*

X
El padre de la realidad virtual se ha convertido en uno de los más lúcidos y acérrimos críticos de la Red

Jaron Lanier, una de las voces más calificadas en cuanto al conocimiento de los entresijos de la tecnología digital, cree que las redes sociales actuales son como los cigarrillos y, como las viejas compañías de tabaco, deben ser reguladas. Y los usuarios, como los fumadores de tabaco, harían bien en simplemente dejarlas.

Lanier, considerado el padre de la realidad virtual, es un ingeniero informático que trabaja como consultor de Microsoft y que estuvo involucrado en el desarrollo del protocolo de Internet2. Recientemente publicó un libro en el que llama urgentemente a abandonar las redes sociales, Ten Arguments for Deleting your Social Media Accounts Right Now, pues argumenta que no añaden nada realmente positivo a Internet. En una entrevista con El País, Lanier asegura que él sigue creyendo en lo fabuloso que es Internet, pero con la salvedad de que se abandonen las redes sociales o que se desarticule el poder de inmensas redes sociales como Facebook, que son algo así como un cáncer digital:

Yo todavía soy un verdadero creyente de Internet, pero unas pocas compañías monopólicas han tomado el control de Internet y lo han arruinado. Nunca he tenido una cuenta en una red social, ni Facebook, ni Twitter, ni nada. Nunca. ¿Cómo lo hago? Porque estos servicios realmente no añaden nada a los que Internet te da. Usando las capacidades normales de Internet, como hacer una página web o mandar un email, no necesitas estas compañías. La gente ha llegado a la conclusión de que las necesita, pero no es verdad. A lo que me opongo es a ese control por parte de monopolios gigantes en el que cualquier conexión entre personas sólo se puede financiar si hay una tercera persona que quiere manipular a esas dos personas. Creo que eso es la receta para la locura y la negatividad. Y ha calado tanto que quizá no sobrevivamos. Internet en sí mismo sigue siendo genial.

Lanier sugiere que estas redes sociales han creado una necesidad falsa y han producido con sus algoritmos una masa de adictos. Facebook ha aplicado técnicas conductistas -como ha aceptado su socio fundador Sean Parker- alterando el sistema de dopamina del cerebro. Lanier afirma que para que las redes sociales pueden tener verdadero valor, es necesario que el cliente sea el usuario -actualmente, los usuarios son los productos-. El hecho de que exista un tercero invisible -todas las compañías que se sirven de los datos de Facebook, y el mismo Facebook- que pulula alimentándose de la información para persuadir a los usuarios de tener ciertas conductas, crea un entorno manipulativo, casi perverso, que fomenta la negatividad. Para esto, como también ha dicho Tim Wu, sería necesario simplemente que las redes sociales cobraran por usarlas y que se eliminara el esquema de publicidad y recolección de datos. El hecho de recibir servicios gratis en Internet es sólo un enorme espejismo; en realidad, el precio que se paga es altísimo -por ejemplo, ya hemos cedido nuestra privacidad y puesto en entredicho la democracia-.

Para salvar Internet, es necesario dejar las redes sociales; esto puede sonar como una contradicción, pues Internet hoy en día se confunde con las redes sociales. Pero, al contrario, Lanier busca rescatar el espíritu original de este medio, que estaba orientado al conocimiento y a crear una red de información libre no centralizada. Lo opuesto a los enormes monopolios. 

 

Lee más sobre esto: Las 10 razones por las cuales debes abandonar las redes sociales, según Jaron Lanier

Te podría interesar:
Elon Musk con Joe Rogan, fumando cannabis, tomando whisky y filosofando

Elon Musk, CEO de Tesla (aunque probablemente no por mucho tiempo más), ha tenido un año problemático, por decir lo menos. Hace unas semanas se metió en problemas por llamar pedófilo a uno de los buzos que rescataron a los niños atrapados en la cueva tailandesa (el buzo dijo que era absurdo intentar utilizar el submarino que Musk mandó); hace poco se reveló también que Musk está usando Ambien, un somnífero que tiene notorios efectos colaterales, frente a lo cual los miembros directivos de Tesla manifestaron preocupación. Y ayer Musk apareció en el show del comediante Joe Rogan fumando un blonde de marihuana y tomando whisky. El programa de Rogan se graba en California, donde la cannabis es completamente legal, así que ¿cuál es el problema?

Pues quizá no debería haberlo, pero los accionistas de Tesla reaccionaron negativamente a lo que el NY Times llamó un "stunt", una clara provocación; otros medios, como CNN, sugirieron que era una muestra de privilegio blanco -pues cientos de miles de negros y latinos están en la cárcel básicamente por lo mismo-. En Twitter sobrevino el esperado linchamiento público, la procesión de indignación. Al parecer, el error de Musk fue exponerse sin ninguna razón de peso, en una sociedad sobrepolitizada. Musk, quien es idolatrado por muchos como una especie de superhéroe genial de la sociedad emprendedora, parece no estar actuando con mucha inteligencia últimamente.

Por si esto fuera poco, las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, que tienen contratos con la compañía SpaceX de Musk, están investigando el incidente, pues la marihuana es ilegal a nivel federal y existen ciertas normas que señalan que personas que tienen acceso a información confidencial no pueden consumir sustancias ilegales.

Mientras tanto, las acciones de Tesla cerraron con pérdidas del 6%, luego de que miembros de la directiva anunciaron que renunciarán a la compañía y la presión para que Musk deje su puesto como CEO ha aumentado. 

Por cierto, Musk dijo que no fuma regularmente, pues cree que la cannabis afecta la productividad, algo que parece haber comprobado con su reciente tropiezo. A él le gusta hacer cosas útiles para las personas.

En la entrevista con Rogan, Musk habla sobre su compañía mascota, The Boring Company, que desarrolló un "lanzallamas". Hizo 20 mil artefactos, y en pocas semanas se vendieron todos. En un momento extraño, Musk sugiere que la inteligencia artificial ya existe y que empresas como Google son colectivos cibernéticos formados por humanos y máquinas (15:30). En la hora 02:10:00, fuma marihuana. Rogan le dice: "¿Probablemente no puedes, por los accionistas?"; a lo que Musk responde: "Pues es legal, ¿no?". Además de este momento, la entrevista realmente es bastante buena y extraña. Musk cuenta cosas sumamente íntimas e interesantes.