*

X
Después de pasar una temporada con su mascota, un joven chino notó que no se comportaba como le hubiera gustado

Un joven y solitario oficinista chino compró un pequeño perro para que le hiciera compañía, pero con el tiempo empezó a dudar de la "canidad" de su mascota, según reporta el sitio Shangaiist. Podemos imaginar que el joven se sentía solitario por las duras condiciones del capitalismo y la alienación moderna que también ha permeado China. 

Cuando su pequeño cachorro empezó a crecer, el jovén notó características que no son muy comunes en los perros, por decirlo de alguna manera. Seguramente su mascota no era muy empática que digamos, y no le resolvía sus necesidades emocionales.

El joven posteó imágenes en línea y finalmente alguien le reveló que lo que tenía era una rata... si bien una rata de bambú, un poco más elegante que el roedor común y corriente. Esta rata es considerada una delicatessen en ciertos lugares de China. El hombre regresó su mascota y quizás ahora haya acabado como un platillo en un restaurante.

Según el sitio Shanghaiist, en China este tipo de dudoso mercado ha producido numerosos casos igualmente curiosos y algunos un tanto peligrosos, como el de la familia que crío a su mascota durante 2 años pensando que era un perro, hasta que descubrieron que era un oso.

Te podría interesar:

Dejar la carne y los lácteos: la solución más eficaz para regenerar la Tierra (ESTUDIO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/29/2018

De acuerdo con este estudio, cambiar radicalmente de dieta es la única forma de revertir los daños causados por la actividad humana sobre el planeta

En el momento actual, es ya innegable el impacto negativo que la actividad humana ha tenido sobre el equilibrio natural de la Tierra en el último siglo. 

A diferencia de otras especies, la nuestra evolucionó a partir de la transformación del entorno, lo cual eventualmente derivó en la situación en la que nos encontramos hoy en día: las condiciones meteorológicas globales han cambiado radical y aceleradamente en las últimas décadas; numerosas especies se han extinguido por causas relacionadas directamente con el ser humano; la contaminación de los suelos y los mares amenaza la supervivencia de la vida, etcétera. 

La lista de estas consecuencias podría, en efecto, aumentar y, por ello mismo, la pregunta que se impone es, más bien, qué hacer al respecto. Si el ser humano es responsable de la catástrofe ambiental en la que vivimos y que podría agudizarse, ¿no podría ser también artífice de la solución?

En ese contexto, a mediados de este año Joseph Poore y Thomas Nemecek (investigadores de las universidades de Oxford y Zúrich, respectivamente) publicaron un estudio en el que analizaron las acciones inmediatas que es posible emprender y que son capaces de reducir significativamente el impacto humano sobre el medioambiente. 

De todas las opciones exploradas, la única que, a decir de los científicos, se mostró como realmente efectiva, es reducir e incluso suprimir la carne y los lácteos de la dieta cotidiana.

Poore y Nemecek llegaron a esta conclusión luego de analizar el hecho de que de la superficie terrestre destinada a la producción de alimentos, 83% se utiliza para la producción de carne o de productos lácteos, lo cual genera el 60% de los gases de efecto invernadero relacionados con la agricultura y, en contraste, provee únicamente un 18% del total de calorías y 37% de las proteínas consumidas por la población mundial. 

Según este mismo cálculo, si la especie humana dejara de consumir carne y lácteos, la superficie de la Tierra destinada actualmente a la producción de alimentos se reduciría en un 75%, lo cual equivale al territorio combinado de Estados Unidos, China, Europa y Australia. 

Además de la reducción significativa de gases asociados con el calentamiento global que este cambio implicaría, otras consecuencias benéficas de una modificación radical de la dieta humana serían la recuperación de la acidificación natural de los suelos y la limpieza general de los cuerpos de agua que se usan en la producción alimentaria.

De acuerdo con los investigadores, la agricultura es el sector que genera la mayor cantidad de problemas para el medioambiente, pues actualmente supone la transformación o franca destrucción de hábitats enteros, desde las condiciones climatológicas de una región hasta la afectación de las especies (de todos los niveles) que pertenecen a los diferentes hábitats.

Producir 100g de carne de res, por ejemplo, genera 105kg de gases de efecto invernadero, mientras que producir 100g de tofu genera apenas 3.5kg. Es ese desequilibrio el que afecta enormemente el entorno donde se asienta un punto de producción de carne y lácteos. No es casualidad que, como señaló otro estudio, actualmente casi nueve de cada 10 mamíferos sobre la Tierra son ganado o seres humanos.

Poore y Nemecek reconocen que lograr un cambio en este campo no es sencillo, no sólo por los hábitos de dieta y consumo ampliamente extendidos entre la población mundial, sino también por los intereses económicos de dicha industria.

Con todo, el señalamiento está hecho. Después de todo, si la toma de conciencia es generalizada, nada impediría cambiar las cosas. Al menos, hipotéticamente hablando.

 

En este enlace, el estudio de Poore y Nemecek

 

También en Pijama Surf: Esta gráfica muestra las decisiones personales que realmente combaten el cambio climático