*

X

El efecto del "hermoso desastre": ser vulnerable puede hacerte atractivo

Sociedad

Por: pijamasurf - 08/10/2018

La vulnerabilidad por dentro se percibe como debilidad por fuera como valentía

Mucho de nosotros, especialmente los hombres, crecimos con la noción de que mostrar los sentimientos y más aún la debilidad (pedir ayuda, llorar, aceptar nuestra insuficiencia, y demás) era algo que debíamos de evitar. La razón por la cual se evitaba mostrar esta "vulnerabilidad" era, sobre todo, porque se creía que no era atractivo. Como si mostrar esta vulnerabilidad entrara en conflicto con la fuerza y la seguridad. Es evidente que una de las cosas que hacen más atractivas a una persona es su seguridad, su confianza en sí mismo y de hecho la vulnerabilidad es una muestra de esta seguridad, algo que en primera instancia podría parecer contraintuitivo.

Un nuevo estudio publicado en el Journal of Personality and Social Psychology muestra que las personas que muestran su vulnerabilidad suelen ser recompensadas por las demás personas. Esto, según los investigadores, en parte tiene que ver con que para las otras personas aquello que nosotros vemos como algo negativo no suele verse así para otras personas. Por ejemplo, podemos considerar que admitir un error, confesar que sentimos algo por alguien o pedir perdón es una situación que nos hace perder un cierto valor o que nos revela en una luz negativa, pero para las otras personas esto suele ser menos negativo e incluso puede hacer que piensen que somos valientes y que estamos abiertos. Los investigadores describen esto como "the beautiful mess effect", el efecto del hermoso desastre. Es hermoso justamente porque estas situaciones nos revelan como alguien vulnerable, por lo tanto alguien que es permeable, capaz de afectarse por las cosas que suceden, y no alguien que vive reprimiendo sus sentimientos y cerrándose al mundo. 

Una de las investigadoras, Ann Bruk, dice que ha tomado esta idea de la literatura, donde se suele mostrar que las personas aman ver la expresión de la verdad en toda su cruda desnudez en otras personas, aunque temen mostrarla en sí mismas. En realidad, como dice Brené Brown, "la vulnerabilidad es valentía en ti, y una sensación de ser inadecuado en mí". Desde dentro, la vulnerabilidad se ve como debilidad, pero desde fuera como valentía.

En el estudio publicado se realizaron diferentes en los que los voluntarios observaron muestras de vulnerabilidad y las compraron con su propia vulnerabilidad. Casi siempre se evaluó positivamente la vulnerabilidad de los otros. 

Los investigadores notan que los beneficios de expresar la vulnerabilidad tienen que ver con que construye confianza, y puede además incrementar el aprendizaje, y el perdón. Y un otro beneficio, en el caso de confesar el interés romántico, es obviamente el enorme aumento de posibilidades de que una relación se materialice. Pues, como otros estudios sugieren, es más fácil enamorarse de alguien que ya está enamorado de ti: su vulnerabilidad te da confianza. 

Te podría interesar:

Este es el último sobreviviente de una tribu indígena del Amazonas (VIDEO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 08/10/2018

Este video da testimonio de un hombre que podría ser el último sobreviviente de una tribu autóctona del Amazonas, la cual ha sido perseguida durante los últimos 40 años

La principal cualidad evolutiva del ser humano es la vida en sociedad. Nuestros ancestros sobrevivieron inicialmente y después evolucionaron gracias, en buena medida, a su capacidad para conformar grupos sociales y, más importante aún, para lograr cierto grado de acuerdo entre la existencia individual y el propósito grupal. Sin duda, no deja de ser sorprendente que un elemento tan sencillo haya dado pie a todo lo que vemos ahora: grandes ciudades, industria, civilización, etcétera.

Con todo, no menos cierto es que este rasgo fundamental del ser humano también ha tenido consecuencias funestas en muchos ámbitos. Uno de ellos es cierta tendencia a la “normalización” o el franco dominio a la que se encamina la vida en sociedad, acaso por inercia propia. Después de todo, es posible que para facilitar la coexistencia con otros sea necesario asentar los pies en una misma base, tener ideas y opiniones casi idénticas, hacer las cosas con el mismo método, etc. Como una consecuencia más o menos obvia, lo diferente, lo distinto, lo otro, casi siempre padece: es reducido y desdeñado sutil o abiertamente e, incluso, llega a ser totalmente suprimido.

Si hablamos de este fenómeno es porque hace unos días se dio a conocer un video donde se observa al último sobreviviente de una tribu indígena asentada en la selva del Amazonas. Todavía hasta hace unos años esta agrupación contaba con varios integrantes, lo cual sin duda era ya un hecho sorprendente, pues la mayoría de nosotros supone que las tribus, los nativos y otras culturas afines pertenecían más bien a la época de las grandes exploraciones, misma que culminó con los procesos colonialistas de los siglos XVIII y XIX. Sin embargo, protegida por la vastedad de la selva amazónica, esta tribu había llegado hasta el siglo XXI… aunque aparentemente, ya no por mucho tiempo. 

De acuerdo con investigadores que han seguido el desarrollo de la tribu, el hombre en el video debe de ser el último integrante de ésta, la cual ha sido diezmada, perseguida y al parecer finalmente exterminada por poderosos agricultores y taladores que tienen interés en esa región del Amazonas ubicada en el estado brasileño de Rondonia, en las inmediaciones de la frontera con Bolivia.

El hombre parece rondar los 50 años de edad y según se observa por las acciones realizadas, se conserva en buena forma. Se cree que se alimenta de cultivos que él mismo cuida, así como de animales que caza. Por otro lado, es posible que haya vivido solo y aislado los últimos 22 años, cuidándose de tener algún contacto con otros seres humanos o grupos sociales.

¿En el mundo en que vivimos se aceptan cada vez menos otras formas de vida? Cuando muera este hombre, con él morirá también una manera particular de entender y habitar la realidad sobre la cual, quizá, no quedará ya ningún testimonio.

 

También en Pijama Surf: Tribu del Amazonas no tiene concepto de tiempo