*

X

La descripción de Stormy Daniels del pene de Trump podría haber arruinado 'Mario Kart' para siempre

Política

Por: pijamasurf - 09/18/2018

Daniels compara el pene de Trump con Toad de "Mario Kart" y conjura una imagen que podría considerarse brujería memética

Según la ex estrella porno Stormy Daniels, el hombre naranja tiene un pene de hongo; esa es la noticia viral del día. Evidentemente, hay cosas más importantes en la vida que discutir la anatomía de Donald Trump. Sin embargo, hay personas que creen que existe una escalada mediática y política en Estados Unidos que hace que el -por muchos tan ansiado- impeachment (la destitución de Trump) sea algo más cercano, y a esto contribuyen las acusaciones de Daniels (aunque no las del tamaño del pene de Trump). Por otro lado, ha comenzado la especulación sobre si Trump podrá contenerse y no usar su Twitter para responder a la poco favorable descripción que ha hecho Daniels de su pene. La revista Slate cree que el presidente no podrá resistirse y saldrá a rebatir a Daniels. Anteriormente, cuando se hizo una sugerencia de que el hecho de que tenía manos pequeñas podría indicar que tenía un pene pequeño, Trump utilizó su Twitter para contradecir esta posibilidad.  

El equipo legal de Daniels ha presentado pruebas de un pago de 130 mil dólares realizado por parte del abogado Michael Cohen a Daniels, para que ésta no hablara a los medios de su supuesta relación sexual con Trump. El presidente ha dicho que no tenía conocimiento de este pago. A esto se suma el tema, más importante aún, de la intervención rusa en la campaña presidencial.

Hace unos días se dio a conocer el libro escrito por Stormy Daniels (o su fantasma) en el que relata su breve relación amorosa con Trump. Lo que todos estaban esperando de la porn star, por supuesto, era que evaluara su relación sexual. Daniels, quien habría dormido con Trump para obtener un papel en su reality show The Apprentice, escribió que Trump tiene "un pene inusual, con una gran cabeza de hongo... Estaba yo allí, molesta porque estaba siendo follada por un tipo con pelo púbico como el Yeti y un pene como el hongo de Mario Kart". Daniels también señaló que Trump tiene un pene de un tamaño un poco menor que la media, algo que se espera que irrite al presidente de Estados Unidos.

El hongo de Mario Kart se llama Toad, y hoy se ha convertido en un ícono de fama mundial (y para muchos fans, en una imagen imborrable que tal vez eche a perder para siempre este juego). El sitio de tecnología Mashable fue más allá y sugirió que Stormy Daniels acababa de arruinar todos los juegos de la franquicia Mario.

Si algo podía generar una sobredosis de memes, es sin duda esta noticia -y la verdad es que aunque algunos son graciosos, uno acaba notando que está perdiendo el tiempo con temas inanes constantemente-. Quizá deberíamos de seguir los consejos de Jaron Lanier, el pionero de la realidad virtual, y simplemente abandonar todas las redes sociales digitales. Simplemente, hay demasiados penes-sapos-hongos de Trump en el timeline.

 

Lee también: Las 10 razones por las cuales debes dejar las redes sociales, según Jaron Lanier

Te podría interesar:

China está tratando la religión como una enfermedad mental y colocando a musulmanes en campos de rehabilitación

Política

Por: pijamasurf - 09/18/2018

Según la ONU, 1 millón de musulmanes uigures podrían estar detenidos en campos de "reeducación"

Oficiales de las Naciones Unidas informaron hace unos días que 1 millón de musulmanes están siendo detenidos en campos de "reeducación" en China actualmente. La mayoría de los detenidos son de la minoría uigur, que profesa la religión musulmana. Personas que han sido liberadas de estos campos han denunciado que se les somete a un proceso de adoctrinamiento que puede durar varios meses, en el cual se les obliga a renunciar al islam y a recitar propaganda del Partido Comunista. Los internos son obligados a comer puerco, beber alcohol y criticar las creencias islámicas; de no hacerlo, son torturados, e incluso existen reportes de muertes.

Según una comisión del gobierno estadounidense, el sistema de adoctrinamiento en campos en la región de Sinkiang debe considerarse "la mayor encarcelación de una minoría en el mundo actualmente". Las autoridades chinas niegan la existencia de dichos campos, y señalan que se trata de "escuelas de vocación para criminales". Sin embargo, The Atlantic y otros medios han dado a conocer audios del Partido Comunista que describen los procesos de adoctrinamiento y se refieren a la ideología islámica como una enfermedad o un virus que puede ser contagioso.

Los miembros del público que han sido elegidos para la reeducación han sido infectados por una enfermedad ideológica. Han sido infectados con extremismo religioso e ideología de violencia terrorista, por ello deben ser tratados en hospitales como pacientes.     

Según James Milward, profesor de historia china en la Universidad de Georgetown, "la creencia religiosa es vista como una patología". Se le compara, incluso, con un tumor maligno que debe cercenarse. China ha estado combatiendo brotes terroristas realizados por uigures radicales desde el año 2009; al parecer, al principio el gobierno empezó a investigar a aquellos que tenían rasgos que se consideraban sospechosos -como tener una barba- y actualmente parece que se está atacando al grueso de esta etnia sin diferenciar demasiado entre sus miembros.

Como si tomara del lenguaje de Richard Dawkins, el líder de los nuevos ateos, quien ha dicho que la "religión es un virus", el Partido Comunista habla de un riesgo de contagio "que podría causar serios daños al público. Es por ello que deben ser admitidos de inmediato a un hospital de reeducación para tratarlos y eliminar el virus de su cerebro y restaurar su salud mental".

Existen reportes de serios daños psicológicos por haber sido internado en estos campos. Una comisión estadounidense ha redactado un documento en donde exige que haya sanciones a China por estas violaciones a los derechos humanos.

No hay duda de que el caso es alarmante, pues ya hemos visto a dónde puede llevar esta veta de intolerancia fundamentalista secular, justamente también en China, donde ocurrió el mayor exterminio jamás documentado (mucho mayor que el de la Alemania nazi).