*

X

La descripción de Stormy Daniels del pene de Trump podría haber arruinado 'Mario Kart' para siempre

Política

Por: pijamasurf - 09/18/2018

Daniels compara el pene de Trump con Toad de "Mario Kart" y conjura una imagen que podría considerarse brujería memética

Según la ex estrella porno Stormy Daniels, el hombre naranja tiene un pene de hongo; esa es la noticia viral del día. Evidentemente, hay cosas más importantes en la vida que discutir la anatomía de Donald Trump. Sin embargo, hay personas que creen que existe una escalada mediática y política en Estados Unidos que hace que el -por muchos tan ansiado- impeachment (la destitución de Trump) sea algo más cercano, y a esto contribuyen las acusaciones de Daniels (aunque no las del tamaño del pene de Trump). Por otro lado, ha comenzado la especulación sobre si Trump podrá contenerse y no usar su Twitter para responder a la poco favorable descripción que ha hecho Daniels de su pene. La revista Slate cree que el presidente no podrá resistirse y saldrá a rebatir a Daniels. Anteriormente, cuando se hizo una sugerencia de que el hecho de que tenía manos pequeñas podría indicar que tenía un pene pequeño, Trump utilizó su Twitter para contradecir esta posibilidad.  

El equipo legal de Daniels ha presentado pruebas de un pago de 130 mil dólares realizado por parte del abogado Michael Cohen a Daniels, para que ésta no hablara a los medios de su supuesta relación sexual con Trump. El presidente ha dicho que no tenía conocimiento de este pago. A esto se suma el tema, más importante aún, de la intervención rusa en la campaña presidencial.

Hace unos días se dio a conocer el libro escrito por Stormy Daniels (o su fantasma) en el que relata su breve relación amorosa con Trump. Lo que todos estaban esperando de la porn star, por supuesto, era que evaluara su relación sexual. Daniels, quien habría dormido con Trump para obtener un papel en su reality show The Apprentice, escribió que Trump tiene "un pene inusual, con una gran cabeza de hongo... Estaba yo allí, molesta porque estaba siendo follada por un tipo con pelo púbico como el Yeti y un pene como el hongo de Mario Kart". Daniels también señaló que Trump tiene un pene de un tamaño un poco menor que la media, algo que se espera que irrite al presidente de Estados Unidos.

El hongo de Mario Kart se llama Toad, y hoy se ha convertido en un ícono de fama mundial (y para muchos fans, en una imagen imborrable que tal vez eche a perder para siempre este juego). El sitio de tecnología Mashable fue más allá y sugirió que Stormy Daniels acababa de arruinar todos los juegos de la franquicia Mario.

Si algo podía generar una sobredosis de memes, es sin duda esta noticia -y la verdad es que aunque algunos son graciosos, uno acaba notando que está perdiendo el tiempo con temas inanes constantemente-. Quizá deberíamos de seguir los consejos de Jaron Lanier, el pionero de la realidad virtual, y simplemente abandonar todas las redes sociales digitales. Simplemente, hay demasiados penes-sapos-hongos de Trump en el timeline.

 

Lee también: Las 10 razones por las cuales debes dejar las redes sociales, según Jaron Lanier

Te podría interesar:

Por qué el Templo Satánico es una farsa (o cómo ha creado la fachada de ser una religión para influir en la sociedad)

Política

Por: pijamasurf - 09/18/2018

El Templo Satánico se ha vuelto en una popular religión en Estados Unidos, sólo que en realidad no es una religión

En los últimos 50 años ha habido geniales religiones fársicas como The Church of the Subgenius, el Pastafarismo y el Discordianismo. Estas organizaciones criticaron la religión o jugaron con las ideas de control que se ejercen en ciertas religiones, de una manera divertida y por momentos brillante. Sin embargo, ninguno de estos movimientos se hicieron pasar realmente por religiones ante el Estado  -más allá de que algún iluso pudo haber creído que se trataba de organizaciones religiosas reales (tan reales como los Illuminati)-. Resultaba evidente que eran parodias, y ellos mismos sabían perfectamente que no eran religiones como tal.

En tiempos recientes ha surgido una organización religiosa llamada El Templo Satánico, que dice ser heredera de la Iglesia de Satán que fundó Anton LaVey. El Templo Satánico, fundado por Lucien Greaves y Malcolm Jarry, se ganó la aceptación de cierto público liberal pues promovió una serie de mandamientos que parecían ser sumamente razonables, muy ad hoc para nuestros tiempos, pugnando, sobre todo, por la libertad. Además generó mucha polémica al construir estatuas gigantes de Satán en diversas partes de Estados Unidos, incluso en sitios de gran religiosidad, para cuyos feligreses esto fue una ofensa. El Templo Satánico argumenta que esto es libertad de culto religioso. En los últimos tiempos la organización se ha dedicado sobre todo a apoyar movimientos en favor del aborto, la libertad de culto, la laicidad y demás. En primera instancia parece pertinente que defiendan esto, ya que ellos pugnan por su derecho de adorar a Satán. El tema aquí es que realmente no adoran a Satán. El Templo Satánico no considera que Satán exista realmente: para ellos existe como puede existir Hércules, Iron Man o Bugs Bunny; es un héroe simbólico que representa la total rebeldía. No obstante, el Templo Satánico tiene el estatus de religión y goza de algunos de los beneficios de ser una religión organizada en Estados Unidos.

