*

X

Las preguntas que hacemos podrían estar creando el mundo que experimentamos

AlterCultura

Por: pijamasurf - 06/06/2018

El efecto del observador en la física, según la interpretación de John Wheeler, sugiere que vivimos en un mundo participativo en el que la realidad surge de nuestras interrogaciones

El físico John Archibald Wheeler fue sin duda uno de los físicos más importantes del siglo XX, famoso, entre otras cosas, por acuñar el término "agujero negro" y por su interpretación de la mecánica cuántica basada en lo que llamó un "universo participativo". 

Wheeler, quien fue discípulo de Niels Bohr, consideró, después de un largo análisis de lo que implicaba la teoría cuántica, que el cosmos debía de ser un fenómeno participativo, es decir, que sólo existía en dependencia del acto de observación, esto es, de nuestra conciencia, como señala John Horgan en su perfil de Wheeler para la revista Scientific American. Uno de los aspectos más interesantes de la teoría de Wheeler es el paralelo que trazó con la teoría de la información de Shannon. Para Wheeler el bit de información era análogo al quantum de la física, la unidad mínima que es definida por el acto de observación (de allí su famosa exclamación It from bit):

Cada eso [it], cada partícula, cada campo de fuerza, incluso el mismo tiempo-espacio, deriva su función, su significado, su existencia misma -aunque en ciertos contextos de manera indirecta- de las respuestas que se obtienen a preguntas de sí o no, selecciones binarias, bits que se generan a partir de los aparatos [de medición].

Para explicar la naturaleza de la realidad a Wheeler le gustaba contar el siguiente ejemplo, basado en una versión alterna del popular juego "20 preguntas". En la versión convencional, una persona sale de una habitación mientras el resto de los participantes se pone de acuerdo sobre una persona, lugar o cosa que será la respuesta. El individuo que salió luego tiene 20 preguntas, que serán respondidas con "sí" o "no", para adivinar. En la versión de Wheeler, la persona que responde sólo pensará en el objeto de la respuesta una vez que se le haya hecho la pregunta y no antes. Todas las demás personas harán lo mismo, de tal forma que la respuesta sea consistente con todas las preguntas previas. Este ejemplo es ilustrativo, según, Wheeler, porque muestra, al igual que en el caso del electrón que pasa a través de una rendija, que la realidad no emerge hasta que se hace una pregunta. "La situación no se declara a sí misma hasta que has hecho una pregunta. Y el preguntar una pregunta impide y excluye que se pregunte otra". Y si esto ocurre con el acto de observación que determina la posición y el momentum de una partícula, ¿no sucederá lo mismo con la realidad del mundo? Lo que implica esto es que la realidad que vivimos podría ser una función de las interrogantes de nuestra conciencia, algo que emerge a partir de las particularidades de nuestra observación; y si hiciéramos otras preguntas, el mundo sería otro. Por lo tanto, no existe un mundo allá afuera, externo y separado. Por eso Wheeler dijo: "Me tomo 100% en serio el hecho de que el mundo podría ser un producto de nuestra imaginación".

 

Más sobre este tema en Scientific American

Te podría interesar:

Clotaire Rapaille, el malévolo gurú del neuromarketing, sobre por qué el reptiliano siempre gana

AlterCultura

Por: pijamasurf - 06/06/2018

El genial y moralmente cuestionable gurú del marketing reptiliano

Clotaire Rapaille es uno de los principales gurús del marketing en el mundo, tomando ideas de la psicología del inconsciente y del cerebro reptiliano para manipular a los consumidores. Este multimillonario mercadólogo francés trabaja para muchas de las compañías de las 100 empresas principales del mundo, algo que suena un poco aterrador.

Rapaille basa su sistema en la teoría de Paul D. MacLean, quien divide el cerebro en tres partes, el córtex, el cerebro límbico y el reptiliano, siendo este último el más primitivo y el cual alberga nuestros instintos, específicamente orientados a reproducirnos y sobrevivir. Este cerebro sólo es accesible vía el subconsciente -aquí es donde entra la expertise subliminal de Rapaille, la cual apela a vincular instintos primitivos con productos de consumo-. 

En una reciente entrevista, Rapaille dijo que entre los tres cerebros "mi teoría es que el reptiliano siempre gana. No importa lo que hagas, ¡si tocas el reptiliano, boom!". El cerebro reptiliano es el más viejo y en cierta forma el más dominante, pero es necesario penetrar o eliminar las capas del cerebro racional y el emocional para llegar al puramente instintivo. Un ejemplo de esto es, como puede esperarse, el muy burdo caso de la forma en la que los hombres reaccionan a los cuerpos femeninos. Rapaille cita un estudio global que se realizó con hombres de diferentes culturas, conectados a electrodos, a los que se les mostró la imagen de diferentes mujeres. Cuando las mujeres no tenían curvas, no había casi reacciones en los electrodos; cuando sí tenían, acercándose a la proporción de 0.7 entre las caderas y la cintura, los electrodos mostraban gran actividad todas las veces. Esto tiene que ver con que los hombres están programados para intentar reproducirse con mujeres que tengan buenos genes, y este índice indica fertilidad. 

Con este razonamiento Rapaille ha logrado, por ejemplo, incrementar las ventas de papel de baño para Procter & Gamble asociando el papel de baño con la idea, el código cultural, de "independencia". Esto debido a que los estadounidenses vinculan inconscientemente el papel de baño con la independencia, con el momento en la infancia en el que aprendieron a ir al baño solos y se ganaron así, por primera vez, cierta privacidad. 

Como ese ejemplo hay muchos. Rapaille es brillante pero, sin duda, este tipo de ideas son peligrosas cuando están en malas manos y muestran ese enorme problema moral del mundo actual, donde la inteligencia es puesta al servicio de las ganancias económicas sin ningún recato o vergüenza.