de control.

Luego se empezaron a difundir imágenes de Maradona desplomándose al salir de la grada y entrar a un salón VIP. Antes ya se le había visto en un estado de intensidad frenética que oscilaba con un estado casi de desmayo, que hizo pensar a muchas personas que tal vez Maradona había consumido algún tipo de estupefaciente; aunque esto por supuesto es especulación, es difícil no pensar en ello, dado el historial de Maradona con la cocaína. 

Diversos medios argentinos informaron que Maradona tuvo que ser tratado por paramédicos, luego de que tuviera que ser casi cargado por sus acompañantes. Aparentemente, le revisaron la presión sanguínea y no pasó a mayores, aunque se veía intensamente frágil. La cadena TeleSur publicó una imagen de Maradona, ya recuperado, e informó que estaba a punto de viajar hacia Moscú. Se difundió información de que Maradona había tenido que ser llevado al hospital, algo que TeleSur, la cadena con la que trabaja, desmintió.

La montaña rusa emocional del partido, aunada a una condición no muy sana, parecieron hacer merma en el que algunos consideran el mejor jugador de la historia y quien ha criticado profusamente a la selección argentina actual, incluyendo a Messi, quien tal vez ocupará su lugar como el mejor jugador argentino de todos los tiempos. 

No hay duda de que este es un ejemplo de la pasión insana del fútbol. Maradona vive con una pasión insana su condición de aficionado de la selección de su país, y él mismo padeció insanamente la pasión de los aficionados. Como escribió Eduardo Galeano, el peso de tener que ser la deidad del estadio y cargar la pasión de millones de argentinos fue demasiado pesado para Maradona en los últimos años de su carrera. 

 

Te podría interesar:

“Para ti soy el señor Presidente”: Emmanuel Macron a joven que lo llamó ‘Manu’

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/26/2018

Un penoso incidente entre la solemnidad del presidente de Francia y la feliz irreverencia de un joven estudiante

El pasado lunes, durante la conmemoración de una efeméride nacional que celebra a los caídos durante la segunda guerra mundial, el presidente de Francia protagonizó una escena que le ha dado la vuelta al mundo, al increpar a un adolescente que tuvo el mal tino de dirigirse a él de manera exageradamente familiar.

Los hechos ocurrieron en Suresnes, una comuna francesa perteneciente al departamento Hauts-de-Seine. Macron acudió al lugar donde cada 18 de junio, desde 1960, se recuerda a los franceses caídos durante la segunda guerra mundial. Al hacer el recorrido usual que suelen emprender los políticos en eventos públicos como este, Macron llegó hasta una zona donde se encontraba un grupo de adolescentes, uno de los cuales parecía estar preparado para la ocasión: apenas vio que el presidente se acercaba, comenzó a entonar los primeros versos de “L’Internationale” (la canción que se originó en la Comuna de París y que identificó a numerosos movimientos sociales del siglo XX) y acto seguido, saludó a Macron llamándolo con un amigable “Manu”.

El presidente montó en cólera y comenzó a increpar al joven, diciéndole que se encontraba en un acto oficial y que se tenía que comportar acorde a las circunstancias; lo trató de “imbécil” y al final le dijo que a él lo debía llamar “señor presidente de la república o señor”. El muchacho, visiblemente consternado, no tuvo otra reacción más que acatar la reprimenda. En este video puede apreciarse el intercambio entre el joven y Macron.

Más allá de la anécdota, el incidente condensa algunas actitudes que vale la pena señalar. Por un lado, ese pisoteo de la espontaneidad que se encuentra en la base de la educación y que poco a poco, conforme se repite en diversos ámbitos (la familia, la escuela, las instituciones sociales, etc.), va minando la autenticidad del sujeto, según argumentó con lucidez Erich Fromm

Por otro lado, sin embargo, vale la pena recuperar las palabras finales de Macron. Luego de reconvenir al joven, el presidente francés le dijo: “Antes de hacer la revolución, aprende a obtener un diploma y a alimentarte por ti mismo”. Si bien la primera condición es sumamente discutible, en la segunda podría concederse cierta razón al político, pues la autonomía personal es, en efecto, el único camino que conduce a la libertad auténtica. 

Si un día, como género humano, somos capaces de educar, a gran escala, personas que por encima de todo busquen valerse por sí mismas, quizá ese día descubramos que en el fondo no necesitamos de “presidentes de la república” ni que nos dirijan o nos reconvengan, porque somos suficientemente responsables para hacernos cargo de nuestra vida. 

 

También en Pijama Surf: Desamor y reconquista del instante: una fórmula contra el miedo a la libertad de nuestra época