*

X

Canadá desarrolla la primera cerveza auténticamente elaborada con cannabis

Buena Vida

Por: pijamasurf - 07/26/2018

Las bondades de la interacción de la cerveza, sin lo negativo del alcohol y con el high de la marihuana

Canadá se está frotando las manos y relamiendo el bigote, luego de que se convirtió en el segundo país en aprobar la legislación de la cannabis tanto medicinal como recreativa. Una de las principales razones por las cuales la legislación fue exitosa tuvo que ver con los prospectos económicos de la misma. Y al parecer, los canadienses no están esperando.

Se ha dado a conocer que científicos de Ontario ya desarrollan la primera cerveza hecha auténticamente a partir de la marihuana. Existen otras cervezas de cannabis que se fermentan con cebada y se les agrega aceite de cannabis, pero esto es distinto. En este caso la cerveza se fermenta con los tallos y raíces de la cannabis, lo cual se nota en los efectos.   

Los científicos, que trabajan para Province Brands, aseguran que han logrado resolver muchos de los retos a los que se enfrentaban las personas que querían crear auténtica cerveza de cannabis. Por ejemplo, el hecho de que sabía a brócoli. La cerveza que están fabricando no contiene gluten ni alcohol, pero sí THC y endocannabinoides, así que no emborracha pero si produce un high. Además, dicen, beber la cerveza de marihuana acelera la velocidad del efecto en comparación con otros comestibles, por ejemplo, un brownie, por lo cual podría ser altamente popular. El aspecto social de beber podría combinarse de una forma distinta, conservando ciertas interacciones, pero evitando algunos de los lados negativos del alcohol. Nada menos que una alternativa para el alcohol a nivel social.

Los canadienses podrán consumir libremente cannabis desde el 17 de octubre, aunque los productos comestibles tardarán 1 año en estar disponibles. Se cree que la industria de la cannabis podría significar hasta 15 mil millones de dólares anuales para Canadá. 

Te podría interesar:

Anthony Bourdain participó en un ritual de la muerte en Bután meses antes de morir (VIDEO)

Buena Vida

Por: Pijamasurf - 07/26/2018

En el último episodio de su programa "Parts Unknown", Bourdian viajó al reino tántrico de Bután, junto con Darren Aronofsky

El último episodio de la serie de Anthony Bourdain, Parts Unknown, tiene, a la luz de su muerte, un tono ominoso y algo melancólico. El programa acaba de ser transmitido por CNN y, sin duda, se trata de un documento sumamente interesante. Bourdain es acompañado por el director de Black Swan, Darren Aronofsky, en un breve viaje para conocer la cultura de Bután, uno de los pocos lugares que mantienen más o menos intacta su cultura tradicional, que en este caso se trata fundamentalmente de un reino budista tántrico.

Aronofsky escribió un artículo recordando el viaje, donde señala: "Parece irónico que en nuestro último día grabando realizamos un ritual butanés de la muerte. Y debatimos el destino del país y del mundo". Al final Bourdain y Aronofsky, frente a un lugar místico llamado "el Lago de Fuego", reflexionan sobre si la gente de Bután podrá mantener sus tradiciones con la llegada "de las pantallas planas, las pop stars y el materialismo" que parece inevitable. 

Durante el episodio, ambos personajes escuchan y aprenden sobre la filosofía vajrayana (el budismo tántrico) que predomina en Bután, el movimiento ambiental y el "índice de felicidad" que es parte importante de la política pública de este reino que se encuentra en el este de los Himalayas. Escuchan también historias de Drukpa Kunley, el yogui tántrico que trajo el vajrayana a Bután, famoso por sus conductas extravagantes, pues de alguna manera instauró el culto al falo o a su "flamante relámpago de sabiduría" (lo cual no es sólo el falo, sino que simboliza el principio de sabiduría indestructible que es igual al espacio y a la dicha eterna dentro de las prácticas tántricas), y un famoso palacio fálico. Drukpa Kunley es parte de una tradición de santos, poetas y maestros iluminados que no se ajustan a las normas sociales sino que viven en la pura espontaneidad -crazy wisdom es el término que utilizó Chögyam Trungpa para hablar de ellos-.

En una escena, Bourdain recibe la explicación de un tipo de meditación muy importante en el budismo y especialmente practicada en Bután, la cual consiste en recordar constantemente la muerte. Un hombre explica que "no se debe tomar las cosas demasiado en serio", ya que el mundo es "una ilusión". Bourdain contesta: "La vida es sólo un sueño". Y después narra al público, en medio de las majestuosas montañas: "Se considera iluminante y terapéutico pensar en la muerte algunos minutos todos los días".

Hay ago poético y misterioso en pensar que este fue el último episodio que grabó, cerca de la cima del mundo, meditando sobre la muerte, las antiguas tradiciones y la belleza de la naturaleza.