*

X

Tener sexo sin protección altera radicalmente el microbioma de la vagina

Salud

Por: pijamasurf - 10/09/2018

El sexo sin protección parece causar desequilibrios en el ecosistema de bacterias de la vagina

De acuerdo con un nuevo estudio, tener sexo sin protección puede perturbar el delicado balance del ecosistema de microorganismos de la vagina. La vagina de una mujer sana suele tener un dominio de ciertos tipos de bacterias y cuando crecen otras especies, esto puede dar lugar a infecciones del tracto urinario o incluso a nacimientos prematuros, según se explica en la investigación publicada en New Scientist. Para llevar a cabo el estudio, un grupo de investigadores australianos analizó las bacterias de 52 mujeres. Se tomaron muestras de la microbiota que vivía en la vagina cada 3 meses y se pidió a las voluntarias que registraran sus actividades sexuales y si usaban condón o no. 

Las mujeres que tuvieron sexo sin protección tuvieron mayores probabilidades de tener un microbioma vaginal dominado por especies como Gardnerella vaginalis y Lactobacillus iners. Estas bacterias parecen colonizar la vagina después de la infiltración de la perturbación peniana de la microbiota. El tema es que el microbioma es tan complejo y delicado que el cambio de balance puede causar problemas. Estas dos especies están vinculadas a la vaginosis, que se caracteriza por el mal olor.

Sin embargo, los científicos creen que la vagina se adapta bien a las bacterias del pene de una pareja a largo plazo; lo que perturba en gran medida es el influjo poligámico. Teóricamente, lo que puede suceder cuando se tiene sexo con muchos diferentes microbiomas penianos es que la vagina desarrolle una respuesta inmune inflamatoria. 

Se cree que existen unas 100 millones de bacterias por mililitro de secreción vaginal y unas 10 millones de bacterias por mililitro de semen eyaculado. Así que hay una gran batalla allá abajo. 

Actualmente, los investigadores desarrollan probióticos específicos para las comunidades bacteriales vaginales, pero mientras tanto, se recomienda simplemente usar condón u otro método de protección.

Te podría interesar:

Escuelas en Nueva York estarán obligadas a dar clases de salud mental a alumnos

Salud

Por: pijamasurf - 10/09/2018

Una medida celebrada por muchos que, sin embargo, no deja de ser delicada

Una legislación que ha entrado en vigor este año escolar en todas las escuelas del estado de Nueva York, hará obligatorias clases de salud mental. La idea detrás de esta medida es que se puedan prevenir las enfermedades mentales y haya una mayor aceptación de las personas que padecen ciertos trastornos, varios de los cuales están en aumento entre los jóvenes.

Los alumnos aprenderán a expresar sus sentimientos y emociones a través de ejercicios; recibirán clases de inteligencia emocional y aprenderán sobre los diferentes trastornos mentales. No se trata de clases de psicología, sino de proveer herramientas prácticas para la vida cotidiana.

Se tiene información que indica que el 50% de los individuos empiezan a manifestar síntomas de enfermedades desde los 14 años, así que esto permitirá un tratamiento temprano y posiblemente, una prevención. Esperemos, sin embargo, que se tengan considerados métodos suaves de tratamiento y no se acabe produciendo una aún mayor sobremedicación. Esto es lo que ha generado cierta polémica en torno a esta medida. No obstante, es evidente que es necesario responder a un problema nacional y posiblemente global, ya que la depresión, la ansiedad, el déficit de atención y otros trastornos mentales están al alza entre jóvenes. En Estados Unidos, en los últimos 5 años de los que se tienen datos, se ha incrementado el suicidio en niñas de 14 a 19 años en un 50% y en un 30% en niños, lo cual hace que sea urgente hacer algo al respecto.

En líneas generales, esta medida parece ser una buena idea; sin embargo, habrá que ver hasta qué punto las clases son una forma de adoctrinamiento, y si es posible que se mantengan independientes de ciertas ideologías que existen en el mundo académico, que pueden ser peligrosas o distorsionantes. Una cosa es estar abierto a hablar de lo que se siente y tener más confianza para aceptar algún trastorno, y otra es ser rápidamente encasillado dentro de un trastorno psiquiátrico con un protocolo de tratamiento sólo por ser divergente. Esperemos también que los jóvenes reciban lecciones de higiene tecnológica, ya que es bastante probable que el incremento de los trastornos mentales en los últimos años esté correlacionado con el uso excesivo de aparatos digitales.