*

X

El único efecto comprobado de fumar marihuana durante 5 años continuos (ESTUDIO)

Salud

Por: pijamasurf - 08/18/2018

¿Qué efectos reales tiene la marihuana en la salud humana?

De todas las sustancias capaces de alterar la conciencia humana, la marihuana es una de las más consumidas en el mundo. Sin duda, la primera es el alcohol, pero en ese caso se trata de una sustancia cuyo consumo es socialmente tolerado (e incluso fomentado) en todo el orbe. No ocurre así con la marihuana, que en general se considera una “droga” y aunque, por esa razón, desde su cultivo hasta su consumo suelen estar prohibidos, ello no impide que millones de personas le den un uso recreativo.

En ese sentido, en torno a la marihuana existen numerosos debates, prejuicios, acusaciones falsas y otras manifestaciones que casi siempre acompañan a los asuntos polémicos de la vida social. En particular, la discusión en torno a la marihuana se centra en dos posiciones antagónicas muy claras: la legalización o la prohibición. Si, por un lado, se toma en cuenta la enorme cantidad de personas que la consumen y, por otro, se miran los efectos nocivos de la prohibición (narcotráfico, formación de mafias, violencia social, etc.), ¿no sería mejor volver legal su cultivo y su consumo e incorporar estas actividades a la vida social regular? 

En algunos casos, quienes se oponen a esta postura invocan el efecto en la salud pública que traería la legalización de la marihuana. Se cree, a veces como una mera suposición, que legalizar el consumo de dicha planta podría llevar a una especie de “degeneración” de los individuos y la sociedad donde esto sucediera, pues el consumo de marihuana podría conducir al uso de otras sustancias de efectos más nocivos, o se piensa que, por sí misma, la marihuana es capaz de provocar consecuencias en una persona de las que al final la sociedad tendría que hacerse cargo. 

¿Pero no pasa así con otras sustancias, como el alcohol o el tabaco? ¿No son sustancias que igualmente “embrutecen” al individuo, como sugirió Tolstói con respecto al alcohol, y que terminan por dañar severamente la salud de quien las consume? ¿Por qué contra esas sustancias no se alza la voz con tanto ímpetu como contra la marihuana?

Sea como fuere, en ese contexto vale la preguntarse por los efectos reales que genera el consumo habitual de marihuana en la salud de un individuo. Al respecto, en una investigación a cargo del doctor Reto Auer de la Universidad de Lausana (Suiza), se analizaron las capacidades cognitivas de personas que fumaron marihuana cotidianamente durante 5 años, tomando en consideración otros factores como la edad, el nivel educativo y el consumo de otras sustancias.

De acuerdo con las observaciones realizadas, el único efecto sobre el cual se encontró evidencia suficiente fue un pobre desempeño en el ámbito de la memoria verbal, particularmente en los individuos de mediana edad: con el tiempo, los consumidores habituales de marihuana desarrollaron una dificultad notable para recordar ciertas palabras.

El estudio fue realizado entre 3 mil 499 personas, de las cuales el 84.3% habían consumido marihuana en su juventud y el 11.6% continuaron haciéndolo en la edad adulta. Asimismo, únicamente 311 participantes dijeron haber fumado marihuana todos los días durante los últimos 5 años, lo cual, según los resultados de la investigación, es el nivel de exposición necesario para que el consumo de esta planta afecte realmente la memoria verbal.

Por otro lado, en el marco de este estudio se encontró que respecto a otras funciones cognitivas -como la capacidad de poner atención o la resolución de problemas- no hubo afectaciones mayores, ni siquiera en el caso del consumo intenso de marihuana.

Por una parte, personas que pierden cierto grado de memoria verbal por la adicción que desarrollan a la marihuana; por la otra, tráfico ilegal de drogas, armas y personas, violencia social, regiones enteras del planeta metidas en un ciclo vicioso de subdesarrollo. No parece ser un trato muy equitativo.

 

En este enlace puedes consultar la publicación original de la investigación

 

También en Pijama Surf: ¿Por qué es ilegal la marihuana? (Historia de la criminalización de una planta)

Te podría interesar:

Una poderosa razón por la cual es importante empezar el día haciendo algo que nutra el espíritu

Salud

Por: pijamasurf - 08/18/2018

Sabiduría ancestral demuestra que es vital cómo empiezas el día

En el hinduismo se dice que en el día está el año, es decir, el día es un microcosmos del año. El año, a su vez, como es evidente, es un microcosmos de la vida: en un año hay diferentes estaciones en las cuales hay crecimiento, madurez, decadencia, muerte, etc. Esta misma idea aparece en numerosas cosmovisiones tradicionales y tiene un claro sentido intuitivo.

En todas las tradiciones espirituales es una costumbre empezar el día realizando meditación, contemplación, oración y/o purificación y no simplemente pararse e ir a trabajar o quedarse distraído. Generalmente, este tipo de prácticas se sincronizan con el amanecer o incluso antes, para aprovechar el silencio. Hay, por supuesto, razones devocionales detrás de esto. Pero felizmente, estas razones devocionales coinciden con motivos psicológicos. Por ejemplo, en un estudio reciente se descubrió que las mujeres que se levantan temprano se deprimen menos.

Ahora bien, si tomamos en serio esta idea de que un día es como una pequeña vida en sí misma, resulta aún más importante empezar el día con una inercia positiva que le dé sentido a la jornada. Sabemos que el ser humano es un ser de hábitos, y que los hábitos se refuerzan positiva o negativamente. Asimismo, sabemos que no hay nada que mejore el desempeño como la motivación y la confianza. Si tomamos todo esto en cuenta, resulta aún más obvio por qué es importante empezar el día realizando algo que nos coloque en una inercia positiva.

Otro ejemplo puede ilustrarlo mejor. Sabemos la importancia que tienen los primeros años de la vida en el desarrollo emocional, psicológico y físico de una persona. Un niño que no recibe amor y no es educado en sus primeros años de vida generalmente vivirá muchas dificultades a lo largo de la existencia, lo cual no significa que está condenado a sufrir por siempre, pero ciertamente le costará más trabajo. De igual manera, si vemos el día como un microcosmos, resulta lógico que si comenzamos la jornada sin darle amor y atención a nuestra vida y a nuestros procesos, nos costará más trabajo encontrar un vector positivo tanto en nuestro estado de ánimo como en nuestras capacidades cognitivas.

Es por todo esto que es tan importante empezar el día con ciclos virtuosos. No necesariamente debe ser rezando o meditando; puede ser quizás cantando, yendo a caminar, haciendo ejercicio, leyendo algún texto que nos inspire. Lo fundamental es que la actividad nos permita concentrarnos y nos haga sentir auténticamente bien, es decir, no como una indulgencia al placer, sino algo que nos haga conectarnos con nosotros mismos o con algo superior. Este envión anímico inicial se hará sentir durante el día, y será una capa de protección y fuerza para afrontar las diferentes circunstancias que se presentan en la jornada.