*

X

El Dragón está escupiendo meteoros: estrellas fugaces Dracónidas en máxima intensidad 8 de octubre

Ecosistemas

Por: Pijamasurf - 10/04/2018

Las Dracónidas nos esperan con un enigma

El Dragón se encuentra en estado de actividad: su fuego está por llegar. Las estrellas fugaces de las Dracónidas han entrado a su fase de mayor intensidad y llegarán a su pico el 8 de octubre (las noches del 7 y 9 son buenos días también). Las Dracónidas se ven con mucha mayor abundancia en el hemisferio norte y en ocasiones pueden producir ráfagas de lluvias de hasta 600 meteoros por hora, según fueron observadas en el 2011. Entre 1933 y 1946, Draco disparó miles de estrellas fugaces cada hora. El tema es que nadie sabe bien qué esperar pues, en ocasiones, estos meteoros pueden ser de los más aburridos. 

Este año existen existen algunos indicios de que quizá sea un gran espectáculo, ya que el cometa (de donde realmente surgen estos meteoros) 21P/Giacobini-Zinner estuvo el 10 de septiembre lo más cerca de la Tierra que ha estado en 72 años. Habrá que ver qué pasa, lo cual le agrega una emoción añadida a este espectáculo que requiere justamente de la serendipia de una noche sin nubes, poca contaminación lumínica, la voluntad de desvelarse y en este caso, un factor X que ni siquiera los científicos saben calcular. Una cosa digna de mencionarse es que las Dracónidas alcanzan su pico entre las 9 y 11 de la noche, por lo cual no es necesario trasnochar.

Las Dracónidas, también llamadas Giacobínidas, son una de las lluvias fugaces más jóvenes y lentas; esperemos que este año sean abundantes en sus racimos de fuegos. Te deseamos buenas vistas.

Te podría interesar:

Así se ve Trami, el tifón que tocará las costas de Japón en las próximas horas (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/04/2018

Un ejemplo de los legendarios tifones de Japón

Entre los fenómenos naturales relacionados con las condiciones climáticas del planeta, las tormentas se encuentran sin duda entre los más impresionantes y, eventualmente, más destructivos. Las tormentas ocurren en diversas regiones de la Tierra, cada una con su propia especificidad: huracanes, tormentas tropicales, ciclones, etcétera.

En Oriente, este fenómeno ha sido llamado históricamente “tifón”, una palabra proveniente de la India que ha sido traducida como “torbellino”. Desde hace siglos, los tifones son bien conocidos en estas regiones, además de en China y Japón, donde su fuerza destructiva ha dado origen lo mismo a leyendas que a una importante cultura de prevención de desastres. De las primeras cabe recordar una en especial, la que se originó en el siglo XIII de nuestra era en ocasión del intento de invasión de Genghis Kan a Japón, frustrado en 1274 y 1281 por el mismo motivo: sendas tormentas que evitaron el arribo de la flota mongola a las costas del país del sol naciente, un “viento divino que a partir de entonces se conoció como “kamikaze”.

La leyenda, sin embargo, tiene su fundamento real, y las imágenes que compartimos a continuación son una buena prueba de ello. Se trata de fotografías tomadas desde el espacio exterior de “Trami”, un tifón cuyos vientos rondan los 260km/h de velocidad y que a inicios de esta semana se encontraba a cerca de 700km de distancia de Japón. 

Las fotografías fueron captadas y compartidas por Alexander Gerst, astronauta alemán que se encuentra a bordo de la Estación Espacial Internacional.

En concreto, se prevé que “Trami” arribe a la isla japonesa de Okinawa el domingo próximo y antes, el sábado, a la isla de Taiwán (que pertenece a China). Para cuando toque las costas japonesas, el tifón habrá perdido potencia, lo cual posiblemente lo vuelva menos destructivo.

 

También en Pijama Surf: ¿Cuáles son los países que no sobrevivirían al cambio climático?