*

X

Estudio muestra que ver deportes hace infelices a las personas

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/22/2018

Estudio indica que ver partidos de fútbol suele ser una receta para la infelicidad, especialmente si no se elige un equipo en lo más alto de la tabla

Ver deportes, ya sea en estadios o en TV, se ha convertido en una parte importante de la industria del entretenimiento. En el último siglo, con los avances del marketing y la tecnología, esto ha llegado a niveles estratosféricos, con miles de millones de personas convirtiéndose en "fans" de equipos o atletas. Se ha dicho que deportes como el fútbol mueven a las masas como ninguna otra cosa -ni siquiera la religión o la política suelen llegar a estos niveles-.

En teoría, la gente observa un deporte porque le produce placer. Sin embargo, posiblemente por la alienación de la era moderna, la falta de sentido y de actividades comunitarias, las personas suelen identificarse con los equipos y convertirse literalmente en fanáticos, casi hasta el punto del fundamentalismo. Como muestra un estudio reciente, esto provoca que en realidad ver deportes no sea algo muy feliz para la mayoría de la gente, lo cual hace reflexionar seriamente sobre el valor de esta actividad fanática.

Economistas británicos investigaron 3 millones de respuestas en una app que monitorea la felicidad de los individuos y brinda, además, información de geolocación. Se estudió a personas en Inglaterra que seguían el fútbol. Los investigadores midieron los estados de ánimo de la gente en diferentes horas y días, para entender el estado general de cada persona independientemente de un partido. Los resultados mostraron que en promedio un fan está 3.9 puntos más feliz 1 hora después de que su equipo gana, mientras que está 7.8 puntos más triste cuando su equipo pierde. Asimismo, se descubrió que la infelicidad dura más que la felicidad asociada al triunfo. Para contextualizar esto, por ejemplo, 3.9 puntos de aumento de felicidad es una cantidad similar a lo que un individuo reporta cuando escucha música. 7.8 puntos más infeliz es hasta dos veces más el efecto negativo que se asocia con esperar en una línea para hacer un tramite, o con el estado de cansancio por trabajar todo un día. Al parecer, el consumo de deportes somete a las personas a un estrés que puede ser innecesario. 

Los investigadores creen que la tristeza que sienten los fanáticos tiene que ver con las expectativas que generan los partidos, muchas de las cuales son irreales, es decir, suelen creer que sus equipos son mejores de lo que realmente son. 

 

Claro que se podría argumentar que la solución es irle a un equipo que siempre gana, pero entonces seguramente el público no sentirá tampoco la felicidad asociada al triunfo, pues no tendrá el involucramiento necesario, a menos de que pueda fingirlo hasta que sea auténtico. El fenómeno es distinto, ya que al menos en Inglaterra existe una enorme cantidad de clubes de fútbol en diferentes ligas -no sólo la Premier- que congregan grandes cantidades de fanáticos, los cuales se sienten identificados con estos clubes. Obviamente, esto significa que los equipos que pierden muchos partidos tienen muchos fanáticos. No todos son aficionados "villamelones" que le van al Real Madrid o al Manchester United. Aunque este sea un pobre sucedáneo del amor, seguramente aplica la frase de que uno no escoge a quién ama realmente.

Te podría interesar:

El desastre de Maradona: insulta al equipo contrario, colapsa y tiene que ser atendido por paramédicos

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/22/2018

El comportamiento de Maradona ensombrece el triunfo de Argentina

Aunque Argentina logró avanzar a la siguiente ronda en un dramático partido contra Nigeria en el Mundial de Fútbol Rusia 2018, los encabezados -al menos entre los neutrales- se los llevó Diego Maradona, el astro argentino cuya vida después de las canchas es casi tan deplorable como genial fue su carrera futbolística. 

Primero, Maradona estuvo en los reflectores luego de que apareció en la transmisión del encuentro celebrando el gol del triunfo de Argentina enseñando el dedo medio al equipo rival y gritando "putos". La misma palabra, pero esta vez con mucha más vehemencia, que dedican los aficionados mexicanos a los rivales y por la cual la Selección Mexicana ha sido multada. Esto ya le había granjeado la reprobación de numerosos comentaristas y aficionados, pues muestra una evidente falta de control.

Luego se empezaron a difundir imágenes de Maradona desplomándose al salir de la grada y entrar a un salón VIP. Antes ya se le había visto en un estado de intensidad frenética que oscilaba con un estado casi de desmayo, que hizo pensar a muchas personas que tal vez Maradona había consumido algún tipo de estupefaciente; aunque esto por supuesto es especulación, es difícil no pensar en ello, dado el historial de Maradona con la cocaína. 

Diversos medios argentinos informaron que Maradona tuvo que ser tratado por paramédicos, luego de que tuviera que ser casi cargado por sus acompañantes. Aparentemente, le revisaron la presión sanguínea y no pasó a mayores, aunque se veía intensamente frágil. La cadena TeleSur publicó una imagen de Maradona, ya recuperado, e informó que estaba a punto de viajar hacia Moscú. Se difundió información de que Maradona había tenido que ser llevado al hospital, algo que TeleSur, la cadena con la que trabaja, desmintió.

La montaña rusa emocional del partido, aunada a una condición no muy sana, parecieron hacer merma en el que algunos consideran el mejor jugador de la historia y quien ha criticado profusamente a la selección argentina actual, incluyendo a Messi, quien tal vez ocupará su lugar como el mejor jugador argentino de todos los tiempos. 

No hay duda de que este es un ejemplo de la pasión insana del fútbol. Maradona vive con una pasión insana su condición de aficionado de la selección de su país, y él mismo padeció insanamente la pasión de los aficionados. Como escribió Eduardo Galeano, el peso de tener que ser la deidad del estadio y cargar la pasión de millones de argentinos fue demasiado pesado para Maradona en los últimos años de su carrera.