*

X

Gobierno japonés pagaría hasta 27 mil dólares a sus ciudadanos para que dejen la ciudad de Tokio

Política

Por: pijamasurf - 12/19/2018

Tokio es la zona metropolitana más poblada del mundo y el gobierno japonés quiere darle un poco de aire

Tokio tiene el área metropolitana más grande del mundo, con unos 38 millones de personas y aunque en total la población japonesa ha disminuido en los años recientes, la población de la capital sigue creciendo. Desde hace más de 20 años seguidos, el número de personas que llega a Tokio excede el número que deja el área. Esto es un problema de sobreconcentración en múltiples sentidos. 

Desde hace años el gobierno japonés ha instaurado un programa para estimular a que las personas vivan en otras regiones, bajo el plan "revitalización de las regiones", lo cual incluye recortes en impuestos y otros beneficios. Pero al parecer no ha funcionado del todo bien, por lo que según reporta la televisora NHK, los japoneses podrían recibir hasta 3 millones de yenes para reubicarse fuera de la gran metrópolis. Algo que, ciertamente, no es mala idea.

Se ha dicho también que el gobierno japonés está considerando reubicar a los adultos mayores en poblados fuera de la gran ciudad. Y por otro lado, se ha impulsado una tendencia en los jóvenes a buscar una vida en el campo, más barata, más silenciosa y más sana. Esto mismo ha sido observado en China, como podemos ver en este video sobre millennials que buscan dejar la ciudad para vivir en la montaña.

Ciudades como Niseko, sin embargo, empiezan a gozar un boom de población debido al crecimiento mundial del interés en las pistas de esquí japonesas, conocidas por su excelente poder.

 

Con información de Quartz

Te podría interesar:

Europa eliminará el cambio de horario (y por qué deberíamos hacer lo mismo)

Política

Por: pijamasurf - 12/19/2018

La Comisión Europea ha determinado que la gente está en contra del cambio de horario bianual y que además, éste no tiene beneficios

Después de unos años de discusiones, estudios y encuestas, la Comisión Europea ha decidido proponer que se elimine el cambio de horario, ese ritual moderno de atrasar y adelantar los relojes dos veces al año. Todo indica que la medida que hace que a finales de octubre se retrase 1 hora el reloj y a finales de marzo se adelante 1 hora, será próximamente eliminada. El 84% de los votantes está en contra del cambio de horario. Actualmente existe una regulación que hace que sea obligatorio que los 28 países de la Comisión tomen esta medida, la cual supuestamente tiene importantes beneficios económicos y de ahorro de energía (algo que no se ha podido demostrar).

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dijo: "La gente quiere que se haga, así que lo haremos". Ahora, cada país determinará qué horario mantiene, si el de verano o el de invierno. En realidad, el horario de invierno es el horario "natural"; el verdadero debate consiste en si es mejor este horario artificial de verano, si realmente se gana algo y se debe continuar con la hora en la que estamos actualmente, o si simplemente es mejor regresar al horario tradicional. Existe consenso en cuanto a la idea de que cambiar de horario dos veces al año no tiene beneficios reales, pues afecta el ritmo circadiano y el tiempo de adaptación es contraproducente. Las cosas se complican en Europa, ya que cada país tiene una situación distinta. No es lo mismo una tarde de invierno en un país nórdico donde el Sol se puede estar metiendo a las 3-4 de la tarde,  que una tarde mediterránea. A la par, también se discute cambiar los husos horarios. 

En líneas generales, los beneficios económicos del cambio de horario han sido poco contundentes y, a la par, se han registrado ciertos indicios de que puede tener efectos negativos en la salud -lo cual es sintomático de nuestra era, en la que la economía se antepone a todo, incluso a la salud más básica-.  

El principal problema está en que los ciclos circadianos que regulan la producción de diversas hormonas como la melatonina, encargada principalmente del sueño, se encuentran determinados por la luz solar, por lo que un aumento de ésta durante el día podría ocasionarnos insomnio, agotamiento, irritabilidad y desorientación. Recientemente, la revista BMC Biology estudió las reacciones metabólicas de 55 mil personas durante el cambio de horario y encontró que sus ritmos circadianos nunca lograron asimilarlo, es decir que no se trata de sólo "unos cuantos días" en lo que nos acostumbramos, sino de poner a nuestro metabolismo en una situación de estrés constante. Asimismo, se han registrado aumentos de accidentes en los días posteriores al cambio de horario, y otros efectos colaterales negativos.

Diversos países de Latinoamérica que habían empleado el cambio de horario ya lo han eliminado. Así que, sin duda, este debería ser un tema en la agenda del nuevo gobierno en México.