*

X

¿Qué son las pesadillas lúcidas y por qué tienen gran potencial de sanación?

AlterCultura

Por: pijamasurf - 10/10/2018

Los sueños lúcidos, como también las pesadillas lúcidas, son escenarios de exploración y sanación psiconáutica

Los sueños lúcidos son aquellos sueños en los que el soñador sabe que sueña y durante al menos algunos momentos, experimenta su sueño -toda su difusión onírica- como presencia consciente. El término fue acuñado en 1911 por Frederik van Eeden, quien también reportó la existencia de "pesadillas lúcidas". La diferencia estriba en que en una pesadilla lúcida el soñador sabe que está soñando pero aun así se ve involucrado en una situación terrorífica, ya sea que esté lidiando con demonios, monstruos, entidades extrañas o con una situación que produce terror. 

En muchas ocasiones las pesadillas son detonadoras de sueños lúcidos, justamente cuando la persona que está sufriendo dramáticamente en el sueño -por el exceso de ese mismo sufrimiento- se da cuenta de que es un sueño y de que, por lo tanto, la situación que le produce terror no es real. En ocasiones despertamos por el miedo; en otras, el miedo o lo extraordinario de la pesadilla nos hace despertar pero dentro del propio sueño, lo cual es muy liberador.

La pesadilla lúcida, sin embargo, es distinta, pues nos enfrenta con una situación que no pierde su cualidad de terror pese a que sabemos que estamos soñando. 

Según un estudio reciente, en el que se analizó a 600 soñadores, las pesadillas lúcidas tienen las siguientes características:

  • Hay conciencia sobre el estado de sueño.
  • No obstante, hay una sensación importante de falta de control.
  • Perdura el miedo intenso.
  • Se presentan personajes violentos que parecieran tener autonomía más allá de la persona que sueña, e incluso deciden de manera contraria a los deseos de la misma persona.
  • Hay una incapacidad para despertar.

En las pesadillas lúcidas se empalman aquellas experiencias conocidas popularmente como la "subida del muerto" y, de manera más científica, la "parálisis del sueño", si bien estas extrañas intrusiones del proceso de REM pueden o no ser pesadillas lúcidas.

Ahora bien, existe un potencial poco explorado con la pesadilla lúcida de sanar o, al menos, de lograr una aceptación y asimilación de las profundidades inconscientes de la mente. Si es que no consideramos que nuestros sueños son mera basura psíquica sin mayor significado, entonces las pesadillas lúcidas podrían reflejar ciertos contenidos que pueden ser traumáticos o arquetípicos, que pueden impedirnos crecer o simplemente estar en paz. Como ocurre con un videojuego, la pesadilla lúcida nos enfrenta con el "monstruo" del final del nivel de una manera que nos permite tomar decisiones con cierta conciencia y de esta forma, si podemos superar y vencer al personaje que nos enfrenta y convertir la pesadilla lúcida en un sueño lúcido, es probable que podamos superar ciertas fronteras y escollos de nuestro inconsciente. Si seguimos la psicología analítica de Jung, hasta que no confrontemos estas profundidades sombrías de nuestra mente difícilmente podremos ser personas completas, realmente individuadas. Así que, si bien uno difícilmente buscaría producir una pesadilla lúcida -a diferencia de un sueño lúcido, que es un deleite psiconáutico-, la pesadilla lúcida nos ofrece una interesante oportunidad de autoconocimiento. Estamos conscientes ante nuestros miedos, y esto es algo único y muy valioso si somos capaces de poner atención.

Te podría interesar:

Luna llena en Aries, 24 de septiembre: la energía lunar en el umbral del otoño

AlterCultura

Por: pijamasurf - 10/10/2018

El "día de la Luna" tendremos una radiante luna llena

Este lunes -justamente el "día de la Luna"- tendremos una radiante luna llena. La luna llena de septiembre es conocida como "la luna de la cosecha", la luna que marca el final del verano y el principio del otoño, y este año sucederá a las 10:52pm, hora del centro de México (02:52 UTC).

La Luna se encontrará en el grado 2 de Aries, en oposición exacta con el Sol en Libra (todas las lunas llenas crean este aspecto de tensión entre el Sol y la Luna). En esta ocasión la Luna formará también una oposición con Mercurio en Libra y una cuadratura con Saturno en Capricornio, lo cual astrológicamente sugiere un poco de dificultades. La Luna en Aries se encuentra "peregrina", es decir, sin dignidad ni tampoco detrimento en la casa de Marte (haz aquí una consulta gráfica de dignidades planetarias). Sin embargo, la Luna se mueve sumamente rápido por los signos, y estos aspectos duran apenas unas horas.

Tradicionalmente, se creía que la luna llena era un día de intensa energía; en general, el movimiento de la luna nueva hacia el plenilunio marca un incremento de luz y por lo tanto, de energía. Así, por ejemplo, los antiguos acupunturistas chinos hacían intervenciones de menor intensidad en estos días.

Más allá de la dimensión del significado, la luna llena siempre es una buena ocasión para el goce estético y  la fantasía, por lo cual esta noche nos da una buena excusa para salir de casa y estar atentos a la aparición refulgente de la Luna. Como dice García Lorca:

Amnón estaba mirando

la luna redonda y baja

y vio en la luna los pechos

durísimos de su hermana.