*

X
El fenómeno conocido como capa de aire sahariano (SAL, por sus siglas en inglés) podría tocar pronto el sur y sureste de México

En los próximos días, el sur de México podría verse afectado por el fenómeno conocido como capa de aire sahariano (SAL, por sus siglas en inglés), totalmente natural en su formación pero de condiciones particulares en su desplazamiento.

Grosso modo, la capa de aire sahariano es una de las capas de la atmósfera que tienen su origen en el contraste de temperaturas entre el aire seco y polvoso del Sahara y la brisa marina que proviene del océano Atlántico. Inicialmente, la SAL cubre de lleno la región desértica del norte de África, en donde constituye la capa prevalente de la atmósfera. Sin embargo, debido a la naturaleza climática de la región, se desplaza hacia el océano, con lo cual, por el contraste de temperaturas, se eleva por encima de la atmósfera marina, provocando un fenómeno de inversión térmica que aumenta la temperatura de la SAL conforme más arriba se encuentre y, por otro lado, “cierra” la capa de polvo desértico.

Desde que se le conoce y se le estudia, se sabe que la SAL suele desplazarse hacia el océano Atlántico y liberarse en forma de tormenta en las inmediaciones de la región norte del continente americano.

No obstante, este año las autoridades de Protección Civil del gobierno mexicano están en un estado de alerta porque la capa de aire sahariano se encamina visiblemente hacia el sur del país; particularmente, la península de Yucatán. Asimismo, se prevé que el polo subsahariano podría llegar a las regiones cercanas al golfo de México y una parte del este del país. Aquí una visualización de la trayectoria que sigue la SAL:

En regiones del Caribe como Puerto Rico ya se ha notado la presencia de la “nube”, la cual se observa como una bruma. Aquí una imagen del diario puertorriqueño El Nuevo Día:

Los riesgos para el ser humano no son mayores. La SAL se caracteriza más bien por su efecto sobre la formación de ciclones y huracanes en el mar Caribe, a los cuales puede llegar a inhibir en razón de las ondas cálidas que trae consigo. De hecho, su presencia es también uno de los mejores ejemplos de que en la Tierra todo está conectado, pues sin el polvo del Sahara (el desierto más cálido del planeta) no existiría la exuberancia de la selva tropical del Amazonas (uno de los lugares donde se registran más precipitaciones anuales), según puede observarse en este video que compartimos hace poco.

 

También en Pijama Surf: El día que el Sahara se cubrió de nieve (FOTOS)

Te podría interesar:

Águila sorprende a zorro e intenta arrebatarle un conejo que había cazado (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 06/27/2018

¿Quién crees que triunfó en esta batalla de supervivencia?

La naturaleza no es ni desprendida, ni justa: simplemente, es. Si acaso, como pudo observar Charles Darwin y como han notado algunos científicos en otras épocas, parece existir cierta tendencia al equilibrio y la preservación, algunas cuantas “constantes” orientadas en ese sentido, pero fuera de eso, no es posible atribuirle algún propósito o valor ulterior a sus procesos. La vida en la naturaleza ocurre, y nada más.

Un ejemplo de ello fue atestiguado hace unos días en el Parque Nacional San Juan, localizado en el estado de Washington (EEUU), donde el fotógrafo Kevin Ebi pudo capturar el momento justo en que un águila intentó arrebatarle a un zorro el conejo que recién había cazado.

Ebi pudo tomar esta secuencia poque había fotografiado ya al zorro con un conejo (al que había atrapado poco antes) en el hocico. Para su sorpresa, de pronto un águila entró en el cuadro de su cámara. El ave fue de lleno en busca de la presa del zorro, tomándola con sus garras y remontando de inmediato su vuelo. 

Según se observa, el águila en cuestión fue un ejemplar de la especie Haliaeetus leucocephalus, conocida como águila calva y nativa de América del norte. Esta ave rapaz es especialmente poderosa: su cuerpo oscila entre los 70 y los 102cm de largo, con una envergadura de hasta 2m y un peso de entre 3 y 6kg. En las hembras, estas dimensiones son hasta un 25% mayores. Usualmente se alimentan de presas “pequeñas” (peces, otras aves, mamíferos), pero en caso de necesidad pueden recurrir a la caza de animales mayores. Se han documentado ocasiones en que un águila levanta y vuela con presas de entre 7 y 10kg. 

Por otro lado, se trata de una especie capaz de desplazar con facilidad a otros depredadores, tal y como quedó demostrado en esta serie fotográfica, en la cual la imagen final resume elocuentemente la manera en que se resuelven las cosas en la naturaleza.

 

También en Pijama Surf: ¿Y si la conciencia se desarrolló en nuestra especie para este fin?

 

Imágenes: Lost at E minor