*

X

Conoce a los miembros de una secta brasileña que creen ser extraterrestres que han reencarnado como humanos

AlterCultura

Por: pijamasurf - 09/12/2018

La gente de Vale do Amanhecer se considera la nueva reencarnación de una civilización de extraterrestres que lleva 32 mil años visitando la Tierra

Cerca de la ciudad de Brasilia se erige el Vale do Amanhecer, uno de los principales centros del new age en Brasil. Esta comunidad se encuentra dentro de la ciudad de Planaltina, a 1 hora de la capital. En el "Valle del Amanecer" viven unas 10 mil personas que profesan un culto basado en un sincretismo de las religiones más seguidas del mundo, la cual además incorpora una creencia en extraterrestres, naves espaciales y canalizaciones interestelares.

La revista National Geographic presenta una interesante muestra de las personas que forman esta secta, cuyas autoridades visten como emperadores intergalácticos. Las fotos de Gui Christ son una rara muestra de esta comunidad. El fotógrafo dijo haber sentido una energía muy peculiar al tomar las imágenes. 

El lugar se ha vuelto popular por sus médiums o psíquicos que reciben visitas de fuera. Los médiums se consideran expresamente reencarnaciones de una civilización extraterrestre de gigantes, que supuestamente aterrizó hace 32 mil años en la Tierra y que ha estado regresando a nuestro planeta a través de ciertas intervenciones dentro de ciertas culturas, como los mayas, los egipcios, los griegos, etc., presumiblemente encarnando como maestros espirituales. La mitología del Vale Do Amanhecer explica que estos gigantes extraterrestres o "equitumans" se establecieron inicialmente en los Andes y están enterrados en el lago Titicaca, el cual fue poéticamente formado por una lágrima de la estrella de donde provienen.

Los pobladores actuales creen que son la más reciente camada de seres encarnados de esta civilización extraterrestre, y se hacen llamar "los jaguares". La comunidad fue establecida desde 1959 por la Tía Neiva, quien trabajaba como conductora de camiones de carga durante la construcción de Brasilia, cuando fue visitada por espíritus extraterrestres. Según Neiva -quien murió en los años 80 del siglo pasado-, un espíritu llamado Pai Seta Branca (que es la reencarnación de San Francisco de Asís) guía a "los jaguares". El grupo asegura que tienen hasta 800 mil seguidores en todo el mundo y 600 templos en diferentes partes del orbe. Según diversos académicos, esta podría ser la "religión" que más rápido está creciendo en Brasil.

 

 

Te podría interesar:

Alan Watts sobre cómo hacer que amar sea tan natural para el ser humano como es para el Sol emitir luz

AlterCultura

Por: pijamasurf - 09/12/2018

El filósofo Alan Watts sobre el "espectro del amor"

Alan Watts es uno de los filósofos espirituales más populares en Internet, en gran medida por su don de palabra, por su capacidad de simplificar complejos conceptos de manera sencilla y rutilante. Aunque murió hace más de 50 años, Watts es perfecto para la era de Twitter y YouTube. Watts es especialmente reconocido por su divulgación de la sabiduría espiritual de Oriente de una manera que pudiera ser asimilada por la mentalidad occidental.

Una de sus pláticas más famosas es la que compartimos a continuación en torno al "espectro del amor" o el amor como una energía natural que existe en todas las cosas pero que, sin embargo, se muestra más en ciertas personas. En sus propias palabras:

Sabemos que de vez en cuando surgen entre los seres humanos personas que parecen exudar amor tan naturalmente como el Sol da calor. Estas personas, usualmente de un enorme poder creativo, son la envidia de todos nosotros y, en gran medida, las religiones son sólo intentos de cultivar ese mismo poder en los individuos comunes.

Aquí podemos ver la esencia de Watts, que es justamente llevarlo todo a sus fundamentos, aunque en ocasiones esto pueda hacer que se pierda algo de la riqueza de lo complejo. Pero la imagen resuena: la naturaleza del Sol es dar calor y la naturaleza auténtica del hombre es amar -y cuando ama, es un sol-. Y aquellos que han vivido de esta forma son en quienes están basadas las religiones -en esencia, la religión misma es sólo el cultivo de este estado de amor libre e incondicionado, no dirigido a alguien en específico sino a todos, todo el tiempo-:

Las personas que exudan amor son, en todo sentido, como ríos -fluyen-. Y cuando recolectan pertenencias y cosas que les gustan, están dispuestas a dárselas a los demás. (¿Alguna vez te diste cuenta de que entre más cosas le das a los demás, más cosas te llegan? ¿De que, cuando creas un vacío, más puede fluir hacia dentro?).

Habiendo notado esta característica que define a las personas que "exudan amor", Watts luego describe que estos individuos viven una especie de relación erótica con el universo: el encuentro de sus sentidos con el mundo es una forma de unión sexual, por lo cual sus propias relaciones sexuales se ven liberadas. Como con Krishna, el mundo se convierte en un juego perpetuo en donde todo es gozo y deleite, pues actúan desde la esencia, el rasa. No obstante, Watts señala: "No puedes imitar esa cosa... no hay manera de simplemente 'obtenerla'  y, sin embargo, es absolutamente esencial que la tengamos. Obviamente, la raza humana no va a florecer armoniosamente a menos de que logremos amarnos el uno al otro". El problema consiste en que con predicar amor no se consigue amor, y no se puede "enseñar a una persona egoísta a no ser egoísta". No siempre podemos obtener amor de otro.

Finalmente, Watts se inclina por la idea de que, paradójicamente, no hay que hacer algo, no se puede producir el amor. Pero "todo los tienen. La existencia es amor. Todos tienen esa fuerza corriendo". En todos los deseos pasionales, incluso hacia cosas como el alcohol, los helados o los autos, lo que se mueve es esta energía. Así que se trata no sólo de una energía subyacente, sino de la energía subyacente. Por último, Watts sugiere que es necesario tomar un riesgo, creer en ese amor, confiar en tu capacidad de amar, lo cual es casi siempre afrontar situaciones de vulnerabilidad. A fin de cuentas, no se puede destruir esa energía de amor, sólo puede bloquearse, lo cual sí produce una especie de autodestrucción, pero del individuo, no del amor. "Lo esencial es considerar al amor como un espectro", dice Watts. No hay solamente amor espiritual o pasional, o amor bueno o malo: "Todos son formas de la misma energía, tú debes tomarlo y dejar que crezca donde lo encuentres... El prerrequisito inicial es dejar que haga lo suyo".

 

Aquí hay una transcripción en inglés de la plática de Watts

 

Y aquí, una hermosa versión electrónica de la excelente banda Haelos: