*

X

Las actrices mejor pagadas vs los actores mejor pagados, ¿la brecha salarial de género?

Buena Vida

Por: pijamasurf - 09/17/2018

Hay una importante diferencia entre las ganancias anuales de actores y actrices de Hollywood

La revista Forbes ha publicado sus listas de las 10 actrices y actores de Hollywood que más dinero ganaron en el último año. Dwayne Johnson, mejor conocido como The Rock, es, por mucho, el primer lugar (George Clooney en realidad aparece en la lista sólo porque vendió su compañía de Tequila). La BBC se cuestiona si estamos ante una clara muestra de la famosa brecha salarial entre géneros. Y ciertamente, puede haber algo de ello.

Sin embargo, al menos el caso de The Rock, Forbes lo explica por el hecho de que tiene una capacidad enorme de trabajar y hacer numerosas películas cada año, y sobre todo, por sus redes sociales. The Rock es por mucho el actor (actrices incluidas) que más seguidores tiene en Instagram, con 118 millones, sólo superado por Cristiano Ronaldo, Selena Gomez y Ariana Grande. The Rock supera a Beyoncé y a Kim Kardashian, quienes son las celebridades que le siguen. Forbes mantiene que actualmente las grandes productoras están pagando también por la capacidad que tienen los actores de promover las películas en las que aparecen y esto hace que The Rock, por ejemplo, haga tratos en los que se le paga con un porcentaje de las ganancias.

Por supuesto que habría que explicar cada caso y seguramente todavía debe de haber un sesgo a favor de los hombres; no obstante, es evidente que existen numerosos factores en torno a esto, no sólo el sexo. Por otro lado, y quizá esto es más inquietante aún que la brecha salarial, lo que nos revelan estas estadísticas es el lamentable estado de la cultura cinematográfica. Los actores y actrices que más ganan son aquellos que se dedican a las películas de acción, a las películas de superhéroes y demás, que son más una especie de parque de atracciones en imágenes en movimiento que cine de verdad. La calidad del actor pasa a segundo término; lo fundamental es si su apariencia va bien con uno de estos blockbusters

 

Actrices mejor pagadas de junio del 2017 a junio del 2018

Scarlett Johansson - US $40.5 millones

Angelina Jolie - US $28 millones

Jennifer Aniston - US $19.5 millones

Jennifer Lawrence - US $18 millones

Reese Witherspoon - US $16.5 millones

Mila Kunis - US $16 millones

Julia Roberts - US $13 millones

Cate Blanchett - US $12.5 millones

Melissa McCarthy - US $12 millones

Gal Gadot - US $10 millones

 

Actores mejor pagados de junio del 2017 a junio del 2018

George Clooney - US $239 millones -- (venta de su marca de Tequila)

Dwayne "The Rock" Johnson - US $124 millones

Robert Downey Jr. - US $81 millones

Chris Hemsworth - US $64.5 millones 

Jackie Chan - US $45.5 millones

Will Smith - US $42 millones 

Akshay Kumar - US $40.5 millones (Bollywood)

Adam Sandler - US $39.5 millones

Salman Khan - US $38.5 millones (Bollywood)

Chris Evans - US $34 millones (Avengers)

Te podría interesar:

5 maneras de recuperar el ánimo después de pasar el día con personas tóxicas

Buena Vida

Por: pijamasurf - 09/17/2018

A veces la toxicidad emocional de una persona o un ambiente puede traspasarse a tu vida, pero si no quieres que sea así, puedes evitarlo

En la vida cotidiana es más o menos inevitable encontrarnos en situaciones que nos desagradan, nos molestan o nos desaniman. A veces se trata de situaciones inesperadas en las que nos vemos envueltos sin saber muy bien cómo o por qué. En otras, se trata del orden “natural” de la existencia humana: los problemas del trabajo, los conflictos con la pareja o la familia, la dificultad de la propia vida, etcétera.

Sin embargo, que esas situaciones sean inevitable o propias de la vida no quiere decir que, al experimentarlas, tengamos que “sufrirlas”. Es decir, sin duda es necesario encararlas, porque forman parte de la vida, pero ello no implica añadirles una especie de sufrimiento suplementario que las hace doblemente pesarosas. Nada de eso. Se trata, en todo caso, de una adversidad que es necesario entender y resolver de la mejor manera posible, pero en esa ecuación el sufrimiento no tiene un lugar per se.

Los cinco consejos que presentamos a continuación tienen dicha orientación. Invitan a no dejarse llevar por la perspectiva innecesariamente pesimista con que algunas personas acometen la vida y que, a su vez, transmiten a los demás o a los ambientes en donde se encuentran. 


“Todo está mal…” ¿Pero eso es cierto?

Las personas que son capaces de desanimar a otras suelen transmitir una perspectiva de la realidad particularmente negativa, porque así es como experimentan su propia vida. Sus temas de conversación pueden ir de una enfermedad a la situación terrible que se vive en cierta parte del mundo, sus problemas o los de otras personas, lo difícil que es todo, lo horrible que es el trabajo que tienen o el lugar donde viven, lo mucho que sufren con su pareja, etc. En una palabra: malestar. 

