*

X

La Mezquita del Sheikh Lotf Allah: uno de los lugares más hermosos del mundo (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 09/04/2018

Joya suprema de la arquitectura visionaria islámica, especialmente el interior de su domo es el deleite de la imaginación religiosa

Es difícil encontrar un lugar más hermoso que la mezquita del jeque Lotf Allah en Isfahán, Irán, una de las grandes joyas de la arquitectura islámica. Esta obra, que refleja la noción fundamental del islam, el ishan -la belleza y el gusto como consonancia con Dios-, tardó 16 años en construirse a principios del siglo XVII. Toda su magnificencia tiene como fundamento alabar la gloria divina, pero también proveer algo muy sencillo: un cuarto de rezo en el cual el devoto pueda transportarse al esplendor divino, un vínculo entre lo finito y lo infinito.

La arquitectura de la Mezquita del Sheikh Lotf Allah es comparativamente sencilla; lo que es excesivamente complejo e intrincado es su decoración, realizada con los materiales más finos y las formas más sublimes. Al interior del domo central se puede observar un pavo real dorado, de cuyo centro solar emergen plumas como rayos de sol. Esta es la cámara visionaria por excelencia y una de las más altas notas de la arquitectura sacra. El visitante debe antes atravesar un pasillo que lo va llevando en una especie de ascenso místico hasta ese punto central: el sol pavo real divino, que es como un ojo omnividente.

La arquitectura islámica intenta intimar a través de la forma, a través de la geometría sagrada, la intrincación armónica del diseño y la explosión espiritual del color, lo que es inefable. La esencia de la divinidad es incognosible e irrepresentable; lo más que se puede hacer es acercarse a ella, intimarla, a través de la belleza. Esto porque, como dice uno de los hadiths (palabras reveladas) islámicos: "Dios es belleza, Dios ama la belleza". La arquitectura y el arte en general regresan, a través de la forma y la percepción sensual, a las realidades arquetípicas; en ese sentido, la ornamentación y la sublime expresión geométrica son los umbrales hacia la realidad metafísica de la unidad divina.

 

 

 

Te podría interesar:

Esta declaración de Michael Caine aclara el ambiguo final de 'Inception'

Arte

Por: pijamasurf - 09/04/2018

¿Sueño o realidad? Si tú también tienes duda sobre el sentido de la escena final de "Inception", esta declaración de Caine podría despejar tus dudas

Entre los éxitos de taquilla de los últimos años, quizá pocos comparten con Inception la doble aura del triunfo multitudinario y una indiscutible calidad cinematográfica. Como sabemos, estos dos criterios no siempre vienen acompañados y, más bien, lo común es que una buena película no sea vista por miles o millones de personas y que las cintas de éxito masivo no sean siempre las mejores exponentes del llamado séptimo arte. Inception es un buen ejemplo de que, con talento, es posible balancear ambas cualidades.

Parte de su éxito se debe sin duda a la ambigüedad que su director, Cristopher Nolan, utilizó deliberadamente en la construcción de la película, un elemento que sin duda se corresponde a la perfección con el motivo central de la misma –los sueños– y es llevado no sólo hasta su límite sino, literalmente, hasta el final de la cinta. Quien la haya visto recordará que la última secuencia muestra al protagonista Dom Cobb (Leonardo DiCaprio) reunido finalmente con sus hijos, después de lo cual la cámara enfoca la pequeña perinola que usaba para distinguir entre la realidad y el sueño: si ésta caía, eso significaba que se encontraba en la realidad; si continuaba girando infinitamente, entonces todo a su alrededor era un sueño. 

Pero en la última escena, la perinola nunca cae: la pantalla negra corta antes de que el público pueda distinguir si quizá el "tótem" contaba con fuerza suficiente para seguir girando con normalidad o si, más bien, nunca se detendría.

Recientemente, uno de los actores que participaron en el filme y que ha acompañado en otras cintas a Nolan, el inglés Michael Caine, declaró que al leer el guion él mismo se enfrentó a esta ambigüedad. Y como otros espectadores, quiso saber si Cobb seguía soñando al final de la película o había despertado a la realidad. 

Entonces se acercó al director para preguntarle por la solución del dilema. Y la respuesta de Nolan fue muy sencilla; de acuerdo con Caine, el director le dijo: "Mira, siempre que tú estás en la escena, es la realidad". En este sentido, Caine funge como una suerte de "discriminador" de la realidad (en un sentido matemático del término) a lo largo de toda la cinta. Como vemos en el video anterior (un extracto con el final de la película), en la secuencia participa Caine, así que el misterio está resuelto: Cobb se encuentra en la "realidad".

El actor realizó estas declaraciones en el marco del festival Film 4 Summer Screen, celebrado en Inglaterra, donde justamente se encargó de presentarle Inception a la audiencia.

La explicación es quizá menos poética que la que dio hace un par de años el propio Nolan sobre el final de su cinta, pero quizá a más de un espectador le funcionará para poner punto final a la polémica.

 

También en Pijama Surf: 25 películas difíciles de entender que son un gran estímulo para tu conciencia