*

X

¿Amar en la juventud es un ‘error’? Rilke sobre el aprendizaje y el trabajo del amor

AlterCultura

Por: pijamasurf - 10/20/2018

"Convertirse en un mundo, transformarse en un mundo para sí por amor a otro, es una pretensión grande y modesta a la vez, algo que elige y que da vocación y amplitud", escribe Rilke

El amor es, sin duda, uno de los temas fundamentales de la condición humana. Desde que nuestra especie hizo de la cultura su segunda naturaleza, la noción de amor tiene un lugar fundamental de la existencia, desde el nacimiento hasta la muerte del individuo, presentándose en distintos momentos como una necesidad, una búsqueda, una pregunta, un refugio, una satisfacción, un instante de felicidad, una certeza y un desafío, entre muchas otras expresiones.

Pero como sucede con otros aspectos de aquello que nos conforma como humanos, por más que el "problema" del amor se conozca y se haya tratado desde hace siglos, cada persona necesita encararlo y experimentarlo a su manera, por sí misma, para entenderlo y eventualmente resolverlo.

En este espíritu, compartimos a continuación algunas cuantas líneas de Rainer Maria Rilke a propósito del amor. El fragmento proviene de las Cartas a un joven poeta, indudablemente uno de los textos más conocidos de Rilke y también uno de los más emotivos, escrito en una prosa profundamente sensible y sobre todo sabia, una combinación poco usual que demuestra una de las grandes cualidades del escritor austríaco: su amplio conocimiento tanto de la lengua y sus recursos como de la vida en sí.

En el fragmento elegido, Rilke habla del amor como un trabajo y como una tarea, esto es, como una acción que requiere esfuerzo, disciplina y experiencia. Aunque en el fondo el amor es sencillo –amar es sencillo–, como bien señala Rilke, antes de arribar a esa luminosa sencillez hace falta aprender a amar, y ese aprendizaje toma tiempo, recursos, atención e incluso el tránsito por algunos estados que de inicio nos parecerán poco agradables (la soledad, por ejemplo). Veamos:

También amar es bueno, pues el amor es difícil. Amarse de persona a persona es quizás lo más difícil de todo lo que nos ha sido encomendado, lo más avanzado, la última prueba y examen, el trabajo por excelencia, para el que cualquier otro trabajo es sólo preparación. Por eso los jóvenes, que son principiantes en todo, todavía no conocen el amor: tienen que aprenderlo. Con todas sus fuerzas, con todo su ser reunido en torno a un corazón solitario, inquieto, latiendo hacia arriba, tienen que aprender a amar. El tiempo del aprendizaje es siempre largo y hermético. De este modo, amar será durante mucho tiempo y a lo largo de la vida, soledad, recogimiento prolongado y profundo para aquel que ama. Amar, principalmente, no es nada que signifique evadirse de sí mismo, darse y unirse a otro, porque ¿qué sería la unión de unos seres aún turbios, incompletos, confusos? Amar es una sublime oportunidad para que el individuo madure, para llegar a ser algo en sí mismo. Convertirse en un mundo, transformarse en un mundo para sí por amor a otro, es una pretensión grande y modesta a la vez, algo que elige y que da vocación y amplitud. Sólo en este sentido, como tarea para trabajar en uno mismo ("escuchar y martillear noche y día") les está permitido usar a los jóvenes el amor que les ha sido dado. Exteriorizarse, crear cualquier tipo de comunidad, no es para ellos (que aún han de ahorrar y reunir durante mucho, mucho tiempo), lo último, lo definitivo. Para conseguirlo, apenas hay bastante con toda una vida humana.

Por esto, los jóvenes suelen equivocarse tan desdichadamente. La impaciencia (que es parte constitutiva de su naturaleza) hace que se arrojen en brazos de otro cuando viene la crecida del amor, que se prodiguen tal como son con toda su turbulencia, desorden y confusión. ¿Qué puede, pues, ocurrir? ¿Qué puede hacer la vida con esa tropa de semifrustrados que ellos llaman su comunidad, que lo querrían llamar su felicidad y, si pudieran, su futuro? Y así cada uno se pierde a sí mismo por amor del otro y pierde al otro y a otros muchos que querrían venir.