En este sentido, luego de estar con alguien así es posible que nosotros mismos nos “contagiemos” de su manera de ver las cosas y empecemos a no ver más que la dificultad, los problemas, el sufrimiento, etc. Y aunque, en efecto, esto puede ser o es real, ello no significa que la única manera de entenderlo sea desde la queja estéril o la visión pesimista de la existencia. 

Así, es importante encuadrar nuevamente la perspectiva y preguntarse: ¿es cierto que todo en la vida, en mi vida, está mal? ¿O esa es sólo la versión de otra persona, que mira las cosas de ese modo?

 

Apóyate en ti mismo

¿Por qué la “toxicidad” emocional de un individuo o de un ambiente afecta a unas personas y a otras no? La respuesta a esta pregunta puede ser múltiple, pero hasta cierto punto parece posible decir que en el segundo caso se trata de gente que no se deja afectar, ya sea porque tienen bien cultivada cierta indiferencia o, en la mejor de las situaciones, porque tienen la confianza suficiente en sí mismos como para no dejarse arrastrar en la corriente de pensamiento o conducta de otros.

En este sentido, se trata de una forma de ser que evoca el consejo que dio Marco Aurelio en sus Meditaciones: “Sé fuerte como las rocas que las olas del mar no dejan de golpear: se mantienen firmes mientras que a sus pies la espuma se agita y desaparece”.

Cultiva esa confianza en ti necesaria para no perder pie, para que las olas, en efecto, se presenten y quizá te golpeen, pero no te hagan caer, porque eres lo suficientemente firme en tus convicciones, tus objetivos y tus ideas.

 

¿Te sientes angustiado? ¿Por qué?

Una de las ideas centrales del psicoanálisis es que la angustia es una señal que no engaña. De todas las emociones que el ser humano puede experimentar, la angustia es la única que no puede compararse con ninguna otra, que arriba ella misma, sin confusiones de ningún tipo. La angustia se presenta y nos pide poner atención de inmediato en nuestra existencia. Si después de un día particularmente difícil sientes esa angustia, más que intentar evitarla, pregúntate por qué sientes eso. 

¿Estar con ciertas personas en especial te provoca esa angustia? ¿Dejar pasar cierto tipo de situaciones o comportamientos? ¿Hay cosas que te molestan pero prefieres no señalarlas, por temor a iniciar un conflicto? 

Debido a la formación del ser humano, la mayoría de nosotros estamos habituados, inconscientemente, a eludir la angustia: con comida, con alcohol, con la compañía de otros, con entretenimiento, etc. Pero este es un patrón de conducta que nos mantiene en una etapa de “minoría de edad”, en la que no hemos tomado conciencia de nuestra capacidad de encarar la vida con los recursos de nuestro entendimiento.

 

Haz algo que te haga sentir bien

En ocasiones, después de un día difícil puedes recurrir a algo que te ofrezca una experiencia de bienestar auténtica. Ver a una persona muy querida, quizá comer ese chocolate que hace tiempo guardas en tu alacena, pasar al cine a mirar una película que te causa curiosidad, hacer ejercicio, etc.

Sólo ten cuidado con la trampa de la evasión. No se trata de que eludas tus problemas o tu propio malestar mirando la televisión, comiendo o comprando cosas, por ejemplo, pues en el fondo esto implica no hacer nada con lo que te molesta, es decir, intentar “remediarlo” con una solución que en realidad lo deja en el mismo lugar donde está.

Recurre a ese placer una vez que hayas entendido para ti mismo (a) que te sientes mal, por qué te sientes mal y qué necesitas hacer para resolver realmente ese malestar.


Regresa a lo tuyo

Después de pasar tiempo enfrascados en algún problema, rodeados de personas que fomentan el malestar o en ambientes emocionalmente arduos, podemos sentirnos un tanto “fuera” de nosotros mismos, como si hubiéramos perdido la brújula o como si se tambalearan nuestras propias ideas de la vida y del mundo.

Si es el caso, recupera la conciencia de ti. Date cuenta de que cada quien habla de la existencia tal y como la experimenta, pero ello no quiere decir que su perspectiva sea ni la correcta ni la verdadera. Igualmente, aprende a diferenciar entre tu responsabilidad y la responsabilidad de otros, entre tus problemas y los problemas de otros y, finalmente, a confiar en la capacidad de cada persona de hacerse cargo de su propia vida.

Si eres capaz de entender esto, entonces ocúpate de lo tuyo, de aquello que, como dijera Epicteto, sí te corresponde.

 

La dificultad es propia de la vida porque ésta lo tiene casi siempre todo en contra; no obstante, ese es justamente su motor. Porque la vida es difícil es necesario esforzarse por continuar con vida, trabajar para disfrutarla y, en el caso del ser humano, entenderla para vivirla con plenitud.

 

También en Pijama Surf: La dificultad de vivir: una entrevista a Jacques Lacan

 

Imagen de portada: Broken isn't Bad