*

X
El fascinante hallazgo de la dentadura de lapislázuli de una monja medieval

La iluminación de manuscritos en la época medieval y en el Renacimiento fue algo hermoso y fascinante, de donde se desprenden cosas como los manuales alquímicos o una monja con dientes de lapislázuli. 

Un grupo de científicas examinó el sarro acumulado en los dientes de una monja que vivía en un pequeño convento en el siglo XI y halló una notable cantidad de lapislázuli, la piedra preciosa usada también como pigmento. El lapislázuli fue el pigmento más valioso de esa época, pues generaba el azul de ultramar con el que se hermoseaban tablas, frescos y manuscritos. Hasta que se descubrió América, la única fuente de este pigmento era Afganistán, lo cual lo hacía sumamente caro.

Los hallazgos muestran que las mujeres también fueron parte de ese oficio preciosista que era iluminar manuscritos. Las investigadoras del Instituto Max Planck creen que el caro azul del lapislázuli llegó a los dientes de la monja debido a que ésta tenía que afinar sus pinceles metiéndoselos a la boca. Se encontraron hasta 100 partículas de lazurita en el sarro en tan sólo un diente, con un tamaño medio de 10 micras, según informa El País

Otra teoría sugiere que el lapislázuli en los dientes podría tener como causa la llamada "osculación devocional", la costumbre de besar los textos sagrados, algo que llegó a estar de moda en la Edad Media y que quizá debería de volverse a poner de moda.

Sólo queda imaginar la sonrisa de lapislázuli de aquella monja ilustradora, o ¿acaso un beso azul sagrado?

Te podría interesar:

Perico pide fresas, una sandía y focos a través de Alexa mientras su dueño no estaba

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/11/2019

Algunos de los problemas inesperados que pueden presentarse con el asistente personal electrónico Alexa

Quizá esto es un problema que Amazon no imaginó: Pericos o loros que logran imitar la voz de su dueño y piden al asistente electrónico Alexa diferentes cosas. 

Según reporta Newsweek, un perico africano gris llamado Rocco ha pedido diferentes cosas a Alexa. Rocco vive en Berkshire, Reino Unido, y ha intentado ordenar cosas que van desde fresas hasta un calentador de agua, focos de luz y otras frutas. Según su dueña, Marion Wischnewski, también ha logrado que el aparato electrónico le diga chistes y le ponga música romántica. 

La misma revista reporta otro divertido problema con una guacamaya. La guacamaya Jessie, que estaba siendo rescatada del techo por unos bomberos, los insultó cuando ellos se le acercaban, diciéndoles "Fuck off". Esto propicio un curioso diálogo en el que los bomberos ensayaban diciendo "I love you", lo cual según los dueños la haría apaciguarse ante ellos. Pero no fue así. Sin embargo, finalmente pudieron rescatarla y los dueños grabaron un video donde la guacamaya les agradecía su esfuerzo.

Las habilidades lingüísticas de estas aves son realmente formidables, si bien son meramente imitativas. Tal es el caso del perico N'kisi, que ha sido estudiado por sus aparentes capacidades telepáticas, tiene un vocabulario de 950 palabras y aparentemente entiende su uso contextual.