*

X

La misteriosa mujer que se quedó con la mansión y la mayor parte de la herencia de Freddie Mercury

Arte

Por: pijamasurf - 11/08/2018

Mary Austin, la gran amiga de Freddie Mercury, quien se llevó gran parte de su herencia y guarda el secreto de sus cenizas

La vida de Freddie Mercury se ha vuelto tema de interés otra vez debido a una reciente película biográfica de él y de la banda Queen. Una de las historias más interesantes es la de la mujer que fue algo así como la esposa de Mercury, quien luego tuvo varias relaciones homosexuales.

Mercury conoció a Mary Austin cuando tenía 24 años y ella 19; Mary era una de las empleadas de la famosa boutique Bilba, donde se decía que trabajaban las muchachas más lindas de Londres en los años 60. Cuando se conocieron en 1969, todavía no se formaba la banda Queen y se emparejaron y hasta se fueron a vivir juntos. Aunque Freddie le pidió que se casaran, Austin sabía que había una cierta tibieza en Freddie, si bien ella lo idolatraba. Era la persona más segura de sí misma que había conocido. Lo del matrimonio se empezó a postergar. Anduvieron 6 años juntos; Austin pensaba que Mercury tenía relaciones con otras mujeres hasta que finalmente lo confrontó y él le dijo que más bien eran otros hombres.  Austin pensaba que Mercury en realidad no era  bisexual, sino francamente homosexual. Pese a esto siempre fueron grandes amigos, y aun después de que se separaron, Austin siguió siendo parte del entourage de la banda. Mercury dijo alguna vez que ninguno de sus amantes pudo reemplazar a Mary, pues ella era su único amigo, en verdad su esposa. Y honró esta amistad hasta la muerte.

Cuando Mercury murió de VIH en 1991, Mary estuvo con él, como siempre había estado. Y cuando se dio a conocer el destino de su herencia, Freddie le dejó la mitad de lo que en ese entonces eran unos 75 millones de dólares, incluida su mansión de 28 cuartos en Londres, donde Mary sigue viviendo, y parte de las regalías de su música, lo cual incrementa enormemente la herencia. Freddie le dejó apenas 600 mil dólares a su pareja, el 25% a sus padres y el otro 25% a su hermana. Así que Mary, su gran compañera, fue por mucho la más beneficiada. 

Mary Austin fue la encargada de esparcir las cenizas de Mercury tras su muerte. Pero nadie sabe dónde. Se teoriza que pudo haber sido en un lago suizo donde Freddie encontraba sosiego, en el jardín japonés de su casa, en Zanzíbar, donde nació Freddie, etcétera. 

 

Con información de El País y Biography

Te podría interesar:

Orson Welles sobre los OVNIs y 'La guerra de los mundos'

Arte

Por: pijamasurf - 11/08/2018

Hace 80 años, Welles condujo el momento más brillante en la historia de la radio y los hoaxes en general

Hoy se cumplen 80 años de la genial dramatización de La guerra de los mundos, la novela de ciencia ficción de H. G. Wells convertida en un fenómeno de histeria social por Orson Welles, el genial actor y director estadounidense. Aunque existen indicios de que la magnitud de pánico que generó la transmisión en el programa de radio The Mercury Theater on the Air fue ampliamente exagerada, se puede afirmar sin lugar a dudas que fue un acontecimiento notable, pues el mismo Welles fue entrevistado al día siguiente por numerosos periodistas y el suceso colmó los diarios. Incluso se generó una petición para que el programa fuera investigado por la Comisión Federal de Comunicaciones.

El programa consistía en una serie de dramatizaciones de obras clásicas y populares, pero Welles contó en 1955 que "hicieron el show lo más realista posible... lo más parecido a lo que hubiera sucedido si el mundo fuera invadido". Utilizaron efectos especiales y la innovadora propuesta de leer la introducción de la novela alternada con boletines de prensa y reportes "en vivo" de descripciones de los platillos voladores marcianos y reportes de científicos de explosiones en Marte, entre otros testimonios brillantemente recopilados. Todo esto surrealísticamente intercalado de jingles, canciones y anuncios. En este encantador video (más abajo), Welles cuenta cómo al final del programa había afuera del estudio numerosos policías, que "no tenían un motivo real para arrestarnos, pero allí estaban (...) Se había convertido en un evento nacional". En un programa rival, un locutor anunció que no había causa de pánico: "¡América no ha caído, repito: América no ha caído!"... 

Pero Welles cuenta numerosas anécdotas de cómo el programa provocó caos en las carreteras y cosas sui géneris como quakers que se habían ido a la montaña y sólo 5 semanas después se logró convencerlos de que los marcianos no habían invadido el mundo. Este fue el hoax de hoaxes y contribuyó, merecidamente, a la fama de Welles.

En el video de 1955, Welles señala que constantemente le preguntan su opinión sobre los platillos voladores, a lo que responde deliciosa y categóricamente:

No tengo opinión sobre ellos... Pero me impresionó leer el otro día que un partido de fútbol en Italia fue suspendido por una de estas apariciones. Los dos equipos dejaron de jugar y se quedaron viendo el cielo. Creo que cualquier cosa que pueda detener un partido de fútbol debe de ser más que una ilusión óptica. Así que debo decir que sí estuve involucrado en lo que aparentemente era una invasión marciana. No sé qué está dentro de esos platillos, si son marcianos o no. Pero nosotros una vez mandamos unos a través de la radio...

Y este es el programa original del Mercury Theater on the Air. Una obra maestra radiofónica. Algunas personas creen que el efecto se produjo debido a que muchas personas sintonizaron el programa cuando ya había empezado.