*

X

Empresa canadiense de cannabis paga 50 dólares la hora a conocedores para probar sus nuevas cepas

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 09/29/2018

Connoisseurs podrán ganar mil dólares al mes por 16 horas de trabajo testeando nuevas cepas de marihuana

Canadá está por entrar a un boom de cannabis, y entre las diversas modalidades que se abren al legalizar en todo el país la marihuana están los nuevos tipos de trabajos. Se calcula que la industria de la cannabis podría generar hasta 150 mil nuevos empleos. Y ante esta orgía cannábica se pueden esperar algunos un tanto extraños y, para algunas personas, no muy distintos a un sueño.

La empresa AHLOT ha anunciado que estará empleando a cinco connoisseurs que vivan en cualquier parte de Canadá y que tengan más de 19 años para el puesto de degustador de marihuana. El trabajo significa un sueldo de mil dólares al mes y tiene como descripción probar las nuevas cepas creadas por esta nueva empresa, así como representar oficialmente "al comité de curación de cannabis" de la compañía, que quiere posicionarse en lo que será seguramente un mercado competido, pero en el cual todo está abierto (al menos hasta que Coca-Cola y otras empresas entren, algo de lo cual ya hay indicios).

Los "curadores" de AHLOT tendrán que trabajar 16 horas al mes, aunque se recomienda que asistan a los eventos oficiales de la marca y que la promuevan en redes sociales. Adicionalmente, recibirán 200 dólares en mercancía. No parece ser un mal deal, al menos no para una persona a la que le gusta la sobremanera la marihuana y cuyos intereses en la vida son recreacionales.

Algunos analistas anticipan que la cannabis producirá un boom económico en Canadá. Sin embargo, algunos críticos se han pronunciado en contra de la medida sugiriendo que se trata de un experimento social a gran escala y han citado el caso de Holanda, país que ha mostrado señales de arrepentirse de la legalización.

Te podría interesar:

Las diferencias entre las trufas de psilocibina que se han puesto de moda y los 'hongos mágicos'

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 09/29/2018

Las diferencias y los peligros de consumir trufas psicodélicas de hongos u "hongos mágicos" tradicionales

Los psicodélicos están viviendo un momento de excitación tanto en la cultura popular como en la ciencia. Particularmente, los hongos que contienen psilocibina han mostrado gran potencial para tratar la depresión y otros padecimientos. Esto ha generado una proliferación de psiconautas y nuevas versiones para el consumo recreativo.

Una nueva ola de "viajes" se ha hecho accesible en las grandes ciudades del mundo con las famosas trufas de chocolate de "hongo mágico", las cuales son vendidas en muchas ciudades de manera ilegal pero en Ámsterdam, de hecho, son legales. Estas trufas proliferaron justamente cuando Ámsterdam prohibió los "hongos mágicos" pero permitió esta versión, que es un poco distinta y ciertamente menos potente.

Mientras que los viajes con trufa de hongo son descritos sobre todo como "divertidos", los hongos clásicos producen viajes introspectivos más profundos, que contienen un mayor riesgo de malviaje, pero también un potencial de mayor espiritualidad.

Los hongos tradicionales de psilocibina han sido consumidos durante miles de años; es posible que su uso sea casi tan viejo como el Homo sapiens. Terence McKenna, por ejemplo, creía que habían propiciado la evolución del lenguaje. Una dosis típica es de 10-40mg o 1-4gr de hongos secos. Existen docenas de hongos psicodélicos. El viaje suele durar entre 4 y 8 horas.

Las trufas empezaron a popularizarse en el 2008 cuando Holanda prohibió el consumo de hongos con psilocibina. Se producen controlando las condiciones climáticas, para evitar que crezca el micelium. Están hechas con la parte subterránea de los hongos, llamada Sclerotia. Normalmente se venden en cajas con diseños psicodélicos. El viaje dura entre 3 y 5 horas y suele ser más suave, se puede interactuar fácilmente con las otras personas e incluso suelen utilizarse en fiestas. Tienen el mismo ingrediente activo que mimetiza la serotonina en el cerebro.

También se encuentran en el mercado versiones gourmet en las que se mezclan estas trufas con chocolates y otros ingredientes, creando una especie de psicodelicatessen.

Debe mencionarse que al igual que los hongos, las trufas son ilegales y, en todo caso, se recomienda supervisión si se van a consumir, ya que aunque no son peligrosas físicamente, psicológicamente pueden producir un estado de desequilibrio que puede provocar un accidente o un evento trágico.