*

X

El único efecto comprobado de fumar marihuana durante 5 años continuos (ESTUDIO)

Salud

Por: pijamasurf - 08/18/2018

¿Qué efectos reales tiene la marihuana en la salud humana?

De todas las sustancias capaces de alterar la conciencia humana, la marihuana es una de las más consumidas en el mundo. Sin duda, la primera es el alcohol, pero en ese caso se trata de una sustancia cuyo consumo es socialmente tolerado (e incluso fomentado) en todo el orbe. No ocurre así con la marihuana, que en general se considera una “droga” y aunque, por esa razón, desde su cultivo hasta su consumo suelen estar prohibidos, ello no impide que millones de personas le den un uso recreativo.

En ese sentido, en torno a la marihuana existen numerosos debates, prejuicios, acusaciones falsas y otras manifestaciones que casi siempre acompañan a los asuntos polémicos de la vida social. En particular, la discusión en torno a la marihuana se centra en dos posiciones antagónicas muy claras: la legalización o la prohibición. Si, por un lado, se toma en cuenta la enorme cantidad de personas que la consumen y, por otro, se miran los efectos nocivos de la prohibición (narcotráfico, formación de mafias, violencia social, etc.), ¿no sería mejor volver legal su cultivo y su consumo e incorporar estas actividades a la vida social regular? 

En algunos casos, quienes se oponen a esta postura invocan el efecto en la salud pública que traería la legalización de la marihuana. Se cree, a veces como una mera suposición, que legalizar el consumo de dicha planta podría llevar a una especie de “degeneración” de los individuos y la sociedad donde esto sucediera, pues el consumo de marihuana podría conducir al uso de otras sustancias de efectos más nocivos, o se piensa que, por sí misma, la marihuana es capaz de provocar consecuencias en una persona de las que al final la sociedad tendría que hacerse cargo. 

¿Pero no pasa así con otras sustancias, como el alcohol o el tabaco? ¿No son sustancias que igualmente “embrutecen” al individuo, como sugirió Tolstói con respecto al alcohol, y que terminan por dañar severamente la salud de quien las consume? ¿Por qué contra esas sustancias no se alza la voz con tanto ímpetu como contra la marihuana?

Sea como fuere, en ese contexto vale la preguntarse por los efectos reales que genera el consumo habitual de marihuana en la salud de un individuo. Al respecto, en una investigación a cargo del doctor Reto Auer de la Universidad de Lausana (Suiza), se analizaron las capacidades cognitivas de personas que fumaron marihuana cotidianamente durante 5 años, tomando en consideración otros factores como la edad, el nivel educativo y el consumo de otras sustancias.

De acuerdo con las observaciones realizadas, el único efecto sobre el cual se encontró evidencia suficiente fue un pobre desempeño en el ámbito de la memoria verbal, particularmente en los individuos de mediana edad: con el tiempo, los consumidores habituales de marihuana desarrollaron una dificultad notable para recordar ciertas palabras.

El estudio fue realizado entre 3 mil 499 personas, de las cuales el 84.3% habían consumido marihuana en su juventud y el 11.6% continuaron haciéndolo en la edad adulta. Asimismo, únicamente 311 participantes dijeron haber fumado marihuana todos los días durante los últimos 5 años, lo cual, según los resultados de la investigación, es el nivel de exposición necesario para que el consumo de esta planta afecte realmente la memoria verbal.

Por otro lado, en el marco de este estudio se encontró que respecto a otras funciones cognitivas -como la capacidad de poner atención o la resolución de problemas- no hubo afectaciones mayores, ni siquiera en el caso del consumo intenso de marihuana.

Por una parte, personas que pierden cierto grado de memoria verbal por la adicción que desarrollan a la marihuana; por la otra, tráfico ilegal de drogas, armas y personas, violencia social, regiones enteras del planeta metidas en un ciclo vicioso de subdesarrollo. No parece ser un trato muy equitativo.

 

En este enlace puedes consultar la publicación original de la investigación

 

También en Pijama Surf: ¿Por qué es ilegal la marihuana? (Historia de la criminalización de una planta)

Te podría interesar:

¿La gente inteligente envejece más lento?

Salud

Por: pijamasurf - 08/18/2018

La relación entre la inteligencia y la larga vida

La inteligencia es la cualidad más admirada en nuestra sociedad; al menos, es la que está bien visto admirar (las personas no admiten que lo que más admiran es el poder o el dinero, por ejemplo). Y ciertamente hay algunas razones científicas para apreciar la inteligencia, entre ellas, el hecho de que la inteligencia parece influir tanto en cómo envejecemos a nivel físico como también en cómo percibimos esa edad, una percepción que está a la vez ligada a la buena salud. Sentirse joven es ser sano.

Un artículo publicado por The British Psychologist Society sugiere que las personas que son más inteligentes envejecen más lento. Diversos estudios han demostrado que la llamada "edad subjetiva" se correlaciona con diferentes enfermedades. Recientemente se descubrió que entre más inteligente se es a los 20 años, más jóvenes se sienten las personas a los 70, algo que -como mencionamos- no es menor.

A partir de esto se descubrió, además, que los individuos que se sienten jóvenes están -lógicamente- más abiertos a nuevas experiencias, lo cual a su vez está relacionado con la salud mental. En otro estudio se encontró una relación entre el IQ y la longitud de la telomerasa celular, un indicador de envejecimiento. En suma, parece que la inteligencia puede mejorar la salud.

Claro que esto es solamente una norma estadística y para muchas personas la inteligencia, cuando no esta acompañada por un buen manejo emocional y demás, puede resultar en una actitud que orilla a situaciones de alienación. Y si bien sentirse jóvenes ayuda a ser más sanos, sentirse solos contribuye a estar enfermos. En un famoso estudio de Harvard de hace algunos años se halló que el principal factor asociado con la felicidad y la longevidad no era la inteligencia sino tener relaciones íntimas, es decir, tener amigos y familia. Así que, ciertamente, la inteligencia no es todo en la vida.