*

X

Miss America le dice 'bye' a los bikinis: concursantes serán juzgadas por la belleza de su 'alma'

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/07/2018

Cambios radicales en los certámenes de belleza por la influencia del movimiento #MeToo

El certamen de belleza Miss America, con más de 90 años de existencia, anunció que cambiará drásticamente su formato, eliminando la pasarela de bikinis o trajes de baño que era uno de los distintivos del concurso. Con esto el certamen se pone en línea con el movimiento feminista #MeToo y sigue a Fórmula 1, que en esta misma tónica anteriormente eliminó a las modelos o azafatas de sus carreras (en ese caso, no sin controversia, ya que las mismas modelos -conocidas com "grid-girls"- manifestaron su descontento al perder su trabajo y argumentaron que ellas mismas libre y conscientemente realizaban su trabajo, y no eran víctimas explotadas por el patriarcado).

La directora del certamen, Gretchen Carlson, anunció que en la nueva versión de Miss America no habrá bikinis; en cambio, los jueces evaluarán a las mujeres conforme a "quiénes son como persona en el interior de su alma". Aparentemente, los jueces podrán apreciar mejor el alma de las concursantes en este nuevo formato.

Carlson es parte de una nueva directiva compuesta exclusivamente por mujeres, luego de un reciente escándalo en el que se filtró que los organizadores juzgaban a las candidatas por su apariencia e inteligencia. Según The Guardian, Carlson dijo que muchas mujeres le manifestaron que estaban interesadas en concursar pero desistieron por el apartado de desfilar en bikini con tacones. Aunque la medida es entendible conforme al movimiento social que se está produciendo, algunas personas creen que la decisión afectará el rating y colocará el programa en una crisis de identidad. Se espera que muchos otros certámenes de belleza tomen medidas similares y quizás, en un futuro, muchos podrían incluso desaparecer.  

Te podría interesar:

Estudio muestra que el paradigma de la belleza ideal femenina ha cambiado

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/07/2018

Estudio en el que participaron jóvenes universitarias sugiere que el ideal de belleza ha cambiado, acaso por influencia de las redes sociales

En la era de Instagram cualquiera puede ser top model, sin requerir de una agencia o un medio tradicional que difunda las imágenes. O mejor dicho, casi cualquiera, ya que se necesita belleza y un gran cuerpo. Sin embargo, las cosas se han democratizado un poco, como muestra un estudio reciente.

El paradigma colectivo de lo sexy parece haber dado un giro, de las modelos esbeltas que dominaron la industria las últimas 2 décadas, a una nueva figura que está más inspirada en el fitness. El imperio de los cuerpos tonificados. De los cuerpos que son logros del trabajo duro en el gimnasio. 

En una investigación realizada por científicos de la Universidad de Missouri-Kansas City se encontró que, para las mujeres universitarias, el nuevo estándar de belleza está lejos de la heroin chic de Kate Moss y se parece más al look musculoso y lleno de curvas de una modelo de fitness de Instagram. Para realizar el sondeo, se pidió a las jóvenes que evaluaran qué tan atractivas eran las participantes de Miss USA a lo largo de 15 años. Los resultados del estudio coincidieron con una tendencia reciente, observada en el concurso de belleza, a preferir cuerpos femeninos más tonificados.

Los investigadores citan sitios como Instagram, Tumblr y Pinterest, donde se postean imágenes de modelos que son admiradas por las jóvenes y que se cree que han influido en este nuevo estándar de belleza. Aunque estos resultados pueden ser identificados como positivos en general, existe una preocupante insatisfacción con la imagen corporal entre las mujeres jóvenes, quienes suelen compararse con modelos. Esto se veía antes acentuado, ya que en muchos casos las modelos que las jóvenes admiraban solían ser muy flacas, lo cual  es un peligro, pues puede propiciar el desarrollo de desórdenes alimenticios. El hecho de que el ideal ahora no sea el de un cuerpo tan esbelto, podría ayudar en este sentido.

Sin embargo, por otro lado, se podría argumentar que el incremento en la exposición a imágenes de modelos que son consideradas atractivas y admiradas, puede también aumentar el sentimiento de insatisfacción personal. Asimismo, los cuerpos de estas modelos en algunos casos son retocados tanto digitalmente como a través de operaciones, dando lugar a aspiraciones irreales o que requieren demasiada inversión. Y aunque en primera instancia estos cuerpos parecen ser más sanos,  se puede llegar al extremo y también distorsionar la verdadera salud para satisfacer un ideal de belleza, el cual, a su vez, puede ser otra distorsión. Y es que puede ocurrir fácilmente que la belleza no sea salud, especialmente cuando existe una presión social por tener una cierta apariencia que violenta la expresión natural. Asimismo, sería interesante realizar un sondeo para ver si los hombres tienen una preferencia similar, o lo que estamos viendo es una especie de masculinización de la belleza femenina que nace de cambios en la propia autoimagen de las  mujeres -y entonces, estaríamos presenciando una especie de  fragmentación o disociación en los polos sexuales. Pero esto es solamente especulativo, lo único que podemos decir de cierto es que hay una tendencia en las mujeres a ver como los cuerpos más tonificados como los cuerpos más deseables.

Por otro lado, un indicio de que esto no necesariamente conduce a una mayor salud colectiva, puede apreciarse en el hecho de que Instagram suele ser reportado como el medio social que más deprime a las personas, en gran medida debido a que éstas comparan sus vidas y sus cuerpos con los de las cuentas de modelos y celebridades.