*

X
El profesor Tim Wu considera que es urgente crear un código de ética para el diseño de las plataformas sociales digitales

Vivimos en un mundo en el que nos hemos convertido en el producto, en la sustancia misma de la economía, que hoy en día es la atención humana. Esto ha generado que, en cierta forma, nuestras herramientas nos empiecen a usar y modificar a nosotros. Las compañías de tecnología constantemente están diseñando nuevas funciones y  algoritmos -que se alimentan de los datos que les regalamos- para poder manipular nuestras conductas, para que pasemos más tiempo "conectados" o para que adquiramos ciertos productos.

Según el profesor Tim Wu, autor del importante libro The Attention Merchants, esto ha llegado al punto de que establecer un código de ética en el diseño de la tecnología es una cuestión vital para el desarrollo de la humanidad. Wu sugiere que las redes sociales están diseñadas para dejarnos con una sensación inconclusa: siempre hay más información que nos puede hacer secretar más dopamina, siempre hay otras cosas interesantes que debemos ver... Wu, un poco como McLuhan, sostiene que en el diseño de las plataformas y los aparatos se establece de entrada una cierta agenda; generalmente, el diseño está orientado a explotar las debilidades humanas: la inseguridad, el deseo, la rabia.

Wu entiende que los sitios sociales crean lo que llama "false loops" (bucles falsos), donde nunca hay un final a lo que se puede hacer en la plataforma. El News Feed de Facebook siempre tiene más. Esto va en contra de la forma en que encontramos sentido en el mundo. El ser humano busca una narrativa con un principio y final, no fragmentos atractivos que no tienen pies ni cabeza. Compara esto con una cena tradicional con la familia con un buffet que mezcla todo tipo de alimentos y en el cual uno al final, acaso dejándose llevar por la abundante oferta, acaba indigesto: "Creo que el diseño actualmente nos está convirtiendo a todos en obsesivo-compulsivos al hacer que los loops nunca cierren. ¿Cómo te sientes después de ver una buena película, a diferencia de zappear la TV durante 3 horas?".

Estos loops falsos son una estrategia de negocios que se basa en recompensas inmediatas que generan una suerte de adicción. Existen alternativas más sanas al diseño. En lugar de la agresividad de Facebook, que constantemente te sugiere que hagas algo, que comentes aquí, que celebres la amistad de este amigo, que le des like a esta página; o de Tinder, donde puedes checar infinitamente perfiles, hay sitios que empiezan a ser más conscientes y no envían a sus usuarios por el "agujero del conejo". Coffee Meets Bagel, por ejemplo, una app de citas, sólo permite dos matches por día. "¿Puede una red social simplemente decirte 'Esto es lo que checas, y con esto has llegado al final'?", se pregunta Wu. ¿Pueden estos sitios dejar de ser tan voraces?

Es necesario adoptar un código de ética, una suerte de estoicismo en el diseño. Una manera muy lógica de empezar es que estos aparatos y plataformas, en vez de tener por default todas las notificaciones prendidas, requieran que el usuario las autorice y las "encienda" voluntariamente.

Te podría interesar:

La humanidad se dividirá en 2 castas: una que vivirá 200 años y otra que vivirá 50, según Yuval Noah Harari

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 10/02/2018

El historiador considera que la biotecnología incrementará aún más la desigualdad

El historiador Yuval Noah Harari se ha convertido en uno de los escritores más influyentes del mundo, quizás demasiado influyente. De cualquier manera, Harari es uno de los escritores más leídos en el mundo y es enormemente popular entre los ejecutivos de Silicon Valley, pues escribe fundamentalmente sobre el futuro de la humanidad en relación a la tecnología. En su libro Homo Deus, Harari planteó la inquietante posibilidad de que en las siguientes décadas, una élite tecnoeconómica empezaría a dedicarse al aumento de sus capacidades cognitivas, a la extensión de su vida y a la búsqueda del placer perpetuo. Los sueños del transhumanismo se estarían acercando, independientemente de que se pueda o no crear máquinas conscientes. Pero, de suceder, dicha singularidad tecnológica no será más que una continuación e incluso una exacerbación de la desigualdad actual. En Homo Deus, Harari escribe:

El tecnohumanismo considera que el Homo sapiens, tal como lo conocemos, ya ha terminado su recorrido histórico y ya no será relevante en el futuro, pero concluye que, por ello, debemos utilizar la tecnología para crear al Homo Deus, un modelo humano muy superior.

