*

X

Tétrico asteroide 'calavera' se acerca a la Tierra, justo a tiempo para el Día de Muertos

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/12/2018

El asteroide con forma de cráneo, un cometa muerto, coquetea con la Tierra como cada 3 años

El cosmos tiene preparado un regalo para este Día de Muertos o Halloween, aunque no podrá apreciarse fácilmente. El asteroide 2015 TB145, que inicialmente fue observado por astrónomos en Hawái en 2015, está en su trayectoria de acercamiento hacia la Tierra, sobrepasará nuestro planeta el 11 de noviembre y su punto de perigeo será el 7 de noviembre.

El asteroide ha cobrado fama por su extraña semejanza a un cráneo. La roca espacial hizo su más reciente vuelo de acercamiento el 31 de octubre de 2015 y estará en su órbita más cercana a nuestro planeta en Halloween de 2088. He ahí una buena fiesta. Sin duda, se perfila como un buen disfraz ir de asteroide.

El asteroide con forma de cráneo o calavera pasará a una distancia de 40 millones de kilómetros y sólo será un punto de luz en el firmamento; sin embargo, considerando las distancias astronómicas, la cercanía es bastante. Su órbita solar es de poco más de 3 años. En 2015 su visita fue mucho más íntima, ya que circuló a apenas 480 mil kilómetros de nuestro planeta. Eso es poco más de la distancia a la que orbita la Luna en promedio.

Contrario a lo que creen los fanáticos de las noticias apocalípticas y su tantálica procrastinación, el asteroide 2015 TB145 no es realmente un asteroide de la muerte y no presenta ninguna amenaza para la Tierra. Al menos, para saciar cierta inclinación mórbida, queda la noción de que el asteroide podría ser un antiguo cometa muerto. Es decir, un zombi que da vueltas -que loopea- por el espacio.

Te podría interesar:

Encuentran relación genética entre la esquizofrenia y el consumo de cannabis

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/12/2018

Estudio sugiere que ciertos genes involucrados en la esquizofrenia aumentan las posibilidades de fumar marihuana

Desde hace unos años se estudia el vínculo entre el uso de marihuana y la esquizofrenia, uno de los temas más delicados en torno a la cannabis, una planta que, por otro lado, tiene una gran cantidad de beneficios medicinales.

En un estudio reciente en el que se analizaron datos del sitio 23andMe (que ofrece el servicio de diagnóstico genético), se encontró que los individuos con riesgo genético a desarrollar esquizofrenia suelen tener mayor propensión a consumir marihuana. Es importante notar que el estudio no concluye que la cannabis cause la esquizofrenia, sino que este trastorno o ciertos genes parecen provocar que la gente empiece a consumir cannabis. 

La investigación, publicada en la revista Nature, tomó en cuenta los datos de más de 180 mil personas, lo que la convierte, por mucho, en la más amplia hasta la fecha. Los científicos hallaron ocho variaciones genéticas asociadas con el uso crónico de cannabis, las cuales estadísticamente influyen y aumentan en un 11% las posibilidades de que un individuo fume marihuana. Particularmente notables fueron las variaciones en el gen CADM2, que está relacionado con la toma de riesgos en general y cuyas variaciones también están asociadas con la esquizofrenia.

Según Jacqueline Vink, investigadora de la Universidad de Radboud (en Nijmegen) y autora del estudio, esto no fue una gran sorpresa, ya que "estudios previos habían mostrado que la esquizofrenia y la cannabis estaban asociados". Los autores ahora intentaron descubrir si la relación era causal o no. La evidencia que encontraron sugiere que la vulnerabilidad genética a la esquizofrenia hace que sea más fácil que un individuo acabe fumando cannabis.

Por otro lado, los resultados de la investigación indican una relación causal significativa entre fumar cannabis y desarrollar esquizofrenia. Sin embargo, los científicos advierten que su estudio no necesariamente refuta una investigación anterior en la que se aseguraba que empezar a fumar cannabis en la adolescencia aumenta el riesgo de desarrollar este trastorno, especialmente en personas con riesgos de enfermedades mentales. Esto tampoco es demasiado claro, pero sí habla de que existe una compleja relación entre ambos fenómenos, que debe ser más estudiada.