En una entrevista con el New York Times, Jarry dijo que el Templo fue concebido primero como una organización que pudiera ser capaz de "obtener fondos" de acuerdo con una iniciativa creada por George W. Bush, pero que no le interesaran los mismos. Aunque el Templo Satánico no cobra por ser miembro de su organización, sí promueve que se le hagan donaciones. Lo cual no significa necesariamente que tengan fines de lucro velados. Más que una idea para ganar dinero, parece ser una idea para defender un fundamentalismo político o ideológico que se vale de los medios que sean para avanzar su agenda.

Notablemente, el Templo Satánico defiende cosas como el matrimonio gay y el aborto mediante la utilización de lenguaje religioso: señalan que se trata de un derecho religioso, pues defienden la autonomía del cuerpo como un "sacramento". Está muy bien que defiendan el matrimonio gay o el aborto, el tema es que no son realmente una organización religiosa (aunque sí legalmente) y no tienen sacramentos; por lo tanto, hay una disonancia cognitiva y uno podría hablar de un cierto engaño intencional. Pues, aunque existe religiones no teístas, como puede ser el budismo, estas religiones lo son porque defienden principios trascendentes y tienen una dimensión no secular; es decir, justamente no se inmiscuyen en cuestiones de Estado, algo que -contradictoriamente- no hace el Templo Satánico. Incluso se podría hablar de una organización religiosa ateísta que defienda una presunta "espiritualidad ateísta", pero se esperaría, entonces, que este culto tenga una dimensión religiosa y que su ámbito no sea político. Claro que el Templo Satánico realiza ritos, pero la mayoría de ellos son sátiras religiosas o críticas políticas. De nuevo, criticar a la religión es algo que tiene cabida en la sociedad, pero esto puede perfectamente hacerse desde la secularidad, no bajo la máscara de una religión. Es evidente que la agenda del Templo Satánico es socavar a la religión haciéndose pasar ellos mismos como una religión, algo que se puede observar en el hecho de que parte fundamental de su discurso es criticar a las religiones establecidas y parodiar su lenguaje. A algunas personas les puede parecer astuto (como a Richard Dawkins, quien cree que la religión es un virus maligno), pero es también una falta de respeto a las personas que sí tienen auténtica fe.

Por su parte, la Iglesia Satánica los ha acusado de falsificar su ideología y utilizar principios satánicos como fachada. Esta agrupación señala -ellos que sí creen en Satán- que el Temblo Satánico ha hecho de su deidad una caricatura. 

Recientemente Emma Story, quien fungía como líder de una de sus 22 sedes en Estados Unidos y Canadá, anunció que renunciaría a la organización debido a lo que veía como la visión tiránica de Greaves, el líder del Templo Satánico. Story señala que Greaves practica una especie de absolutismo de la libertad de expresión, donde todo acto que coarte el libre albedrío debe prohibirse sin ningún claroscuro. Por ejemplo, Greaves condenó el veto reciente que Facebook, YouTube y otras plataformas hicieron del host Alex Jones, quien es famoso por sus radicales teorías de la conspiración, lo que incluye haber difundido el famoso Pizzagate. Recientemente Greaves contrató al abogado Marc J. Randazza, mismo que defiende a Alex Jones en un caso en el que los padres de los niños muertos en la matanza de Sandy Hook acusan al conductor por decir que el evento fue un hoax. El tema es que Randazza no sólo ha defendido a asesinos y líderes neonazis -algo que puede esperarse de ciertos abogados- sino que él mismo tiene una ideología de extrema derecha -o al menos, ha defendido la opinión de sus clientes- y ha aparecido incluso en el show de Jones, donde ha expresado ideas que Story ubica dentro de la alt-right. Claro que Greaves tiene derecho de hacer esto, pero al parecer Story ve en ello una contradicción, ya que por una parte, en teoría, Greaves promueve la igualdad y la diversidad, y por otra parte se asocia con individuos que expresan ideas excluyentes. Story escribe:

Cómo se puede esperar que personas de grupos minoritarios crean una palabra de lo que decimos cuando estamos ocupados aliándonos con un hombre que pasa su tiempo trabajando y amistándose literalmente con neonazis. 

Así que Story ha abandonado el Templo Satánico por razones de incongruencia en su mando. El tema de fondo aquí es la libertad a ultranza, que puede oponerse a la moralidad. Al defender la idea de que todo se vale y el derecho a hacer y pensar cualquier cosa, se relativizan todos los valores. Por supuesto, existe una importante corriente filosófica -a partir de Nietzsche- que defiende la relatividad de todos los valores y es posible que en términos filosóficos sea cierto que los valores son relativos, pero una sociedad no puede funcionar si no tiene una mínima dirección de lo que considera que es bueno y malo. El tema de Alex Jones es un buen ejemplo. El derecho de Jones de expresarse no debe coartarse pero otra cosa es como sociedad tener que darle un espacio en una plataforma como Facebook o YouTube, donde tiene un enorme alcance, pues su información -más allá de algunas interpretaciones que pueden ser discutibles- suele ser claramente falsa y promueve un clima de violencia y enfrentamiento. Si la sociedad ni siquiera puede defender la verdad o la mera noción de que existe tal cosa, entonces se desmoronan todas sus instituciones y principios aglutinantes y reina el caos. Lo cual ciertamente es uno de los peligros de no tener referentes absolutos, de no considerar que existe un bien, una belleza o una verdad trascendentes que pueden aplicarse universalmente.  

El eslogan que defienden este tipo de organizaciones es Nada es verdad; todo está permitido.