En una entrevista reciente con el diario La Vanguardia, Yuval Noah Harari, que se encuentra promocionando su libro 21 lecciones para el siglo XXI, habló sobre esta brecha en ciernes. Mediante el uso de la biotecnología, dice:

A lo mejor parte de nosotros vivirá hasta los 200, pero la raza humana se va a dividir en castas biológicas. Grandes diferencias no sólo en la esperanza de vida -unos que viven hasta 200 y otros que viven hasta 50-, sino también diferencias en sus capacidades. Capacidades físicas, mentales y emocionales. En el momento en que puedes descifrar la biología humana, los tipos de manipulaciones que puedes hacer con esto son casi ilimitadas. Puedes quedarte en el nivel del cuerpo y cambiar la carga genética, cambiar los sistemas orgánicos del cuerpo, puedes juntar el cuerpo orgánico a partes no orgánicas y crear cíborgs, desde manos biónicas hasta sistemas inmunológicos de millones de micro robots, que circulan por el cuerpo y refuerzan el sistema inmunológico orgánico. Hasta conexiones directas entre el cerebro y el ordenador, navegar en Internet con la conciencia, almacenar parte de tu memoria en un almacenamiento externo. Usar diferentes capacidades que están colocadas en la nube, no en ti, o en alguna red. En el momento que se abre la puerta en la cual nosotros sabemos cómo conectar el cerebro a un ordenador, lo que hay detrás de la puerta nadie tiene ni una remota idea.

Más allá de que muchas de estas ideas son especulativas, sí resulta evidente, pues ya lo empezamos a vivir actualmente, que la tecnología permitirá aumentar la longevidad y, de cierta manera, también ampliar las facultades humanas. Lo que no es evidente es que este aumento será democrático, ni mucho menos. Como el mismo Harari señala en un artículo en The Atlantic, nos estamos preparando para la tiranía de la inteligencia artificial, no porque ésta vaya a despertar a la conciencia autónoma, sino porque será seguramente utilizada por grupos selectos de individuos que la usarán para sus propios intereses. La realidad es que mientras la tecnología sea muy superior a nuestra propia conciencia moral, la tecnología se convierte en una herramienta de tiranía, como el mismo Harari señala.

Alguien que seguramente merece ser más leído que Harari, el teórico de medios Douglas Rushkoff, escribió hace poco un artículo sobre este mismo tema, sugiriendo que la élite financiera considera a la tecnología fundamentalmente como una forma de escapar, un subterfugio que les permitirá librarse de las incipientes catástrofes globales. Rushkoff ha insinuado que el deseo del transhumanismo de trascender la condición humana es también una deshumanización. La trascendencia no sólo implica superar el sufrimiento y la muerte -si es que tal cosa es posible-; asimismo implica, sin duda, trascender "el cuerpo, la interdependencia, la vulnerabilidad y la complejidad" y quizás también la compasión. Y dicha trascendencia parte de la noción, tomada como verdadera por el transhumanismo, de que los humanos somos reductibles a nada más que "objetos de procesamiento de información". Según Rushkoff:

Entre más comprometidos estamos con esta perspectiva del mundo, más veremos a los seres humanos como el problema y a la tecnología como la solución. La más pura esencia de lo que es ser humano se trata cada vez menos como un feature y más como un bug [menos como algo a destacar y más como un error a eliminar]. No obstante los sesgos que se les incrusta, se declara que las tecnologías son neutrales. Cualquier comportamiento que inducen en nosotros es sólo un reflejo de nuestros núcleos corruptos. Es como si nuestra innata humanidad salvaje fuera culpable de nuestras dificultades. De la misma manera que la ineficiencia de un mercado local de taxis puede "solucionarse" con una app que lleva a la bancarrota a los conductores humanos, las irritantes inconsistencias de la psique humana pueden corregirse con un aumento digital o genético.