*

X

¿Qué hacer cuándo te despiertas y es demasiado temprano para levantarte y demasiado tarde para volver a dormir?

Salud

Por: pijamasurf - 07/04/2018

En vez de luchar con el insomnio, hazlo tu amigo

La revista de salud de Harvard aborda el tema de qué hacer cuando te despiertas a la mitad de la noche y ya es muy tarde para volver a dormir -o simplemente, demasiado difícil- pero es demasiado temprano para levantarte e iniciar tu día. Por ejemplo, cuando te levantas a las 3-4 de la mañana. Muchas personas se quedan en la cama rumiando, cambiando de lado, con cierta frustración, luchando, como si fuere, contra el insomnio.

La revista de Harvard ofrece las típicas recomendaciones para evitar el insomnio: no tomar estimulantes como el café, evitar las siestas, hacer ejercicio, tener un horario regular, hacer de la habitación un santuario para el sueño (oscuro, silencioso, limpio), no cenar mucho, relajarse antes de dormir, etc. Todo eso está muy bien. Sin embargo, no se aboca al tema, a veces ineludible, de qué hacer en esos momentos.

La marea nocturna del insomnio es a veces simplemente demasiado fuerte para ir en contra de ella, y uno pierde aún más energía de la que ya desperdicia por no dormir bien cuando se resiste a este enemigo poderoso.

En uno de los episodios recientes del excelente podcast Expanding Mind, el escritor y académico Erik Davis habla sobre su propia experiencia frecuente de despertarse a las 3-4 de la mañana con enorme ansiedad. Davis cuenta que en vez de luchar contra estos estados, ha aprendido a aceptarlos. Lo que suele hacer es utilizarlos para meditar. Davis se sienta en la oscuridad y observa su mente en un momento especialmente propicio para meditar, por el silencio que suele dominar a esas horas. Horas que han sido, por otra parte, tradicionalmente dedicadas a la oración y a la contemplación religiosa. Al empezar a meditar, cuenta Davis, su mente suele estar en un estado sumamente agitado, frenético, casi psicótico, pero el solo hecho de iniciar ese acto de observación desapegada hace que pronto la intensidad de los pensamientos disminuya. De cualquier manera, esa energía mental es sumamente interesante para un meditador. 

Los resultados de esta meditación insomne, según Davis, suelen ser que después de una media hora o algo así, regresa a la cama y tiene un sueño delicioso. Y la ventaja de esto es que cuando te levantas en  la mañana, de alguna manera ya hiciste algo, ya meditaste. Para Davis (quien además de escribir libros sobre tecnología, música y culturas alternativas ha practicado meditación por varias décadas), lo fundamental de esta práctica es lo que llama "la alegría de la conciencia", es decir, el modo de atención que reconoce que todos los fenómenos que aparecen en la conciencia -sin calificarlos como buenos o malos- son interesantes y significan una experiencia única, plena y rica por su diversidad, por la cualidad de su presencia. Si uno puede tomar esta actitud -aunque evidentemente, esto no podrá ser todo el tiempo-, la realidad se convierte más en un juego que otra cosa.

Te podría interesar:

Nunca me preocupé por tener pareja: mujer de 106 años explica así su longevidad

Salud

Por: pijamasurf - 07/04/2018

Madeline Dye cumplió recientemente 106 años edad, a los cuales arribó, según le parece, porque nunca se estresó por tener pareja

Mucho se ha dicho sobre el “misterio” de la longevidad. En la filosofía, en la ciencia, la religión y aun en el conocimiento popular y cotidiano es posible encontrar explicaciones, consejos y advertencias orientadas a vivir más y también, en la medida de lo posible, vivir con bienestar. Una buena alimentación, el ejercicio continuo de la sexualidad, realizar habitualmente actividades físicas, cuidar de la salud mental, tener amigos e incluso beber vino o fumar marihuana se encuentran entre algunos de esos factores que parecen fomentar una vida larga y tan feliz como es posible en este mundo.

A dichas sugerencias se suma, ahora, la de una mujer inglesa que cumplió 106 años de edad el pasado 28 de abril. Cuando algunos medios se acercaron a ella para conocer su “secreto”, fue clara en su respuesta: en su consideración, su longevidad se debe a que nunca se preocupó excesivamente por tener una pareja a su lado.

Madeline Dye nació en Heeley, Inglaterra, en 1912 (el mismo año del hundimiento del Titanic). Desde entonces, Madeline nunca ha dejado su suelo natal, en donde ha vivido esencialmente con su familia, la mayor parte del tiempo con su madre y su hermana, pues su padre murió en la primera guerra mundial.

Según contó su sobrina Diana Heaton (de 80 años), siempre que alguien le pregunta a Madeline por sus romances vividos o qué fue de su esposo, ella responde con humor: “Nunca tuve uno, por eso llegué a esta edad”. Según Madeline, el matrimonio no es más que una fuente de preocupación. En cuanto a los bares, la única vez en su vida que visitó uno fue en ocasión de su 90º cumpleaños, cuando fue llevada al bar para festejarlo. Por lo demás, Madeline es una mujer que, aun a su avanzada edad, procura estar activa y ser autónoma. 

Cabe mencionar, finalmente, que durante muchos años parte de la rutina de esta mujer implicó caminar cerca de 3km diarios en la campiña inglesa, hasta cuatro veces al día, para recorrer el camino entre su casa y su trabajo en Broadfield Road, donde laboraba para la casa Swinburne como encuadernadora.

No es posible decir si fue este último factor el que determinó la longevidad de Madeline o, como ella dice, el hecho de vivir su soltería con tranquilidad y hasta con humor, pero sin duda puede decirse que el estrés y la preocupación no hacen más que minar la vida, y aun cuando queramos o no vivir muchos años, al menos vale la pena disfrutar con plenitud el tiempo presente, en las circunstancias en que nos encontremos.

 

También en Pijama Surf: 3 lecciones sobre cómo estar solos y no sufrir en un mundo que gira en torno a tener pareja