¿Por qué Rilke habla del amor como un "error" durante la juventud? Esencialmente, porque el poeta mira al amor con una perspectiva amplia, no sólo como la fiebre que nos inunda y nos hace sentirnos atraídos hacia una persona, sino más bien como ese deseo un tanto inexpresable que nos hace sentirnos unidos a una persona o, mejor dicho, próximos, pues como bien señala el poeta, el amor auténtico se alcanza cuando el sujeto, sin dejar de ser sí mismo, sin renunciar a lo que es o a lo que ha construido, es capaz de enlazar ese mundo con el de otra persona. Pero ese conocimiento y esa experiencia van, de algún modo, a contracorriente de la juventud, que es toda ímpetu y frenesí. 

Sin embargo, es necesario aprender a amar.

 

También en Pijama Surf: Amar es adorar la distancia con lo que se ama: los apuntes de Simone Weil sobre el amor, la verdad y la libertad

Te podría interesar:

¿Qué son las pesadillas lúcidas y por qué tienen gran potencial de sanación?

AlterCultura

Por: pijamasurf - 10/20/2018

Los sueños lúcidos, como también las pesadillas lúcidas, son escenarios de exploración y sanación psiconáutica

Los sueños lúcidos son aquellos sueños en los que el soñador sabe que sueña y durante al menos algunos momentos, experimenta su sueño -toda su difusión onírica- como presencia consciente. El término fue acuñado en 1911 por Frederik van Eeden, quien también reportó la existencia de "pesadillas lúcidas". La diferencia estriba en que en una pesadilla lúcida el soñador sabe que está soñando pero aun así se ve involucrado en una situación terrorífica, ya sea que esté lidiando con demonios, monstruos, entidades extrañas o con una situación que produce terror. 

En muchas ocasiones las pesadillas son detonadoras de sueños lúcidos, justamente cuando la persona que está sufriendo dramáticamente en el sueño -por el exceso de ese mismo sufrimiento- se da cuenta de que es un sueño y de que, por lo tanto, la situación que le produce terror no es real. En ocasiones despertamos por el miedo; en otras, el miedo o lo extraordinario de la pesadilla nos hace despertar pero dentro del propio sueño, lo cual es muy liberador.

La pesadilla lúcida, sin embargo, es distinta, pues nos enfrenta con una situación que no pierde su cualidad de terror pese a que sabemos que estamos soñando. 

Según un estudio reciente, en el que se analizó a 600 soñadores, las pesadillas lúcidas tienen las siguientes características:

  • Hay conciencia sobre el estado de sueño.
  • No obstante, hay una sensación importante de falta de control.
  • Perdura el miedo intenso.
  • Se presentan personajes violentos que parecieran tener autonomía más allá de la persona que sueña, e incluso deciden de manera contraria a los deseos de la misma persona.
  • Hay una incapacidad para despertar.

En las pesadillas lúcidas se empalman aquellas experiencias conocidas popularmente como la "subida del muerto" y, de manera más científica, la "parálisis del sueño", si bien estas extrañas intrusiones del proceso de REM pueden o no ser pesadillas lúcidas.

Ahora bien, existe un potencial poco explorado con la pesadilla lúcida de sanar o, al menos, de lograr una aceptación y asimilación de las profundidades inconscientes de la mente. Si es que no consideramos que nuestros sueños son mera basura psíquica sin mayor significado, entonces las pesadillas lúcidas podrían reflejar ciertos contenidos que pueden ser traumáticos o arquetípicos, que pueden impedirnos crecer o simplemente estar en paz. Como ocurre con un videojuego, la pesadilla lúcida nos enfrenta con el "monstruo" del final del nivel de una manera que nos permite tomar decisiones con cierta conciencia y de esta forma, si podemos superar y vencer al personaje que nos enfrenta y convertir la pesadilla lúcida en un sueño lúcido, es probable que podamos superar ciertas fronteras y escollos de nuestro inconsciente. Si seguimos la psicología analítica de Jung, hasta que no confrontemos estas profundidades sombrías de nuestra mente difícilmente podremos ser personas completas, realmente individuadas. Así que, si bien uno difícilmente buscaría producir una pesadilla lúcida -a diferencia de un sueño lúcido, que es un deleite psiconáutico-, la pesadilla lúcida nos ofrece una interesante oportunidad de autoconocimiento. Estamos conscientes ante nuestros miedos, y esto es algo único y muy valioso si somos capaces de poner atención.