*

X
Según informó CNN, Bourdain se suicidó

El reconocido chef Anthony Bourdain, famoso por ser un entusiasta de las diferentes culturas del mundo, ha muerto hoy a los 61 años de edad. Según CNN, la cadena que transmite su show Parts Unknown, Bourdain cometió suicidio. Numerosas personalidades lamentaron la muerte del exitoso chef, quien recientemente había empezado una relación con la actriz Asia Argento.

Bourdain era una de las grandes estrellas de la crítica gastronómica mundial, y tenía un apetito inmenso por viajar y descubrir lo más raro, remoto y delicioso -o al menos interesante-. En cierta forma era un intrépido bon vivant, una persona que gusta de la buena vida, del vino, la comida y las historias alrededor de ésta.

Se le considera uno de los mejores escritores sobre gastronomía y uno de los pioneros en la televisión sobre gastronomía, que actualmente vive un momento de bonanza. En su aspecto de conductor de TV se le recuerda por aparecer bebiendo cerveza con Barack Obama o conversando tranquilamente con Iggy Pop en Miami, entre otros momentos memorables. Bourdain llevaba a la mesa, por así decirlo, a todo tipo de comensales, desde vaqueros hasta feministas, líderes militares, seguidores de la Hezbolá, etcétera.

Entre sus peripecias culinarias, Bourdain llegó a comer testículos de oveja y ojos de foca en el Ártico -lo cual comparó con un McNugget de pollo, diciendo que era lo más desagradable que jamás engulló-. Además, fue un importante embajador de la comida mexicana y apoyó numerosas causas, como la de los migrantes y la feminista.

 

Aquí puedes leer sobre el ensayo que escribió Bourdain sobre la cultura mexicana y su importancia para Estados Unidos

Te podría interesar:

4 cosas que debes hacer para tomar mejores notas y realmente recordar lo que estudias

Buena Vida

Por: pijamasurf - 06/08/2018

Estos son los secretos para no perder el tiempo y realmente aprender usando notas

¿Cuántas veces hemos dicho que no necesitamos tomar notas, que podemos recordar lo que escuchamos... para luego quedarnos en blanco? O incluso, ¿cuántas veces hemos tomado notas sólo para nunca volver a consultarlas? La realidad es que el ser humano olvida, en promedio, el 40% de la información nueva en tan sólo las primeras 24 horas que le siguen a haberla leído o escuchado. Ante esta coladera mnemónica, la respuesta, hasta el momento inmejorable, ha sido tomar notas. Como sugiere Claire Brown, directora asociada del Victoria Institute, si tomamos notas podemos acercarnos al 100% de recordación. Sobre todo, si tomamos notas de manera organizada e interactuamos con ellas.

Quizás el mayor "hack" en este sentido es interactuar con tus notas al menos una vez en las siguientes 24 horas de haberlas tomado (esto está avalado por la ciencia). La clave está en hacer el aprendizaje activo y no pasivo. Para mantener el máximo porcentaje de eficiencia, se recomienda realizar una tercera repetición durante la semana. A continuación, desglosamos el método enseñado por Brown en cuatro puntos.

 

1. Cómo tomar notas

Brown enseña un método para tomar notas llamado Cornell Note-Taking System, que requiere que se utilicen las notas originales varias veces y en formas diversas, es decir, que estas notas sean trabajadas. Un ejemplo de este sistema, el cual implica que se deje espacio para que se hagan anotaciones posteriores, es la siguiente imagen:

La clave para tomar notas son: preparar la hoja para que se puedan tomar notas de la misma manera; dejar espacio para preguntas; parafrasear o escribir en tus propias palabras; escribir en frases cortas; usar bullets; subrayar lo importante.

 

2. Completar las notas

En la fase que Brown denomina "note making" se debe revisar el contenido; escribir preguntas que podrían responderse en las notas; conectar el material usando símbolos; intercambiar ideas con otros estudiantes para revisar las notas. Esta parte es la que podemos llamar "de completar las notas", y es posterior a la toma.  

 

3. Interactuar con las notas

Esta fase es el estudio activo de las notas. Brown recomienda escribir un pequeño resumen. También, implementar un horario para estudiarlas que se repita en el tiempo. Otra recomendación es usar las preguntas como formas de ensayar un posible examen.

 

4. Reflexionar sobre las notas

Esto quizás es un poco demasiado para el estudiante promedio, pero aquel que realmente tiene un compromiso con el aprendizaje puede beneficiarse de pedir feedback escrito de otro estudiante o de maestros sobre las propias notas. El término reflexión significa, sobre todo, reflexionar periódicamente sobre una unidad o un tema completo de manera regular. Encontramos un lejano eco en la lectio divina que utilizaban los bendictinos para estudiar: Lectio, meditatio, oratio, contemplatio.

 

También en Pijama Surf: 11 extraños tips para estudiar y hackear todo tipo de exámenes