*

X

Este es el último sobreviviente de una tribu indígena del Amazonas (VIDEO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/21/2018

Este video da testimonio de un hombre que podría ser el último sobreviviente de una tribu autóctona del Amazonas, la cual ha sido perseguida durante los últimos 40 años

La principal cualidad evolutiva del ser humano es la vida en sociedad. Nuestros ancestros sobrevivieron inicialmente y después evolucionaron gracias, en buena medida, a su capacidad para conformar grupos sociales y, más importante aún, para lograr cierto grado de acuerdo entre la existencia individual y el propósito grupal. Sin duda, no deja de ser sorprendente que un elemento tan sencillo haya dado pie a todo lo que vemos ahora: grandes ciudades, industria, civilización, etcétera.

Con todo, no menos cierto es que este rasgo fundamental del ser humano también ha tenido consecuencias funestas en muchos ámbitos. Uno de ellos es cierta tendencia a la “normalización” o el franco dominio a la que se encamina la vida en sociedad, acaso por inercia propia. Después de todo, es posible que para facilitar la coexistencia con otros sea necesario asentar los pies en una misma base, tener ideas y opiniones casi idénticas, hacer las cosas con el mismo método, etc. Como una consecuencia más o menos obvia, lo diferente, lo distinto, lo otro, casi siempre padece: es reducido y desdeñado sutil o abiertamente e, incluso, llega a ser totalmente suprimido.

Si hablamos de este fenómeno es porque hace unos días se dio a conocer un video donde se observa al último sobreviviente de una tribu indígena asentada en la selva del Amazonas. Todavía hasta hace unos años esta agrupación contaba con varios integrantes, lo cual sin duda era ya un hecho sorprendente, pues la mayoría de nosotros supone que las tribus, los nativos y otras culturas afines pertenecían más bien a la época de las grandes exploraciones, misma que culminó con los procesos colonialistas de los siglos XVIII y XIX. Sin embargo, protegida por la vastedad de la selva amazónica, esta tribu había llegado hasta el siglo XXI… aunque aparentemente, ya no por mucho tiempo. 

De acuerdo con investigadores que han seguido el desarrollo de la tribu, el hombre en el video debe de ser el último integrante de ésta, la cual ha sido diezmada, perseguida y al parecer finalmente exterminada por poderosos agricultores y taladores que tienen interés en esa región del Amazonas ubicada en el estado brasileño de Rondonia, en las inmediaciones de la frontera con Bolivia.

El hombre parece rondar los 50 años de edad y según se observa por las acciones realizadas, se conserva en buena forma. Se cree que se alimenta de cultivos que él mismo cuida, así como de animales que caza. Por otro lado, es posible que haya vivido solo y aislado los últimos 22 años, cuidándose de tener algún contacto con otros seres humanos o grupos sociales.

¿En el mundo en que vivimos se aceptan cada vez menos otras formas de vida? Cuando muera este hombre, con él morirá también una manera particular de entender y habitar la realidad sobre la cual, quizá, no quedará ya ningún testimonio.

 

También en Pijama Surf: Tribu del Amazonas no tiene concepto de tiempo

Te podría interesar:
El sentido de pertenencia a una nación forma parte de lo que somos, ¿pero qué pasa si se convierte en una fuente de malestar?

Los aficionados al fútbol sabrán que Lionel Messi y Cristiano Ronaldo comparten no sólo ser considerados los dos mejores futbolistas de esta época, la celebridad o la riqueza, sino además también algo un poco más específico: ambos cargan consigo cierta frustración por haber ganado prácticamente todos los títulos de los campeonatos en los que han participado, a excepción de la Copa del Mundo.

El hecho podría ser únicamente anecdótico de no se porque ambos jugadores, en distintos momentos de su trayectoria, han expresado su deseo de trascender portando la camiseta nacional y, por lo mismo, han experimentando con frustración y acaso hasta con sufrimiento la dificultad de lograrlo. 

No es sencillo saber si lo suyo es un propósito personal auténtico o más bien cierta obediencia a aquello que otros esperan de su talento y sus habilidades, pero sea como fuere, lo cierto es que de cualquier modo ni Cristiano Ronaldo ni Messi han podido llevar a sus equipos nacionales a las fases importantes del campeonato mundial de la FIFA y, de hecho, en este que se celebra ahora en Rusia, sus respectivos equipos fueron eliminados en cuartos de final.

El sentido de pertenencia a un país puede ser importante, qué duda cabe, pero no es necesariamente el más decisivo en la vida de una persona. De hecho, como sucede con otros elementos que contribuyen a constituir la identidad, la nacionalidad es también un accidente, una circunstancia imprevisible, tanto personal como colectiva e históricamente, un elemento del escenario en el cual nacemos y crecemos pero que podría ser cualquier otro y que, en sí mismo, es también producto de circunstancias accidentales, nunca necesarias. 

No es sencillo ver la identidad nacional con esa soltura y, más bien, la mayoría de las personas experimentan la nacionalidad como una especie de personalidad alterna, tan propia e incuestionable como el nombre al que han respondido toda su vida.

Pero, como sucede también con otras ideas a las cuales nos apegamos un tanto irracionalmente (sólo porque así es como procede el ser humano), puede llegar el momento en que el apego a la nacionalidad no cumpla ya las funciones que tenía en otro momento de la existencia de una persona y, por lo mismo, sea más bien una fuente de malestar y de dificultades. 

¿No sería mejor, entonces, dejarlo caer? ¿Vale la pena sostener algo ha formado parte de la definición de lo que somos pero que quizá no tiene ya la misma importancia que en otros momentos de la existencia? 

 

También en Pijama Surf: Una meditación de Marco Aurelio: el antídoto para cualquier nacionalismo

 

Twitter del autor: @juanpablocahz